ALARMANTE

En una semana, hubo seis casos graves de violencia intrafamiliar sólo en Río Gallegos

En dos hechos, hubo policías acusados por sus ex parejas. En otro, una joven intentó quitarse la vida porque sería víctima de abuso por parte de un familiar cercano. Un hombre de 30 años fue detenido por destrozar la casa de su madre.

Por La Opinión Austral


Desde el comienzo de la cuarentena contra la propagación del coronavirus, muchas mujeres se vieron obligadas a terminar encerradas con sus agresores.

Las denuncias por delitos intrafamiliares aumentaron entre 25 y un 30 por ciento a nivel nacional, de acuerdo a diferentes estudios que se se realizaron desde el mes de marzo hasta la actualidad, y Santa Cruz no estuvo ajena a esta realidad.

En los casos que tuvieron a policías como acusados, la Jefatura inició investigaciones internas.

Con el brote de nuestra ciudad capital y la circulación comunitaria del COVID en las calles, el Gobierno ordenó el retroceso de fase al aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), haciendo que, nuevamente, algunas mujeres se vieran obligadas a volver a encerrarse con sus agresores.

Sólo en la primera semana del ASPO, de acuerdo a fuentes policiales consultadas por La Opinión Austral, se registraron seis hechos graves de violencia intrafamiliar en Río Gallegos, es decir, casi uno por día, en los que debió intervenir el juzgado de turno. Cabe remarcar que también hay otras intervenciones en las que tiene que trabajar la Policía, pero no pasan a mayores.

 El hijo que rompió todo fue alojado en la Comisaría Tercera.
El hijo que rompió todo fue alojado en la Comisaría Tercera.

El primero de los casos, posiblemente el más grave hasta el momento, se registró el 29 de julio pasado. En ese hecho debió intervenir personal de la Comisaría de la Mujer y del Hospital Regional, cuando una chica llegó con cortes en sus brazo luego de tratar de quitarse la vida.

Según se estableció, la nena habría sido abusada por un familiar cercano, pero su madre, de 39 años y que cuenta con prisión domiciliaria por una causa federal, nunca denunció el caso de agresión sexual. A partir de esto, en el caso intervino el Juzgado del Menor, que por estas horas busca llegar al fondo de la cuestión y determinar si realmente hubo abuso. Respecto a la víctima, se supo que se encuentra fuera de peligro.

El segundo hecho de violencia intrafamiliar se registró en la noche del 30 de julio en la calle Ameghino de nuestra ciudad capital. Tuvo como protagonistas a una pareja de jóvenes de unos 25 años de edad y debió intervenir, en un primer momento, el personal de la Seccional Segunda.

Aparentemente, según expuso la víctima, su novio le robó plata para irse a beber con un amigo. Ella le recriminó eso y él la golpeó en reiteradas oportunidades en el rostro. La joven intentó defenderse y luego de forcejear, le dijo al cobarde que se fuera de la casa. Como el agresor hizo caso omiso al reclamo, la joven llamó a la Policía y los efectivos llegaron momentos después.

El hombre acabó detenido y la joven fue trasladada a la Comisaría de la Mujer. Ella hizo la denuncia penal y decidió hacer sus valijas e irse de la casa de la calle Ameghino. Por otro lado, el agresor recuperó su libertad una vez cumplidos los plazos legales.

 La joven que se cortó fue atendida en el HRRG
La joven que se cortó fue atendida en el HRRG

El tercer caso se registró el 2 de agosto y tiene como acusado a un policía de la Seccional Cuarta de 30 años que al parecer no puede entender que su ex pareja quiera rehacer su vida. La mujer denunció que el efectivo llegó a su casa, entró por una ventana, revisó las habitaciones en busca de “un tercero” (un posible novio de la víctima), pero no halló nada.

La mujer dijo que iba a llamar a la Policía y, ante esto, el efectivo escapó del lugar antes que llegaran sus pares. Por este caso, desde la Jefatura comenzó una investigación interna para determinar qué pasó realmente. En paralelo, la Justicia ordenó medidas de restricción preventivas.

El día después, un efectivo penitenciario de 35 años fue acusado por una situación similar por su ex pareja de 25 años, con la que tienen hijos en común. Según se supo, habrían terminado en buenos términos, pero ninguno habría cumplido con el arreglo. El policía, fuera de sí, fue a la casa de su ex. Como no la encontró, continuó buscándola hasta que halló la camioneta de ella estacionada en la avenida Asturias y le pinchó las cubiertas.

Una madre denunció que discutió con su hijo y él destrozó la casa con un palo.

El 5 de agosto hubo un caso particular en los edificios de la calle Punta Bandera. Cerca de las 10 de la mañana, un hombre de 30 años llegó a su departamento y comenzó a discutir con su madre de 60. Con ayuda de un palo, destruyó varios vidrios. La Policía lo detuvo antes de que pudiera escapar.

En la mañana del 8 de agosto se registró el último caso. En la esquina de las calles Lorenzo y Fadul, una pareja de 25 años estaba peleando y un vecino intervino para que no pasara a mayores. Los efectivos de la Seccional Tercera redujeron y detuvieron al agresor

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias