RELATOS DE SUPERACIÓN

¿Cuánto impacta la cuarentena en los chicos con TEA?: historias de amor, esfuerzo y sacrificio

Con menos recursos, luchan día a día por no retroceder. Tres mamás explican los efectos del cambio de rutina y una psicopedagoga especialista en Trastorno del Espectro Autista ofrece consejos para atravesarla de la mejor manera. La vida cambió de un día para otro y lo que parecía un obstáculo se transformó en una oportunidad para el reencuentro. “La pandemia nos dio tiempo para que nos amemos más de lo que nos amábamos”.

Por Rodrigo Arredondo


La historia de Alejo retrata casi a la perfección el dilema del encierro. Tiene 15 años y desde el momento en el que empezó la estricta cuarentena en julio no sale de su casa. Hasta marzo, al igual que muchos otros, disfrutaba de ir a la escuela y reencontrarse con sus compañeros y maestras. “Está muy enojado por no poder salir”, cuenta Pamela, su madre, para quien no hay dudas de que esta historia de la pandemia lo afectó de forma emocional, más allá de que su integración con el resto de la familia mejoró bastante.

 Alejo tiene 15 años
Alejo tiene 15 años

“De un día para el otro, sin anticipación ni previo aviso, dejaron de realizar todas sus actividades y están todo el tiempo en sus casas”, explica la psicopedagoga Paola Bórquez sobre el tema. “Para comprender lo que sucede a su alrededor necesitan un orden en su vida y de esta manera organizarse y disminuir la ansiedad y la incertidumbre”, profundiza la profesional.

 

 

 

 

Ansiedad y orden

Al igual que Alejo, Luca, otro chico con TEA, diez años menor, también sufrió un corte drástico en sus hábitos. Para Analía, su mamá, la consecuencia del encierro se tornó evidente. “Se puso muy ansioso. Fue muy estresante”, describe.

 Luca (5)
Luca (5)

Tras memorizar lo ocurrido meses atrás, cuenta que luego de la última flexibilización su ánimo mejoró notablemente al poder regresar a sus terapias y reencontrarse con su abuela y sus amigos.

Al no haber alternativas, al menos por algún tiempo, los padres deben repensar una estrategia para abordar la situación.

 

 

 

“Es la familia en el tiempo compartido la que va a sacar provecho para favorecer el desarrollo de su hijo”, sostiene Bórquez. "La organización es un aspecto a considerar. Hay que tratar de armar un cronograma de actividades donde haya rutinas. Puede ser una agenda escrita o con pictogramas, por ejemplo”.

 

 

 

 

La historia de Tomy

Como muchos otros chicos de Río Gallegos, Thomas estaba por empezar su primer año de jardín. Sin embargo, los sueños y proyectos que su familia tenía pensados para él se suspendieron hasta nuevo aviso y tuvieron que ingeniárselas.

 Tomy tiene cuatro años y medio
Tomy tiene cuatro años y medio

 

En vez de sentarse a esperar, decidieron recrear el ambiente de la escuela en su casa. “Pusimos una mesa, una silla, un jardín y un pelotero inflable”, explica Anabelle, para quien la cuarentena fue una oportunidad para reencontrarse y reconocerse con su hijo.

 

 

 

 

“Es importante preparar el espacio de la casa para mejorar la organización y disminuir los distractores para beneficiar la atención del niño”, sugiere Bórquez quien semanas atrás, junto al psicólogo Franco Canobra, inició un taller de orientación para padres por Zoom en el que otorgan herramientas de flexibilidad, organización en el hogar, conducta, etiquetas, comunicación y habilidades sociales”.

 

 

 

 

“Supimos sacarle provecho al Aislamiento y saltar este obstáculo que había en nuestro hogar con la condición de nuestro hijo”, relata Anabelle con entusiasmo y orgullo. “Tomy es súper. Aprendió a adaptarse y él también pudo sobrellevar todo esto”, señaló.

 

 

 

Si bien tanto él como su familia encontraron la forma de relacionarse, convivir durante la cuarentena no fue tan sencillo. “Hubo muchas frustraciones que con el tiempo se volvieron logros. Hubo días difíciles y miedos, pero lo superamos. Es complicado estar encerrados. Sin embargo, con su hermano se reconoció un montón. Ahora, juegan y se buscan".

 

 

 

 

Una táctica clave fue la del diálogo que en este tiempo se transformó en un cable a tierra para todos: "La pandemia nos dio tiempo para conocernos, para que nos amemos más de lo que nos amábamos y que nos conozcamos mucho más profundo. Somos muy felices y de cada momento que vivimos hacemos magia. Trabajar en casa ha sido bueno en esta pandemia".

 

 

 

 

“Volver a terapia fue fantástico. Los terapeutas nos enseñaron y nosotros en casa repetíamos”, reconoce Anabelle tras sumarse al taller por Zoom. “Logramos que Tomy haga torres, trabajamos con cosas reciclables, acolchados e hicimos juguetes. Aprendimos a contenerlo y abrazarlo”, contó para concluir

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias