EN EL BARRIO DEL CARMEN

Héroes: la inolvidable historia de tres policías que le salvaron la vida a un bebé que se ahogaba

Luis Guerra, Alejandra Velásquez y Hernán Laureano, agentes de la Seccional Sexta de Río Gallegos, salvaron a Paulo, un bebé de dos años que se estaba asfixiando. Belén, la mamá del nene, destacó el trabajo de los efectivos: "Lo hicieron de maravilla, estoy muy agradecida por todo".

Por La Opinión Austral


Esta es la historia de Paulo, Luis Guerra, Alejandra Velásquez y Hernán Laureano. El primero es un bebé de dos años del barrio Del Carmen, y los restantes efectivos de la Policía Provincial que le salvaron la vida en la noche del miércoles.

Todo comenzó cerca de las 23:00 horas en una casa del barrio Del Carmen de Río Gallegos, precisamente en la calle French. Belén, la mamá de Paulo, le había servido puré con pollo al nene y le había dado de comer en su sillita que tiene aparte de la mesa en la que cena el resto de la familia.

Luego de eso, Paulo -como todo nene- lejos de estar tranquilo, comenzó a saltar en la cama. Para calmarlo, Belén le dio la teta para que le dé sueño y los dos se vayan a dormir. Ellos no estaban solos, el papá estaba estudiando y los hermanos del nene (de 10 y 14 años) jugando a la play.

Le vi sus pupilas (a Paulo) y cómo le salía baba de la boca

Compartir

Todo parecía tranquilo. A Paulo ya le había dado sueño y su mamá lo había acomodado para que duerma mientras ella aprovechaba para responder unos mensajes. “Vi cuando le empezó a temblar la manito y lo primero que hice fue prende la linterna del celular para ver las pupilas, y vi que le estaba saliendo baba de la boca”, dijo Belén en declaraciones a La Opinión Austral.

“Lo primero que hice fue llamar al 101, porque sé que si llamaba al hospital iban a tardar más y capaz hoy estaríamos hablando de una tragedia”, aseguró Belén. Los segundos parecían horas, el papá saltó de su silla y le dijo a su esposa que se vista rápido para ir al hospital.

La salvación

“Recibimos el llamado y fuimos a la calle French, no teníamos más datos, cuando llegamos vimos a una señora que movía los brazos y nos pedía que le salvemos la vida a su bebé”, dijo Hernán Laureano, el oficial de servicio que estaba a cargo del requerimiento, a LOA. Junto a él estaban el cabo Luis Guerra y la sargento Alejandra Velásquez, todos de la Comisaría Sexta.

Laureano no es de Río Gallegos, desde el 2015, vino a buscar trabajo a Santa Cruz porque tienen unos tíos que residen en nuestra ciudad capital. Él es de Perico, Jujuy y en el 2016, comenzó la carrera como efectivo policial. Tras graduarse, estuvo en el Comando Radioeléctrico y desde hace un año que está en la Seccional Sexta.

El bebé está bien, nosotros estamos para servir a la comunidad

Compartir

El oficial fue el único de los policías que entró al living donde el papá cargaba al nene que se estaba poniendo azul. “Lo que hice fue tomar al nene, lo di vuelta y empecé a darle palmaditas en la espalda, apretándole la pancita, es lo que nos enseñaron en la Escuela de Policía y lo apliqué”, explicó el efectivo a LOA.

Fueron cerca de dos minutos de desconcierto. Laureano hacía la maniobra Heimlich, pero Paulo parecía no reaccionar. Finalmente, “expulsó todo y abrió los ojitos, se escuchaba como respiraba y nosotros también volvimos a respirar”, dijo la mamá del nene.

“Es la primera vez que me toca vivir algo así”, aseguró Laureano, seguramente más acostumbrado a combatir el delito que hacer las veces de médico y héroe.

El traslado

Que el nene ya estuviera respirando bien no quería decir que el requerimiento terminaba allí: debía ser revisado por el personal del Hospital Regional. Como la ambulancia podría tardar en llegar, los policías decidieron llevar a Belén y a Paulo en el patrullero hasta el centro asistencial de 25 de Mayo y Buenos Aires.

“Fueron muy atentos, después que me dejaron, el policía (por Laureano) me llamó para saber cómo estaba Paulo, eso fue cerca de las tres de la madrugada” dijo Belén sobre la preocupación posterior de los efectivos, y agregó: “Se portaron de maravilla, hay que destacar el accionar policial. Hacen muchísimo por la comunidad”.

Feliz por el desenlace, Laureano reveló que los padres le agradecieron y lo felicitaron por la heroica maniobra. “Estaban aliviados” aseguró. Sobre los elogios recibidos, el efectivo dijo: “Está bien, nosotros estamos para servir a la comunidad”, con modestia trató de bajarle el tono a su heroica maniobra que salvó al nene.

El día después

Ya en la jornada de ayer, Paulo nuevamente pisó el hospital junto a su mamá. Esta vez fue para descartar cualquier tipo de secuela y fue revisado por una neumonóloga.

“Me dijeron que posiblemente haya regurgitado la comida porque estuvo saltando, y la comida se le subió, pero fuera de eso me dijeron que está en perfecto estado de salud”, aseguró Belén sobre Paulo.

En paralelo, la noticia no pasó desapercibida en la Comisaría Sexta, el jefe de esa Seccional, comisario Julio Álvarez, felicitó a los efectivos que intervinieron. También desde la Jefatura de Policía destacaron la labor

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias