ENTREVISTA CON LA OPINIÓN ZONA NORTE

Alejo Anabalón, el truncadense que jugaba FutSal y ahora está en la 6° de San Lorenzo

Desde los 3 años en EMFI, su paso por Defensores de Pico Truncado. A los 15 años se probó en Boca y no quedó. Pero no bajó los brazos, siguió entrenando. Hoy juega en San Lorenzo de Almagro, donde comparte pensión y habitación con Joaquín Guzmán.

Por La Opinión Zona Norte


Alejo Anabalon es un joven de Pico Truncado que se inició en EMFI, donde comenzó a jugar a los 3 años, y hoy juega en San Lorenzo de Almagro.

Hoy se entrena todos los días en Pico Truncado, esperando volver a Buenos Aires.

Gran parte de su vida la transitó en la Escuela Municipal de Fútbol Infantil, donde jugó desde los 3 años hasta el año pasado.

En 2017 decidió probar suerte en cancha de 11 y apostó por Defensores de Pico Truncado. Ahí pudo debutar, aunque curiosamente sus padres no pudieron verlo.

Resulta que Alejo debutó en Río Gallegos en un partido frente a Boxing y luego no volvió a jugar en Pico Truncado con el Granate. Por lo que sus padres, Pablo y Noelia, lo vieron por una transmisión de Facebook.

En 2017 tuvo la oportunidad de probarse en Boca, luego de quedar en una prueba de captadores xeneizes que se realizó en Pico Truncado: “En ese momento le comunicaron a Rafael Ruiz que había quedado para probarme, tremenda felicidad, no lo podía creer”, aseguró a La Opinión Zona Norte.

En ese momento, no quedó en Boca. Pero Alejo no bajaría los brazos, si a sus 15 años ya había tenido la posibilidad de probarse en un club grande, sabía que pronto llegaría otra oportunidad.

 

San Lorenzo

En septiembre de 2019 “estábamos cenando y mi viejo me dice que habían pruebas en San Lorenzo, no dudé en ir”, comentó Alejo. La prueba fue en octubre y lo acompañó Leo Herrera, hoy dirigente de La Liga Norte, al cual el joven está muy agradecido.

“Tuve tres entrenamientos y, gracias a Dios y a mi abuelo, se dieron las cosas”, comentó. Días después, ya en octubre, se enteraría que quedaría en el Cuervo.

Luego de entrenarse por tres meses en Pico Truncado, preparó valijas y viajó a San Lorenzo para hacer la pretemporada con la Sexta del Ciclón.

Todo febrero estuvo realizando la pretemporada y con algunos amistosos pudo demostrar su juego como volante por izquierda.

Lo que no imaginaba era que compartiría habitación en la pensión de San Lorenzo con el gran amigo de su vida, Joaquín Guzmán: “Una cosa de locos, porque jugamos a la pelota en EMFI desde los 3 años”, afirmó Alejo.

El joven es agradecido con aquellas personas que lo ayudaron a estar donde hoy está: Fabián Nicolai, Leo Herrera, Andrés Guzmán, sus padres y su hermanita.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias