Dos efectivos internados

El jefe de Policía José Luis Cortés habló sobre los casos en el Cuartel de Bomberos: “Si no tienen dos síntomas, mínimo, no se hisopa”, explicó

El jefe de la Policía se refirió a los casos de COVID-19 detectados en el Cuartel de Bomberos, que derivaron en un reclamo por testeos. Además, aseguró que en la cuarentena bajó el delito, pero subió la violencia doméstica.

Por La Opinión Austral


El jefe de Policía de Santa Cruz, José Luis Cortés, se refirió a los efectivos que se encuentran en sus casas como consecuencia de haberse detectado que son portadores de coronavirus.

Desde que se conoció el brote en la ciudad de Río Gallegos, se supo que unos cuarenta integrantes de la Policía habían contraído el virus, primero por contactos con familiares y luego por compartir el espacio donde se desempeñaban laboralmente.

El jefe de la institución no le escapó a la pregunta y en declaraciones a Radio LU12 AM680, manifestó que “tenemos varios policías infectados o sospechosos de estarlo. El foco lo tuvimos en el Cuartel Central de Bomberos de la calle Lisandro de la Torre, dejamos una guardia mínima y está controlada la situación”.

Dos integrantes de la fuerza de seguridad provincial están internados con COVID

El fin de semana, oficiales y suboficiales que trabajan en Bomberos llegaron al Hospital Regional solicitando que los hisoparan, ya que temían estar contagiados de COVID y el jefe de Policía debió explicar por qué ellos no habían sido hisopados: “Si no tienen dos síntomas mínimo, no se hisopa, eso estuvo desde el principio, es algo que nos dijeron del Ministerio de Salud. Se querían hisopar todos al mismo tiempo, pero no se puede por una cuestión de logística, igualmente ya fueron hisopados”, expresó.

En las últimas horas han surgido dos casos más, los números se dispararon y tenemos agentes en sus casas, solamente tenemos dos efectivos internados

Compartir

Además, la máxima autoridad policial indicó que “en las últimas horas han surgido dos casos más, los números se dispararon y tenemos agentes en sus casas, solamente tenemos dos efectivos internados. El resto, que es asíntomático o que solamente tiene consecuencias leves, está en su domicilio, que es lo mejor, estamos en una leve tranquilidad”.

Pese a que algunos efectivos estén infectados, la Policía continúa con controles en los accesos de la ciudad capital. “Como hicimos desde un primer momento, tenemos controles en Güer Aike y en Chimen Aike. En el caso del segundo, son más intensos porque tenemos gente que es del vecino país de Chile y de Tierra del Fuego”, advirtió.

 

Bajó el delito

“Durante la cuarentena, el índice de delincuencia y los delitos contra la propiedad bajaron mucho, gracias a que la gente se quedó en su casa. Lo vimos en los primeros meses”, dijo el comisario retirado al ser consultado sobre los hechos de inseguridad durante los días de confinamiento más estricto.

“Como todos se quedaron en su casa, bajaron ostensiblemente los casos de inseguridad, igualmente hubo aumento de denuncias de violencia de género e intrafamiliar. Todo el tiempo tenemos números de casos que vamos monitoreando periódicamente”.

</h3>

Uno de los casos judiciales en los que tuvo que intervenir la Policía fue el del empresario Fabián Gutiérrez y, al igual que el juez de esa causa, Carlos Narvarte, José Luis Cortés indicó que: “Los pocos casos, tanto de atentados contra la integridad física como delitos contra la propiedad, los resolvimos muy rápido. No hemos tenido grandes casos, más que el del empresario, y los que tuvimos los resolvimos”, remarcó.

Buscan conseguir más botones antipánico y tobilleras para víctimas y agresores

Los botones antipánico funcionan como una medida de protección para las sobrevivientes de casos de violencia de género, al igual que las tobilleras electrónicas para que los agresores no violen las medidas de restricción. Según indicó Cortés, la problemática de la violencia de género tuvo “un aumento de casos en algunas localidades y en otras se ha mantenido. Siempre es alarmante y en los últimos años ha ido aumentando, hasta sin pandemia. Sobre esto estamos trabajando a los efectos de ver cómo la tecnología nueva nos puede dar una mano. Con esos aparatos (los botones y las tobilleras), que estamos tratando de conseguir, se va a poder cuidar a las víctimas. Además asegurará que los policías no estén tanto tiempo como consignas en los domicilios”, aseguró el comisario general.

Una vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al coronavirus como una pandemia y luego de unos días, cuando el presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio en contra de su propagación, muchas mujeres se vieron obligadas a quedarse confinadas con sus agresores.

A nivel nacional, se supo que las denuncias por violencia de género aumentaron entre un 25 y un 30 por ciento, de acuerdo a diferentes entes que realizaron relevamientos y, obviamente, la provincia de Santa Cruz no estuvo exenta a esta problemática, también llamada “pandemia invisible”.

Tal como lo informó La Opinión Austral, durante los últimos meses hubo muchos casos sobre estas problemáticas. Por ejemplo, está el caso de Miño, un hombre de 27 años de edad que quedó detenido en la Comisaría Primera, procesado por una causa de lesiones graves agravadas por mediar violencia de género cuando le rompió la mandíbula a su pareja.

Hace dos semanas, antes del brote de contagios, una mujer de 30 años estuvo secuestrada por su ex pareja durante cuatro días, hasta que finalmente la Policía la rescató cuando el hombre se distrajo y ella pudo mandar un mensaje pidiendo auxilio. El acusado ahora se encuentra alojado en la Seccional Primera, luego de negarse a comparecer ante la Justicia.

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias