TRAS LA DEVELACIÓN DE CAPTURAS POR LA OPINIÓN AUSTRAL

“Hay más chats de este pervertido”: ¿Saldrán a la luz más casos de grooming contra el policía acosador?

El policía Walter Gabriel Cáceres fue separado de la fuerza. La madre de la niña acosada, Samantha, envió una nota a Alicia Kirchner y desde Gobernación le respondieron. Ahora espera que la Justicia actúe.

Por La Opinión Austral


“Me darías una oportunidad, sería genial poder conocerte y verte jugar”. De este calibre eran los mensajes que el sargento Walter Gabriel Cáceres les enviaba, vía Facebook, a menores de edad de Río Gallegos.

El caso salió a la luz en junio del 2019. Hubo un allanamiento y una demora del policía, quien fijó domicilio y fue suspendido 30 días de sus funciones en la Dirección Regional Zona Sur (DRZS).

Fue Samantha y su hija de 13 años quienes se animaron a denunciarlo. La mujer se hizo pasar por la niña para conocer las intenciones del hombre que le escribía, y le respondió los mensajes privados de Facebook.

Pensaron que era un profesor de la escuela, pero no, era un policía, que además vive a pocas cuadras de su casa.

Los mensajes eran con denotada insistencia, uno atrás del otro. “Hola. Cómo andás. Todo bien. Estás”. No le respondían y él seguía acosando.

 

Samantha (haciéndose pasar por su hija): “¿Qué edad tenés?”.

Cáceres: “35, vos. ¿Te molesta que te escriba?”.

Samantha: “Pero yo tengo 13”.

Cáceres: “Ah, te pone incómoda mi edad. Podemos charlar tranqui”.

Samantha: “¿Y a dónde me viste?”.

Cáceres: “Vos jugás al básquet en el Hispano. Te vi jugar, sos genial”.

 

Como estos, los mensajes son varios más. Le pide encontrarse y tomar mates juntos. Mismo modus operandi tuvo con otra menor de edad -que también hace una actividad deportiva en Hispano- a quien la acosó por varios días. La preadolescente vio el caso en La Opinión Austral y se animó a contar el suyo, aunque ella no le dijo a los padres, y no se realizó ninguna denuncia penal.

Con varias pruebas, Samantha decidió ir por la vía legal y aportar todo a la Justicia, para que ésta se encargara. Familiares y amigos le ofrecieron “encargarse” por su cuenta del acosador, pero ella lo desestimó. Dijo que no a la violencia, por más bronca e impotencia que sintieron. Sensación que aún hoy persiste en ellas.

 

 ¡GRACIAS! ALLEGADOS A LA NIÑA ACOSADA AGRADECIERON A LOS MEDIOS. FOTO: JOSÉ SILVA
¡GRACIAS! ALLEGADOS A LA NIÑA ACOSADA AGRADECIERON A LOS MEDIOS. FOTO: JOSÉ SILVA

Los días de espera se convirtieron en semanas. En meses. Del Juzgado Penal de la Dra. Marcela Quintana no les dieron respuestas. Tampoco desde la Policía. El sargento continuaba trabajando y su hija quedó atemorizada y con miedo de salir a la calle sola.

Pasó un año y Samantha se cansó de que la causa no avanzara. Se acercó a La Opinión Austral y contó todo. Aportó los chats, la denuncia, dio su testimonio y mostró su indignación. Quería ser escuchada.

 

Este diario difundió nuevamente el caso -el cual ya había sido tapa de La Opinión Austral el 18 de junio de 2019- al ver que la familia no obtenía ninguna respuesta a sus reclamos.

La noticia no tardó en explotar. No sólo vecinos mostraron su ira al trascender las capturas de chats con repulsivos mensajes, sino también otros policías. El accionar de uno ensucia a la institución.

La Dirección de Asuntos Internos de la Policía inició una investigación con el sargento y lo suspendió. “No pasó nada, siguió en su trabajo como siempre”, apuntó Samantha.

El peregrinar fue largo. Doloroso y angustiante. Hasta ayer. Desde la Gobernación le confirmaron que Alicia Kirchner firmará el decreto para que Cáceres sea separado de la fuerza policial.

 

 CON LOA. SAMANTHA Y SU HIJA, EN LA MANIFESTACIÓN DEL MARTES. FOTO: JOSÉ SILVA
CON LOA. SAMANTHA Y SU HIJA, EN LA MANIFESTACIÓN DEL MARTES. FOTO: JOSÉ SILVA

La información había sido adelantada por este diario, luego de que el ministro de Seguridad de Santa Cruz, Lisandro de la Torre, haya firmado el pedido de cesantía.

Samantha envió una nota a la gobernadora Alicia Kirchner (ver aparte). “En la mañana la presenté y poco después del mediodía me llamaron, para decirme que la había leído y que está esperando el instrumento legal para firmarlo”, dijo a este diario, mientras reclamaba afuera del edificio de la Dirección Regional, en Jofré de Loaiza, junto a su expareja (padre de su hija acosada) y una decena de vecinos y familiares.

Pese a que su abogado, el Dr. Santiago Luis Pinto (quien ofreció representarla gratuitamente en esta causa), le pidió no realizar declaraciones públicas referidas a la causa, la mujer se descargó ante el móvil del diario, que transmitió en vivo el reclamo a través de www.laopinionaustral.com.ar.

 

“Desde Punta Arenas, estamos con ustedes”, escribió un lector y seguidor de la página oficial de LOA en Facebook. “Mucha fuerza, no bajen los brazos”, escribió otro. El caso llegó a toda la provincia.

“Son muchas sensaciones encontradas”, dijo Samantha con marcada emoción, parada frente al edificio donde también funciona el Comando Radioeléctrico.

Agradeció al Dr. Pinto. El abogado se encargará ahora de seguir los pasos del expediente judicial. También, a La Opinión Austral y medios locales. “Como papás, les agradecemos porque por ustedes, no sólo este caso de mi hija sino otros, están avanzando en la Justicia”, sostuvo.

“Esto -agregó- no tiene que pasar, tiene que ser más rápida, no pueden dejar a una criatura (por su hija) un año sufriendo teniéndole miedo a la Policía sin salir de su casa y él por todos lados libre con su arma como si nada hubiera pasado”.

En ese punto, marcó que si no hubiera sido por la “repercusión mediática” que tuvo el caso tras la develación de las capturas de chat que hizo LOA, “seguía todo en silencio”.

 

“Hay un encubrimiento”, lamentó Samantha, aunque aseveró: “No todos los policías son iguales, pero sí lo hubo, desde el primer día y gracias a Dios pudimos sacarlo a la luz”.

“Muchísimas gracias, si no fuera por ustedes, hoy Cáceres seguía trabajando y riéndose de todos nuestros hijos. Le puede pasar a cualquiera”, volvió a agradecer emocionada.

“No sabemos donde está y no nos importa, no tenemos un ensañamiento con él, queremos justicia como cualquier otra familia. “Hay más chats de este pervertido. Los niños no deben sentirse culpables y hablar”, se aventuró a asegurar.

“Sabemos que no hay una condena grave en estos casos (el Código Penal prevé un máximo de cuatro años). Queremos saber si se pueden unificar las causas, ahí si se podría llegar a tener una condena”, marcó Samantha, subrayando la importancia que, si hay otras niñas acosadas, las familias hagan la denuncia penal.

“Que la Justicia se expida lo antes posible, que no sigan haciendo sufrir a las criaturas, dijo casi al borde de las lágrimas, mientras el resto de vecinos y familiares que la acompañaban, aplaudían, frente al edificio de la Policía.

 

 ¡JUSTICIA! DECENAS DE VECINOS ACOMPAÑARON A LA FAMILIA DENUNCIANTE. FOTO: JOSÉ SILVA
¡JUSTICIA! DECENAS DE VECINOS ACOMPAÑARON A LA FAMILIA DENUNCIANTE. FOTO: JOSÉ SILVA

Quien también habló ante el móvil de LOA fue su exesposo. El hombre dijo, escuetamente, que “si hay más niños que fueron acosados, ojalá se sientan apoyados por los padres, como nosotros lo hicimos con nuestra hija”.

Luego, tuvo un exabrupto, al señalar que como familia decidieron hacer la denuncia y no ir por el lado de la violencia. “Pudimos haberlo cagado a trompadas, pudo haber terminado de otra manera. No nos faltaron ganas... pero hicimos las cosas como corresponde”, dijo con enojo.

Cáceres fue apartado de la Policía y Samantha marcó su satisfacción, aunque aún resta que avance la causa penal, mientras tanto, ¿saldrán más casos de grooming a la luz?

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias