LA PROVINCIA, ENTRE LAS CINCO MÁS AFECTADAS

Crisis comercial: el impacto de la pandemia y el ASPO en Santa Cruz

Según CAME, producto de la pandemia cerraron unos 90 mil comercios en todo el país. El presidente de la Federación Económica de Santa Cruz, Guillermo Polke, detalló que las cifras “eran esperables” e indicó cómo se proyectan los próximos meses.

Por La Opinión Austral


El titular de la Federación Económica de Santa Cruz, Guillermo Polke, se refirió al informe publicado por la Confederación de la Mediana Empresa Argentina (CAME), el cual indica que el país registra un promedio de nueve locales vacíos por cuadra a nivel nacional.

En declaraciones a La Opinión Austral sostuvo que el panorama estaba “dentro de lo esperable”, considerando la crisis a nivel mundial, y estimó que la situación no es muy alentadora para los próximos meses.

Sin embargo, apuntó a que las cifras podrían haber sido, incluso, mucho peores.

“Con el tema de la caída de ventas generalizada, Santa Cruz no escapa a la realidad y más allá de que se haya visto mucho movimiento en Río Gallegos, uno por ahí se deja llevar, pero la realidad es que haciendo comparaciones dan esos valores que arroja CAME y hasta diría que un poco más”, aseveró Polke.

El titular de FESC señaló que los datos que arrojó CAME deben ser comprendidos en su totalidad y que la caída de ventas depende de los rubros, pero aseguró que pueden ser superadoras.

Las cifras arrojan que, durante la pandemia y cuarentena, la merma de ventas produjo el cierre de unos 90 mil comercios en todo el país.

La entidad que nuclea a pymes industriales y comerciales indicó que los rubros más afectados por la crisis fueron: indumentaria, calzados y decoración y textiles para el hogar.

El 15,6% de los locales comerciales del país cerró, explica el informe, sin registro de que se hayan mudado a zonas más económicas.

Las cinco provincias más afectadas por los cierres resultaron Chubut, con una tasa de 34% de clausuras; Córdoba, con 25,4% de cierres; Neuquén, con 25,2%; Tierra del Fuego, con 21,2%, y Santa Cruz, con una tasa de 18,8%.

“Diría que la caída de ventas por volumen ronda entre el 20 y el 30% con respecto al año anterior, que ya había sido malo”, describió Polke en primer lugar y recordó que la baja y suba de ventas se mide por volúmenes.

Sin embargo, explicó que si las cifras se ven reflejadas en términos monetarios, quizásno se nota, pero tenemos que tener en cuenta que hubo una inflación que rondó por encima del 40%”.

Para simplificarlo, detalló: “El comerciante mide las ventas en volumen de mercadería, es decir, capaz que en dinero sacás igual que el año pasado, pero tenés una inflación del 40%”.

Los datos que relevó CAME fueron tomados en base a una encuesta realizada en 39 ciudades de todo el país y que incluyó a 82.629 comercios de 1.500 calles.

De ese total, 12.843 estaban cerrados y vacíos, lo que implica una pérdida de 28.300 empleos. Las más perjudicadas fueron las galerías comerciales, donde la tasa de cierre alcanzó el 23%.

“Proyectando los datos del relevamiento a todo el país, se puede estimar un total de 90.700 locales vacíos, con el cierre de 41.200 pymes, lo que involucra a 185.300 empleos”, concluyó CAME en base a esos datos.

 

Dentro de lo esperado

Para el presidente de la Federación Económica de Santa Cruz, las cifras que arrojó el informe “eran esperables” y apuntó: “Podemos decir que a pesar de todo lo malo, no fue tan malo, podría haber sido peor”.

Indicó que el promedio de ventas de diciembre se cierra con las compras de Año Nuevo, algo que “puede llegar a levantar un poco, pero no mucho más”.

De la misma manera, explicó que dentro de los rubros más complicados, en estos últimos meses están las jugueterías, sobre todo si se tienen en cuenta las ventas enmarcadas en la Navidad.

“La venta de juguetes cayó muchísimo por dos cosas: el alto costo, porque gran cantidad son importados, donde la cuestión de la dificultad de importación también afecto al sector. Por otro lado, ha habido una competencia por parte de los portales de venta de mercadería, a las cuales se suma la venta ilegal, que existe y sigue creciendo”, puntualizó.

 

El impacto local

El titular de FESC señaló que medir el cierre de comercios en la capital santacruceña es un tema complejo y que inciden varios factores.

Polke indicó que es difícil aseverar un número y tener cifras al respecto, ya que no hay estadísticas municipales, por un lado, y muchos comercios no dieron de baja la actividad económica, pese a no estar activos, por otro.

Esto último puede darse porque el comerciante, para poder darse de baja, debe pagar y dejar las deudas saldadas, un factor desmotivador.

Sin embargo, estimó que sólo en Río Gallegos cerraron dos mil comercios y que otros están inactivos por distintas razones. “Puede ser porque esperan un mejor momento y a que repunte todo, o bien dieron de baja el local y se quieren mudar a otra zona más barata. Las razones varían”, explicó Guillermo Polke para concluir

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias