SIN PÚBLICO

Dos días de fiesta por streaming: concluyó la octava edición del Festival de la Cordialidad

El evento se desarrolló sin público debido a las restricciones de la pandemia de COVID-19. Por este motivo, hubo un enorme despliegue por parte de la organización para realizar la transmisión vía Streaming y llegar a cada hogar riogalleguense.

Por La Opinión Zona Norte


Este fin de semana, se llevó adelante una nueva edición del Festival de la Cordialidad en Río Gallegos. El popular evento comenzó el día sábado con una nutrida grilla de artistas que se hicieron sentir desde el escenario del Centro Chileno. Debido a la situación epidemiológica de la capital santacruceña, el espectáculo se desarrolló sin público y fue transmitido vía Streaming.

 

 Los artistas participaron desde el escenario mayor del Centro Chileno de Río Gallegos. Foto: José Silva/La Opinión Austral
Los artistas participaron desde el escenario mayor del Centro Chileno de Río Gallegos. Foto: José Silva/La Opinión Austral

La primer velada comenzó con la actuación del Ballet Juvenil y de Adultos de la Escuela Provincial de Danzas. Además estuvieron presentes con su música Cristian Romero, Estafanía Arias (Comodoro Rivadavia), la banda de folclore Siguiendo la Huella, Miguel Ángel Saldivia, Leo González, Luis Muñoz, Raíces Santa Cruz (Río Turbio) y David Andrade.

 

El cierre de la primer noche estuvo a cargo de Eduardo Guajardo, reconocido artista con más de 40 años de trayectoria y creador del clásico “Que va a pasar un obrero”.

 

 El reconocido artista Eduardo Guajardo cerró la primer velada. Foto: José Silva/La Opinión Austral
El reconocido artista Eduardo Guajardo cerró la primer velada. Foto: José Silva/La Opinión Austral

 

Un festival distinto

Al respecto de este tema, Rubén Romero, integrante de la organización del festival dialogó con La Opinión Austral y brindó sus impresiones sobre el evento.

 

“Como parte de la comisión organizativa la verdad que estoy muy feliz. Cambiando un poquito las cosas con la virtualidad, uno siempre espera que un festival esté colmado de gente aplaudiendo a los artistas. Pero bueno, hoy la pandemia impide que sea así”, señaló.

 

Esta fue la octava edición de este festival en la ciudad que comenzó en el año 1985

En esa línea, el organizador lamentó no poder contar con el tradicional paseo de artesanos que usualmente rodeaba al festival. “Se extrañan los manualeros, los artesanos, los puestos de comida, la gente está acostumbrada a vivir eso”, aseguró.

 

 

Sin embargo, a pesar del contexto adverso la magia del festival pudo llegar a cada hogar riogalleguense gracias al gran despliegue del equipo de informática de la Municipalidad.

 

“Por suerte tuvimos calidad técnica, un sonido e iluminación excelente. Contamos con un equipo de pantallas gigantes que pasaron imágenes mientras subían los artistas. Tenemos muy buenos profesionales trabajando acá en Río Gallegos en servicio a la comunidad y en este caso en servicio a la cultura”, destacó Romero.

 

Además, la participación de los artistas fue posible gracias a la labor de la organización que aplicó un riguroso protocolo para garantizar las condiciones sanitarias. “Se le controló la temperatura, se sanitizó y se les pidió subir en el momento exacto para que solo haya un máximo de 20 personas arriba del escenario”, comentó.

La fiesta de la ciudad

El festival cerró este domingo con una grilla de más de 20 artistas que recorrieron los más diversos géneros musicales. Desde el tango al folclore, pasando por la cumbia, el cuarteto y el melódico, la fiesta terminó con la actuación de la banda caletense Hueney Huayra.

 

En 2022 esperan realizar la cuarta edición consecutiva y convertirlo en festival nacional

De esta forma, se escribió una nueva página en la historia de este evento que inició en el año 1985. El mismo Rubén Romero fue integrante de aquella primer comisión organizadora y contó cómo comenzó todo.

“Río Gallegos es la única localidad de la provincia que no tiene su festival propio y queríamos que esta fiesta lo sea. En aquellos años, nos juntábamos los centros de residentes de las provincias y de allí surge la palabra cordialidad, porque había gente de todo el país participando”, relató.

 

Con el pasar de los años, la festividad se fue perdiendo y solo se organizaron algunas ediciones esporádicas. No obstante, en el 2019 se retomó fuertemente la idea original y ya se realizaron tres festivales consecutivos.

“El sueño que buscamos es realizar las cuatro ediciones consecutivas para insertarlo como festival nacional y que quede para siempre en el corazón de los riogalleguenses”, remarcó Romero.

Sin dudas, una gran iniciativa que busca recuperar el espíritu cordial y festivo de la capital santacruceña para perpetuarlo en el tiempo. “Ojalá que en el mes de mayo de cada año esté siempre el Festival de la Cordialidad”, concluyó el organizador.

 

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias