ESTÁN DE LUNES A SÁBADO

Feria americana y polémica en el barrio Belgrano

Con un gran clima, feriantes y manteras recibieron la visita de vecinos y vecinas. Coinciden en que es un momento delicado económicamente y que esto les ayuda. Pero también hay recelo entre ellos por las ventas.

Por La Opinión Austral


La feria americana se realizó este jueves en el barrio Belgrano de Río Gallegos. Se vio un gran marco de público, acompañado de un sol radiante y de música, durante todo el día. Las personas aprovecharon para pasear, comprar y colaborar.

El sector está divido en dos: por un lado los feriantes, que antes estaban en la plaza San Martín y en distintos puntos de la ciudad, y por el otro las manteras, quienes venden en la plaza del barrio Belgrano hace ya 5 años.

Durante los primeros días había una escasa cantidad de vendedores en el área de feriantes, pero luego fue incrementando y suman ahora 50.

“Fue un año muy duro. Perdimos muchos feriantes y yo perdí a mi padre en la pandemia. Somos todos trabajadores independientes y más de uno hizo feria en su casa. Así nos ganamos un mango".

"Esta feria la hice a la gorra. El que quiere pagar su mesita, la paga y el que no quiere, no quiere. En esta feria encontrás cosas usadas y nuevas. Zapatillas, perfumes, bijouterie, artesanías, juguetes. Todo lo que la gente busca. La gente está comprando más usado que nuevo”, dijo Ángel, uno de los referentes de los feriantes, a La Opinión Austral.

Ángel expresó que “somos trabajadores pasivos e independientes”. “Está dura la situación. Nosotros recibimos a cualquier persona que quiera venir a trabajar acá. Si quieren venir a juntarse, nosotros no le negamos la entrada a nadie”, concluyó.

Sin embargo, la presencia de tantos vendedores de feria molestó a las manteras, porque “bajaron significativamente las ventas”.

Zulma, una de las organizadoras y mantera, dijo a La Opinión Austral que nunca cobraron en ese sitio.

“Somos personas que realmente lo necesitamos. Venimos de lunes a sábado. Mientras el clima nos lo permita, vamos a estar todos los días. Somos mucha gente. La feria esta es un alivio para nuestro bolsillo".

"Con la llegada de Ángel, que tienen mesas y ropas quizá nuevas, se nos complicaron un poco las ventas porque nosotras estamos en el piso y es todo usado. La plaza es libre, pero Ángel había dicho que iba a ir a otra plaza”, aseguró Zulma.

Valeria, otra de las encargadas de la logística y que vende en la plaza hace 5 años, detalló los horarios y mostró preocupación por la limpieza y la cantidad de personas.

“Nosotras -explicó- estamos todos los días desde las 12:30 hasta las 19:30. Las manteritas trabajamos con todo usado. Nosotros queremos que nos dejen trabajar tranquilas. Además para mantener la limpieza. Cuando se junta mucha gente, no se puede mantener. Estamos hace 5 años acá”.

“Vendemos golosinas, peluches, calzado, cosas para la casa y económicamente hay buenos precios. Pedimos por favor que busquen otro lugar y que no nos invadan".

"Estamos hace muchos años acá y no nos vamos a mover. Es el único problema que tenemos ahora. Cualquier persona que quiera venir a vender, lo puede hacer, siempre y cuando sea usado”, concluyó.

Mientras tanto, el público se hace presente y recorre la feria

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias