MURIÓ POR CORONAVIRUS

El emotivo adiós al sargento primero Reynoso: "Era un muchacho excelente, un amigo”

El policía fue la víctima 208 del coronavirus en Santa Cruz y, en horas de la mañana de ayer, sus camaradas lo despidieron tras una caravana desde el Hospital Regional. Lo recordaron como “muy responsable y comprometido con su trabajo”.

Por La Opinión Austral


El 14 de noviembre, el festejo de un nuevo aniversario de la Policía no fue completo cuando se supo que, en horas de la tarde, un integrante de la fuerza perdió su batalla más dura: la que era contra el COVID-19.

 

Se trataba del sargento primero José Reynoso, de 41 años, quien fue diagnosticado positivo el pasado 10 de octubre y estaba internado en el Hospital Regional. El policía se transformó en la víctima 208 del COVID-19 en la provincia, de acuerdo al informe del Ministerio de Salud y Ambiente.

 

 

La noticia del deceso de Reynoso caló hondo en gran parte de los integrantes de la fuerza. Nacido en Río Gallegos, se desempeñaba en el área Dirección General de Administración y era hijo de un comisario inspector retirado.

 

Además del comunicado de Jefatura, firmado por los jefes Juan Carlos Guanes y José Luis Cortés, en los que se hizo “llegar las más sentidas condolencias a la familia”, la Asociación Civil Policial también hizo lo propio: “Que en paz descanses camarada. Peleaste y diste batalla hasta último momento. Desde la Asociación Civil acompañamos en el dolor a familiares, allegados y amigos”.

 

Otros camaradas también despidieron a Reynoso a través de las redes sociales. Con mensajes principalmente en Facebook y estados de WhatsApp, los efectivos mostraron su tristeza ante la irreparable pérdida de un agente muy querido.

 

El flamante jefe de la Policía Judicial e Investigaciones, comisario mayor José Oyarzún era muy cercano a Reynoso y, tras un breve mensaje en el que escribió: “Chau, amigo” en las redes sociales, dialogó con La Opinión Austral y recordó al sargento.

 

“Era un muchacho excelente, un amigo. Un suboficial muy responsable y comprometido con su trabajo”, fueron las palabras que encontró Oyarzún para describir cómo era Reynoso.

 

En la mañana de este domingo, se hizo la caravana desde las inmediaciones desde el Hospital Regional hasta el cementerio ubicado en la calle Béccar y se pudo ver en vivo a través de www.laopinionaustral.com.ar y la transmisión desde la página de Facebook de este diario.

 

Móviles oficiales de Bomberos, de Infantería e incluso del Grupo de Operaciones Motorizadas (GOM) escoltaron a la ambulancia hasta la necrópolis donde el padre Omar Latini encabezó la breve invocación religiosa.

 

Un gran número de integrantes de la fuerza llegaron al cementerio para despedir a su camarada. Tras la invocación de Latini, los agentes realizaron el toque de silencio, el himno solemne que invoca a los héroes para rendirles el mayor de los respetos.

 

Cerca del mediodía, tras el himno y el saludo formal, los efectivos activaron las sirenas de los móviles policiales y la gente que había llegado al cementerio se unió en un interminable aplauso para despedir al efectivo.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias