BARRIO BICENTENARIO II

Destrozó la casa de su ex pareja y ordenaron liberarlo

Se trata de un chico de 20 años que, usando el mango de un hacha, había llegado a la casa de su ex pareja y, además de destruir todo a su paso, la amenazó de muerte. Tras la indagatoria, recuperó su libertad.

Por La Opinión Austral


La periferia de Río Gallegos se había conmocionado la semana pasada, luego que se conociera el caso de un cobarde agresor que, en horas de la noche del viernes, destrozó la casa de su ex y la amenazó con el mango de madera de un hacha.

Tal como lo informó La Opinión Austral, el hecho se había registrado cerca de las once de la noche del miércoles en una vivienda ubicada en el barrio Bicentenario II, en la periferia de nuestra ciudad capital.

Momentos antes, un chico de 20 años -sobre el que pesaba una orden de restricción de acercamiento a su ex pareja- violó la medida cautelar dispuesta desde la Justicia y llegó a las inmediaciones de la morada para destruir todo lo que tenía a su paso. También, para amenazarla.

De acuerdo a lo que informaron fuentes policiales consultadas el cobarde, que vive a unas cuadras, llegó con el mango de madera de un hacha y rompió vidrios de ventanas y una puerta. Incluso llegó a amenazar a su ex pareja manifestando que iba a golpearla. A todo esto, ella, aterrorizada, estaba junto a su familia en el interior de su casa. Llamaron al 101 de inmediato y las autoridades actuaron rápido.

Gracias a la celeridad con la que trabajó la Policía, se pudo reducir y esposar al agresor para luego trasladarlo a la Comisaría Séptima. Una vez en esa dependencia, cumplidos los plazos legales, la Justicia ordenó que continúe detenido hasta la indagatoria.

Evidencias

Las pruebas que pesaban sobre el joven parecían más que suficientes: la violación de la medida de restricción de acercamiento estaba acreditada, las diligencias que hizo la Policía tomando la secuencia fotográfica del lugar y lo destruido, el arma que empleó para generar los destrozos, y las testimoniales de la víctima, sus familiares y vecinos de la zona.

Finalmente, el sujeto fue llevado a las instalaciones del Juzgado de Instrucción que tomó el episodio para que le notifiquen sobre la causa que pesaba en su contra. Aunque se desconoce si confesó o no, este medio -a través de fuentes policiales consultadas- pudo saber que finalmente fue excarcelado.

Posiblemente, la Justicia ordenó una nueva medida cautelar de acercamiento contra el cobarde agresor y, ésta vez, no habría entorpecimiento en la investigación

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias