POR RADIO LU12 AM680

Pablo Grasso dijo que van a llamar a licitación el transporte público luego de que Maxia apelara la medida para que el Municipio se haga cargo

El intendente de Río Gallegos adelantó que habrá un llamado a licitación por el transporte. Además se refirió al brote que sufre la ciudad. Felicitó el comportamiento del centro comercial y acusó a los cuatro positivos de Movistar de haber disparado los casos.

Por La Opinión Austral


Tal como viene publicando La Opinión Austral, el conflicto con el transporte público sigue y el servicio no se restableció bajo la órbita municipal.

“El primer día fuimos a cumplir la orden que nos dio el juez Bersaneli (Marcelo) para tomar posesión, pero nos escondieron la llave. Yo lo pido por la gente que no puede viajar en colectivo y por los trabajadores de la empresa, les pido sentido común, nada más, no estamos pidiendo nada descabellado”, reclamó a Maxia.

También dijo que no le deben nada a la empresa. “Nosotros pagábamos, porque yo escuché por muchos lados que decían que por la difícil situación del Municipio se dificulta el pago de subsidios, mentira es eso, nosotros no tenemos un peso, pero juntábamos moneda tras moneda para pagarle a la empresa”.

Si nos tenemos que quedar sin colectivos, nos quedaremos sin colectivos

Compartir

Sin embargo, Maxia debe a sus trabajadores el 20% del mes pasado, este mes y el aguinaldo, “esa es la realidad de estos tipos, que piensan que vinieron acá para llevarse todo por delante, con un servicio pésimo, con el aval del radicalismo levantando la mano en el Concejo Deliberante y malversando fondos del Municipio”, acusó.

 El actual secretario de Hacienda llevó los papeles del acuerdo y de los giros a la empresa para ser investigados. FOTO: JOSÉ SILVA
El actual secretario de Hacienda llevó los papeles del acuerdo y de los giros a la empresa para ser investigados. FOTO: JOSÉ SILVA

“Son unos chantas”, calificó Grasso a la empresa, que por haber recusado a Marcelo Bersanelli dejó el asunto en manos del juez Francisco Marinkovic, que ahora “va a tener que decidir cómo va a funcionar el servicio de transporte público y que lo que se pague sea lo que se tiene que pagar, no un Excel que manden por foto de WhatsApp”.

 

 

Así las cosas, adelantó que “vamos a hacer un nuevo llamado y si nos tenemos que quedar sin colectivos, nos quedaremos sin colectivos, pero el servicio que venga va a ser mejor”, porque “queremos pagar un servicio de transporte público para que funcione, que ponga en marcha los colectivos, que empiecen a circular y las personas puedan viajar. Algo normal, no estamos pidiendo colectivos cero km. de vuelta, eh. No cumplieron en nada”. Además, la empresa “nos debe entre 20 y 30 millones de pesos”, finalizó.

Brote de coronavirus

Es fácil politizar este asunto o echarle la culpa al otro

Compartir

 

“Después de que estas cuatro personas de Movistar ingresaron contagiadas y que estuvieron en diferentes lados, sabíamos que esto iba a pasar. Estábamos esperando este brote en la ciudad”, dijo el intendente Pablo Grasso, en medio de la escalada de casos registrada en Río Gallegos que ya superó los 200 contagios.

Días atrás, el jefe comunal, junto a a los ministros de Gobierno, Leandro Zuliani, y de Seguridad, Lisandro De La Torre, dieron apertura al Observatorio COVID-19 para monitorear la situación.

Sabíamos que esto iba a pasar, esperábamos el brote

Compartir

“Poner toda la estructura del observatorio municipal fue un logro. Hay gente de las fuerzas de seguridad, de Policía, del Ejército, de diferentes áreas del Municipio, de Salud y todos los que de alguna manera van a colaborar con la toma de decisiones inmediatas que se deben realizar con respecto al crecimiento o no de la pandemia”, aclaró en declaraciones a Radio LU12 AM680.

 

El primer objetivo es “controlar, identificar a todos los contactos estrechos y aquellas personas que tienen algún síntoma”, a quienes pidió que llamen al 107, no así a quienes tienen otro tipo de urgencias, “para que no se sature el sistema”, pidió.

“Esto pasa a nivel país. No fue una casualidad que tuvimos este brote y lo tuvo todo el resto del país, en muchas ciudades y provincias han vuelto directamente a empezar de cero”, dijo.

En Río Gallegos no hubo contagios en los locales comerciales, por el contrario, los casos se dieron por contacto estrecho con portadores.

“Nosotros entendemos que el comportamiento social con respecto a los comercios ha sido adecuado, que muchos, en su gran mayoría, entendieron y nos ayudaron, haciéndose eco de los cuidados, de usar tapabocas, de estar con distanciamiento social, de la higienización de los lugares”, puso en valor, marcando que “esto va a ser un antes y un después” para la ciudad.

 

Sin embargo, pidió más compromiso. “Tiene que ser una causa común, entender que todos tenemos que cuidarnos. Es fácil politizar este asunto o echarle la culpa al otro. Teníamos cuarenta días sin contagios, salieron de golpe y ahora tenemos que esperar que la ciudadanía y todos lo que tuvieron contacto estrecho con estas personas se queden estos días en la casa. Después, cuando arranquemos de vuelta, seguir con los cuidados necesarios para que la ciudadanía vuelva a la normalidad”, dijo Grasso.

En varios tramos de la entrevista, el intendente marcó que está “convencido” que el brote surge a raíz de los cuatro trabajadores de Movistar que ingresaron a Santa Cruz con permisos nacionales, portando la enfermedad y sin cumplir la cuarentena obligatoria.

“Estoy totalmente convencido que fueron los operarios de Movistar”, dijo, responsabilizando luego a una porción de la comunidad que abusó de las reuniones sociales.

“Nosotros no podemos controlar quién se junta y quién no en cada una de las viviendas, pero si sabés que hoy la ciudadanía está complicada... porque no es que se relajó, no, no, estábamos en una situación de impasse, tratando de volver a una nueva normalidad. Estos casos explotaron por varios aspectos, entre ellos haberse juntado más de diez personas”, opinó, aclarando que a él también le hubiese gustado “festejar el primer año de mi ahijado”.

Asustados como nosotros

Compartir

Más adelante, el intendente se sinceró al decir que “la ciudadanía está asustada como todos nosotros. Porque no querés que esto le llegue a un ser querido, mayor de edad, que después sufra las consecuencias en la terapia intensiva”.

Sobre las responsabilidades individuales que tanto marca la gobernadora Alicia Kirchner, Grasso reveló que esta semana “identificamos a una persona que había salido a comprar con COVID positivo, la seguimos y la denunciamos. Acá estamos para cuidar a la población y vamos a tomar las medidas necesarias”.

Con la reducción horaria de comercios, que ahora va de 08 a 20 horas, desde ayer se sumaron las estaciones de servicio.

Después de las 20 no tiene que haber nadie en la calle, excepto los servicios esenciales y el delivery. Si cierra todo a las 8, vos tenes que estar en tu casa”, exclamó el intendente.

“No quiero hablar de la unidad de terapia intensiva, porque no quiero que llegue ninguno. Yo sé que muchos de la oposición están esperando con un vaso de cerveza en la mano y la computadora enfrente que haya un muerto, para ver qué pueden salir a decir y preparar un discurso”, lanzó Grasso, que no se animó a descartar esa posibilidad.

“Uno está peleando para que estas cosa son pasen. Yo no quiero que ningún ser querido de los vecinos de mi ciudad tenga que sufrir estas consecuencias, por eso es que nosotros actuamos rápidamente con el Gobierno de la Provincia. La idea es colaborar, ayudar, hacer”, marcó.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias