LA IGLESIA ECHÓ AL SACERDOTE

Habló el joven que denunció ser abusado por el cura Acevedo: "Le creyeron al señor con túnica"

El papa Francisco expulsó a Daniel Acevedo del estado clerical, la pena máxima dentro de esa iglesia. El joven riogalleguense que aseguró haber sido abusado por el sacerdote rompió el silencio. Se mostró dolido porque nadie lo escuchó.

Por La Opinión Austral


El papa Francisco ordenó la expulsión de Daniel Omar Acevedo, sacerdote que supo ejercer el ministerio en la parroquia San José Obrero de Río Gallegos. En ese entonces ocurrieron las primeras denuncias contra él y luego se radicó en Ushuaia, Tierra del Fuego, donde habría abusado de un menor de edad y fue denunciado en 2016.

Asimismo, se lo acusa de abusar de un menor en la capital santacruceña, quien el jueves realizó un posteo refiriéndose a su abusador. También está imputado por un abuso sexual en Chaco.

 

 Daniel Acevedo, sín hábitos pero libre.
Daniel Acevedo, sín hábitos pero libre.

El obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Jorge García Cuerva, envió una carta al clero comunicando la decisión del papa Francisco. “De parte nuestra, no quedan más que palabras de pedido de perdón una y mil veces y en nombre de la iglesia, asumir nuestro gran dolor, nuestra gran vergüenza”, dijo.

“No sé en este momento cómo ha avanzado la Justicia Penal. Por supuesto que desde la iglesia nos ponemos a disposición por si hay algún elemento más que aportar en cuanto a los hechos”, dijo García Cuerva.

La palabra de la víctima

El joven que denunció haber sido abusado por Acevedo en Río Gallegos cuando era monaguillo, dijo que desde el Obispado se comunicaron con él para darle esta noticia.

Todavía tengo un sabor amargo, todavía tengo pesadillas y todavía tengo culpas, culpas que fueron creciendo a medida que pasó el tiempo, después la culpa se exteriorizó en soriasis nerviosa, se convirtió en ansiedad y ataques de pánico”, escribió Leonardo Ordóñez.

Me duele que no me creyeron o decidieron ser cómplices

Compartir

“Lo que me duele todavía es que gente adulta del momento no actuó como debía, esto se podía haber solucionado hace muchos años, pero no me creyeron o decidieron ser cómplices, prefirieron creerle al señor con túnica”, apuntó en su posteo.

“El primer paso fue sacarlo de la iglesia, ahora el segundo paso es que se pudra en una cárcel”, pidió, señalando que al momento del abuso “tenía 11 años, estaba en la iglesia de mi barrio y vestía de monaguillo”.

“Los que me conocen saben que me cuesta hablar este tema, es más, me llevó más de 15 años volver a hablarlo, pero me di cuenta que hay que visibilizar por todas esas personas que no se animan a contar”, cerró en su escrito

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias