“ESTA VEZ NECESITAMOS AYUDA DE VERDAD”

La Red de Mujeres Solidarias trabaja, pese a no tener espacio físico

Tras el incendio del comedor del San Benito, en Río Gallegos, realizan una campaña para juntar materiales y tener su sede propia. La Sociedad Rural les prestó un lugar para dejar las cosas. Aun así, siguen brindando viandas.

Por La Opinión Austral


Un incendio tuvo a maltraer a la Red de Mujeres Solidarias del barrio San Benito. El espacio era cedido por un vecino y, con el accidente, deberán dejar el lugar de forma definitiva.

La red, que trabaja para brindar ayuda a familias vulnerables, tiene un terreno propio que le dio el IDUV, pero necesita materiales para poder construir.

Días atrás, hacía el pedido para buscar un salón o quincho donde dejar las cosas que tiene en el merendero.

La Sociedad Rural de Río Gallegos le brindó el espacio para guardar todo mientras busca construir su lugar.

Pese al contexto, la organización que lleva adelante Graciela Suárez, referente barrial, continúa trabajando con vecinos y ampliando la red a quienes más ayuda necesitan.

El frío invernal complicó la tarea, pero no fue impedimento para que las mujeres prepararan las viandas que los vecinos van a retirar en inmediaciones de la sede.

 Graciela Suárez, fundadora.
Graciela Suárez, fundadora.

Según explicó Graciela a La Opinión Austral, falta que trasladen dos camiones más a La Rural y una vez que se desocupen, se organizarán para comenzar con las ferias de comida. “La Sociedad Rural nos facilitó el espacio y una vez que nos desocupemos, nos organizaremos para juntar dinero para comprar los materiales que nos faltan. Esta vez necesitamos ayuda de verdad”, señaló.

El pedido

Como ya han explicado en varias oportunidades desde la Red de Mujeres, la falta de materiales es un tema complejo que cuesta resolver. El pedido es para construir la sede en el terreno que les dio el IDUV a mediados del año pasado.

“Así sea un ladrillo, media bolsa de cemento, algún hierro que no sirva y que los vecinos tengan, a nosotras nos sirve todo. Queremos que, apenas pase la escarcha, podamos levantar el comedor y meterle pata, tenemos que tener todo levantado en un mes”, señaló Graciela.

Además de los materiales que necesitan, la referente barrial detalló que -como sucede en cada invierno- piden a la comunidad que colabore con frazadas y todo lo que pueda servir para paliar las bajas temperaturas.

Es que en los barrios alejados el frío “se siente más fuerte” y la red continúa sumando a vecinos de distintas zonas.

“Seguimos pidiendo frazadas, es impresionante la cantidad de gente que nos contacta para pedirnos. Además de camperas de abrigo, caloventores, todo lo que puedan aportar para el frío y ayudar a las familias de la ciudad”, agregó.

Con todo este contexto, la Red de Mujeres Solidarias nunca dejó de funcionar. “Estamos entregando comida en la vereda porque no tenemos espacio físico. Dentro del comedor hace más frío que afuera, así que prendemos un tacho con fuego y entregamos las viandas ahí afuera”, señaló Graciela

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias