CRIMEN EN EL CALAFATE

El Covid frenó las investigaciones ligadas al homicidio de Fabián Gutiérrez

El informe de la geolocalización de teléfonos y cámaras que el juez Carlos Narvarte requirió a la Policía aún no está listo. Un caso positivo de coronavirus motivó aislar a toda una división. ¿Cómo sigue la causa por el crimen del exsecretario presidencial?

Por La Opinión Austral


Ya pasaron dos meses del homicidio de Fabián Gutiérrez en El Calafate. La Justicia ha procesado a tres jóvenes por el crimen, pero aún se encuentra abocada a la investigación de varias hipótesis, profundizando en otras aristas que marcan el involucramiento de más personas en la muerte del exsecretario presidencial.

 

Facundo Zaeta (19), Facundo Gómez (20) y Pedro Monzón (18) se encuentran en prisión preventiva por el asesinato del empresario. El juez Carlos Narvarte y la fiscal Natalia Mercado poseen pruebas contundentes para ubicarlos en tiempo y espacio en la escena del crimen.

 

 

El más comprometido es Zaeta, quien para el juez fue el autor del crimen, siendo Gómez y Monzón los coautores. Para sus abogados, los penalistas Carlos Telleldín y Carlos Muriete, hay algunas cuestiones que no cuadran, basándose en las reconstrucciones que realizaron los otros dos imputados.

 

Marcan sus sospechas de la autoría intelectual y material del homicidio en Facundo Gómez, con quien presuntamente Gutiérrez poseía un “vínculo económico” y vendía, en la agencia de compraventa de vehículos de su padre, camionetas RAM adquiridas con dinero del empresario.

 

En tanto que Monzón, ligado a Gómez por trabajar para él en la empresa de su familia, participó del hecho bajo pedido expreso. Cuando ya fueron detenidos, fue coaccionado por su “amigo” para que declarara en contra de Zaeta.

 

 Facundo Zaeta, Facundo Gómez y Pedro Monzón, acusados del homicidio de Gutiérrez.
Facundo Zaeta, Facundo Gómez y Pedro Monzón, acusados del homicidio de Gutiérrez.

Él y Zaeta se encargaron de ocultar el cuerpo de Gutiérrez, luego de que uno de ellos lo ahorcara hasta matarlo, pero para la querella -representada por el Dr. Sandro Levín- debieron actuar más personas y en ese sentido se está avanzando en la causa.

 

Según pudo conocer La Opinión Austral, las últimas medidas en el juzgado de El Calafate fueron recepcionar testimoniales propuestos por los abogados de la familia que ubican a una camioneta en cercanías a la casa de Gutiérrez en horas posteriores al homicidio. Por orden de la fiscal, la RAM de Martín Gómez -que ya había sido secuestrada con anterioridad- volvió a precintarse y a quedar en el estacionamiento de la sede judicial.

 

En tanto, sobre los pedidos del juez a la Dirección de Investigaciones (DDI) para que realice un informe pormenorizado con información varia que llegó en los últimos días, se supo que todo esto quedó trunco a partir de un caso positivo de coronavirus registrado en esta área policial, lo que motivó a todos sus integrantes a aislarse en sus domicilios.

 

Narvarte pretende un análisis completo de dos informes, el de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación (Dajudeco), y el de las cámaras de seguridad en el ingreso a El Calafate que suministró el Municipio.

 

Se busca profundizar en la teoría que marca la ubicación de Gómez, en horas posteriores al crimen, en el paraje Charles Fuhr. La geolocalización de su teléfono lo ubica ahí entre la 01:00 y las 03:00 horas del viernes 3 de julio.

 

Hay vehículos específicos que el juez busca saber si salieron o entraron a El Calafate por esas horas. Entre estos, algunos son propiedad de Gómez, pero hay otro de un miembro de la comunidad zíngara que manifestó -el día que se denunció la desaparición del empresario- en la comisaría ser “conocido” de Gutiérrez.

 

También pidió un informe a la DDI que detalle la existencia de “senderos, caminos vecinales y/o pasos por los límites rurales que pudieran utilizarse para llegar al paraje Charles Fuhr, colindantes al portal de acceso a la ciudad”. Esto último en virtud de sospechar que los presuntos cómplices en el homicidio de Gutiérrez -y el propio Gómez- pudieran haber utilizado caminos secundarios para dirigirse hacia el paraje.

 

Por la pandemia de coronavirus, nada de esto será posible, al menos en los próximos días, hasta que los investigadores de El Calafate puedan volver a sus trabajos. Todos ellos están sin síntomas y se espera que puedan regresar cuanto antes

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias