CARAVANA POR RÍO GALLEGOS

El sector gastronómico pidió por la reapertura de salones: "No nos alcanza"

Dueños y empleados realizaron una caravana para pedir que habiliten la actividad. Exigen extender el horario de delivery y retiro de pedidos hasta la 1 AM, pero también buscan abrir restaurantes y atender al público. Sostienen que “los empresarios ya no pueden pagar”.

Por La Opinión Austral


Con ráfagas de viento que superaron los 70 km./hora, a las 15 horas la rotonda Samoré ya dejaba ver cientos de autos que fueron a reclamar por la apertura del sector gastronómico.

Algunos embanderados, otros con carteles, una gran caravana acompañó a dueños y trabajadores de comercios que, indican, están en emergencia económica y “no dan más”.

Acordé a lo que detalló el titular de la Asociación de Empresarios, Hoteleros, Gastronómicos y Afines de Río Gallegos, Paulo Lunzevich, son más de mil familias las que dependen de la actividad.

 La caravana de los gastronómicos comenzó en la Autovía 17 de Octubre
La caravana de los gastronómicos comenzó en la Autovía 17 de Octubre

El pedido de apertura se da en pleno brote de casos positivos en Río Gallegos y luego de que el Gobierno debiera pedir el cese de tareas de algunos comercios.

Si bien el panorama es complejo, el sector entiende que está en un gran problema para solventarse y que no puede cubrir la mayoría de los gastos.

Este contexto, atravesado por la pandemia, pudo explicar la cantidad de automóviles que recorrieron la ciudad a los bocinazos y con cartelería alusiva.

Unos cien vehículos se movilizaron por el centro de Río Gallegos, pasaron por Casa de Gobierno, el Ministerio de la Producción y retornaron a la rotonda Samoré, punto de encuentro.

Las opiniones de vecinos se dividen y en la transmisión en vivo en la web de La Opinión Austral se mezclaron algunas posturas. “Se está muriendo gente, ¿qué parte no entienden?”, se preguntó una vecina.

Otro, apoyando el reclamo, preguntó: “¿Quieren que la gente se muera de hambre también?”.

Un comerciante que participó de la manifestación dijo a LOA que “el problema no está en el comercio, sino que en las reuniones se producen los contagios y nosotros estamos pagando un precio muy alto. Estamos haciendo un esfuerzo muy grande y nos cuesta mucho. Tenemos que buscar un equilibrio”.

Si bien una semana atrás Lunzevich afirmó a LOA que no se movilizarían y que esperaban la extensión del delivery, el escenario comercial llegó a un punto en que, sostienen, “no alcanza”.

Más de cien autos pasaron por Casa de Gobierno y el Ministerio de la Producción.

La convocatoria fue a pedido de los socios de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos, a la que se sumó la UTGHRA, el gremio del sector.

Ya son varios locales que “bajaron la persiana” por no poder afrontar la crisis. Otros, en tanto, adeudan salarios y servicios.

Lunzevich, en otro tramo, dijo que la extensión horaria de delivery y el retiro en puerta no son suficientes ysolicitó la apertura de salones para atender a los clientes en las mesas, como sucedía en la fase de distanciamiento.

En Buenos Aires, por ejemplo, como alternativa habilitaron el rubro, pero sólo al aire libre y con distanciamiento en las mesas.

Lunzevich dijo que busca reunirse con autoridades sanitarias “para pensar juntos un plan de retorno” a la actividad.

Augusto Báez, titular de UTHGRA, en paralelo, contó que hubo más de 70 despidos y que muchos empleados cobraron su último sueldo hasta abril.

“Este mes es el último que aguantan los empresarios porque ya no pueden pagar ni el 25%”, aseveró.

La clave, sostienen todos los sectores y explican las autoridades sanitarias, es la responsabilidad individual, pero lo cierto es que los números de casos positivos no bajan en Río Gallegos, donde ya son 36 las víctimas fatales, de los 38 fallecidos por COVID en Santa Cruz

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias