INFORME DEL CONSEJO AGRARIO PROVINCIAL

Este invierno dejó una gran mortandad de guanacos en Santa Cruz

Luego del duro invierno que registró Santa Cruz, con intensas nevadas y temperaturas bajo cero, el Consejo Agrario Provincial reportó una gran cantidad de guanacos muertos en diferentes ciudades, mucha más que los ovinos.

Por La Opinión Austral


Durante 2020 la provincia de Santa Cruz sufrió uno de los inviernos más fríos de los últimos años.

Según el Servicio Meteorológico Nacional la temperatura media en las provincias de la Patagonia estuvo durante el mes de julio entre 2°C y 4°C por debajo del valor normal.

La persistencia de este aire polar también provocó que al menos cinco localidades de la Patagonia registraran olas de frío, algunas de ellas en más de una oportunidad a lo largo del mes.

Una de ellas es Gobernador Gregores, localidad del centro de la provincia de Santa Cruz, que representa los valores de temperaturas que sufrieron las áreas cordilleranas de la provincia.

Agentes del Consejo Agrario Provincial (CAP) registraron pérdidas de gran número de ejemplares en los establecimientos ganaderos de sus jurisdicciones mientras acudían a los mismos para atender necesidades propias de la labor agropecuaria.

 

Se registraron pérdidas de gran número en los establecimientos ganaderos

 

Ellos avisaron sobre los eventos de mortandad a la Dirección General de Fauna y colaboraron con los productores en la disposición de los cuerpos que en algunos casos se amontonaban en grandes cúmulos cerca de las viviendas.

En Perito Moreno se reportaron pérdidas en época de nevadas copiosas en la Zona Norte de la provincia, uno de los eventos se reportó en la Estancia Telken donde buscaron refugio los camélidos.

 

 

En el caso de Gobernador Gregores, el director regional de Zona Centro comunicó varios eventos reportados en agosto por productores agropecuarios que manifestaban la gran concentración de guanacos muertos.

Sus informes coinciden en la forma de muerte: en grupo, en bajos, cerca de matorrales.

 

La Administración de Parques Nacionales, en particular de la Delegación Patagonia Sur, hizo referencia a los hallazgos de los agentes del Parque Nacional Patagonia que, en un viaje hacia la localidad de Perito Moreno realizado en el mes de agosto de 2020, sobre la ruta nacional N°40, divisaron varios guanacos muertos a los lados de la ruta.

También hubo varios guanacos muertos cerca del paraje Casa Riera y en la entrada de la localidad de Gobernador Gregores.

 

Ola de frío

La ola de frío y la acumulación de nieve coincidieron con la pandemia por el coronavirus, que obligó a las personas a permanecer en sus hogares, sumando impedimentos para la circulación y traslado entre una localidad y otra.

Esto se analizó con los sectores que participan del Plan de Manejo del Guanaco en la provincia de Santa Cruz.

Entre ellos, los veterinarios y productores que desempeñan sus tareas en el campo de la producción animal describieron claramente la forma en que la acumulación de nieve impacta negativamente sobre los guanacos que dejan de alcanzar las hojas de las plantas que les sirven de alimento y al cabo de varios días se debilitan y mueren.

Otro reporte de octubre de 2020 de la Policía de Santa Cruz da cuenta de la presencia de muchos grupos de 30 a 40 guanacos muertos que en total alcanzaron la cifra de 1.500, a los lados de la ruta nacional N°40 cerca de la Reserva Provincial Cueva de las Manos y otros grupos en la zona del río Olnie, en contacto con el agua en la zona aledaña al Puesto de Vialidad Provincial, a 58 km de Bajo Caracoles.

Asimismo, hubo informes de técnicos de empresas consultoras que prestan servicios en yacimientos y establecimientos productivos de diversa índole y divisaron muchos guanacos muertos a los lados de la ruta N° 5 entre los parajes La Esperanza y El Cerrito. En este caso registraron varios cientos de cuerpos.

Personal de la Dirección General de Fauna reconoció al menos 50 guanacos muertos durante el último invierno en la estancia Bella Vista cercana a Río Gallegos, mientras realizaban fiscalizaciones de cosecha correspondientes al Plan de Manejo de la especie en octubre pasado.

Lo mismo ocurrió en La Angelina donde se relevaron poblaciones de guanacos a principios de noviembre y se detectaron varios grupos de 40 o 50 animales muertos.

¿Por qué el frío afecta al guanaco, animal nativo de la Patagonia y que ha coevolucionado con el clima de la región?

El guanaco (Lama guanicoe) es un herbívoro generalista, básicamente pastador, pero que también puede ramonear de acuerdo a la oferta de alimento disponible y a la época del año.

Su comportamiento puede describirse como estacionalmente territorial, aunque con excepciones, relacionadas fundamentalmente con la presencia de zonas con disponibilidad de agua.

Se dispone de numerosos datos sobre muertes de animales por falta de alimento y agua, en especial en el caso de los ovinos, debido a las pérdidas que estas catástrofes provocan en el negocio agropecuario.

En efecto, las grandes nevadas han sido un factor de riesgo para la producción ovina a lo largo del tiempo.

 

Cabe aclarar que, en el caso de los ovinos, la mortandad suele ser inferior a la registrada en poblaciones de animales silvestres, debido a que los ovinos se agrupan en círculos para no perder calor, y son animales muy generalistas en su alimentación, pudiendo sobrevivir bajo la nieve varios días.

En otro trabajo se presenta un episodio de mortalidad catastrófica de guanacos provocada por estrés invernal en el año 2000 en el sitio Alero Los Guanacos 1, ubicado en la margen oeste del lago Cardiel (centro oeste de la provincia de Santa Cruz).

La presencia de muy bajas temperaturas, la caída de nieve, el congelamiento de la mayoría de las fuentes de agua, determinan un límite en el crecimiento de la biomasa primaria.

 

Los guanacos no alcanzan a encontrar hojas y agua porque se congelan

 

 

La menor disponibilidad de forraje a fines del invierno en Patagonia se asocia con un aumento en la mortandad de guanacos. Se ha observado que las condiciones de mortalidad de chulengos son más altas durante los primeros siete meses de vida, y que en invierno la mortalidad aumenta aproximadamente un 6% con cada centímetro de nieve caída.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias