PIDE AYUDA Y OFRECE RECOMPENSA

Video. “Estoy con ataques de pánico”: vecina desesperada por su gata perdida

Mariel Schall es una vecina de Río Gallegos que perdió a Xelena, su gata de cuatro meses, el domingo y está “desesperada”. Contó que está medicada, tiene ataques de pánico y pidió que “por favor la devuelvan”. Su mascota, además, está con tratamiento veterinario y es sorda.

Por La Opinión Austral


Mariel Schall, vecina de Río Gallegos, vivió el pasado domingo quizás el peor día del año: la desaparición de una de sus gatas. Desde entonces padece su ausencia.

Temprano en la mañana descubrió que ya no estaba, cuando su gata negra más grande maullaba en la ventana. En ese momento se dio cuenta que Xelena, la gata más chica de color blanco, ya no estaba en la casa que tiene en las calles José Jerez y Ramón Lafuente.

A Xelena se la regalaron cuando tenía cinco días. La gata más grande está castrada y acostumbrada a salir afuera a hacer sus necesidades y volver sola.

Por recomendación de su psiquiatra, Mariel decidió quedarse con Xelena. La mujer padece un hematoma subdural en el cerebro y se encuentra en tratamiento.

 Xelena desayunaba con Mariel todos los días.
Xelena desayunaba con Mariel todos los días.

La condición la afecta gravemente y le ocasiona ataques de pánico, por lo que tener una gata era una buena opción para paliar ese sufrimiento. Es que muchas veces tener una mascota es más que cuidar de un animal.

“Mi gata más grande adoptó a Xelena, al punto tal que empezó a amamantarla, le bajó leche y el veterinario me dijo que era normal porque había producido esa relación”, contó Mariel a La Opinión Austral.

“A mí la doctora que me atiende me dijo que era bueno que tuviera una gatita bebé y que me iba a hacer bien porque yo estoy con un tratamiento psiquiátrico que me produce ataques de pánico”, relató con angustia.

Xelena dormía conmigo, me ronroneaba y eso me tranquilizaba

Compartir

El domingo, cuando notó la ausencia de su gata, comenzó a buscarla, pero aún no tiene indicios de dónde puede llegar a estar. Sospecha, con dolor, que alguien se la llevó y que no quieren devolvérsela.

“Anoche (por el lunes) me dio un ataque de llanto y mi marido me llevo a la guardia del Centro de Salud Mental, me colocaron un inyectable y ahora estoy con la psiquiatra que me da medicación”, describió notablemente dolida.

Al momento, recibió fotos de vecinos que creen haber visto a su gata, pero hasta ahora no coincide con su mascota perdida. “La otra gata está conmigo, pero lloraba buscándola. Xelena desayuna conmigo en la cama. Estoy desesperada”, contó Mariel.

Su gata más grande acostumbra a salir y deduce que el domingo dejó la ventana abierta y la gata más pequeña salió detrás de ella. Nunca regresó.

“Éramos muy apegadas. A Xelena me la regalaron a mí cuando tenía 5 días, yo tengo otra gata más negra y la chiquita la seguía mucho a la más grande. La negra sabe abrir la ventana de la cocina para salir a hacer sus necesidades, Xelena no salía a ningún lado”, contó entre lágrimas.

Su gata desaparecida estaba con tratamiento médico porque le agarraron ácaros en los oídos y estaba quedando sorda. “Entonces el veterinario le empezó a aplicar antibióticos para matar los parásitos”, describió.

“Deducimos que la gata grande salió a hacer sus necesidades y Xelena salió atrás, la grande volvió y ella se perdió o alguien pasó y se la llevó”, agregó acongojada.

Se preguntó al respecto: “¿Puede haber gente tan mala que no se da cuenta que estoy desesperada?”. Contó que, además, “Xelena dormía conmigo, me ronroneaba y eso me tranquilizaba”.

Pidió que se la devuelvan: “Por favor, es lo único que quiero, no voy a cuestionar a nadie, por ahí la encontraron y la tiraron lejos, no me voy a enojar ni nada, estoy ofreciendo recompensa, pero más no puedo dar”.

El teléfono para quienes tengan mayor información es (2966) 25-0702

Angustiada por lo que está atravesando, mencionó que “es imposible no llevársela porque es muy bonita y ella, al ser sorda, se arrimaba a cualquier persona”. Así, agregó, “lo que deducimos es que alguien la levantó y se la llevó o la tiene y no la quiere devolver”.

Mariel contó que la sigue buscando y que “cada vez estoy peor”, reiteró, además del pedido para quienes hayan visto algo o para quienes se encuentren con su gata que se comuniquen con ella.

El animal es de color blanco y tiene ojos celestes. El teléfono para quienes tengan mayor información es (2966) 25-0702

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias