TRABAJADORES EN LA TRINCHERA

Los esenciales que dan pelea cara a cara ante el COVID-19: "La pandemia nos unió"

En pleno brote de casos en Río Gallegos y mientras la población permanece en casa, se encuentran los que dan “lucha” al coronavirus. Se trata del personal que se desempeña en las calles y en el hospital. “Todo el mundo le teme al contagio y nosotros no estamos exentos”, marcaron.

Por Nazarena Malatesta


El brote de casos que “sacudió” a Río Gallegos comenzó el 14 de julio y, desde ese momento, la curva de positivos continúa en ascenso. El Gobierno de Santa Cruz determinó que la ciudad, y otras localidades afectadas, volviera a la fase de aislamiento obligatorio para mitigar el incremento.

Mientras tanto, los denominados esenciales siguen trabajando y la lucha contra el virus y el complejo escenario local no tiene horarios.

Se trata desde el personal sanitario y de seguridad que integran camilleros, enfermeros, personal de limpieza, médicos y todas las áreas del Hospital Regional, efectivos policiales, cadetes y trabajadores de la Cruz Roja y del Ejército.

 

Pese a los estrictos protocolos biosanitarios, “no estamos exentos”, contaron los esenciales.

Los que “ponen el cuerpo” en las calles y en el nosocomio trabajan “cara a cara” con el coronavirus, con una importante demanda horaria y con el estrés que implica desempeñar sus labores en contexto de pandemia.

 Los que “ponen el cuerpo” en las calles y en el nosocomio trabajan “cara a cara” con el coronavirus
Los que “ponen el cuerpo” en las calles y en el nosocomio trabajan “cara a cara” con el coronavirus

Entre ellos, se encuentran los camilleros del Hospital Regional. Son unos 24 trabajadores que hoy desempeñan su labor en turnos de ocho horas y que trasladan a pacientes positivos.

En videos, disponibles en la web de La Opinión Austral, reflejan cómo es el arduo trabajo en las áreas hospitalarias y cómo, pese a las dificultades, ponen lo mejor de sí para brindar lo más humano de un sector “golpeado” por la pandemia y sus consecuencias.

En los pasillos, el personal transita con todos los elementos de protección, pero el temor a los contagios es latente.

 

“Estamos ATR”

El jefe del área del HRRG, José Alberto Berón, contó a La Opinión Austral cómo es el trabajo en el sector. Pese al miedo y a las complejidades de la cotidianeidad, la labor “no afloja”.

“Los chicos están trabajando así: empezamos a las 9 de la mañana con los protocolos y a veces no paramos hasta las 6 de la tarde”, relató para comenzar.

Uno de los camilleros es Alan Márquez, quien posteó una foto mientras llevaba a un paciente con coronavirus. “El servicio de Camilleros HRRG firme contra el mundo”, rezaba la descripción.

 “Sin descanso”. Ezequiel Guevara y Gabriel Pérez, dos camilleros “todo terreno” del hospital regional
“Sin descanso”. Ezequiel Guevara y Gabriel Pérez, dos camilleros “todo terreno” del hospital regional

“Alan tiene 26 años y publicó esa foto que tuvo bastante repercusión, ayer entró a las 12 del mediodía a trabajar y termina su turno a las 12 de la noche”, relató Alberto.

El área de Camilleros del hospital no ha tenido contagios hasta el momento y Alberto destacó: “A ellos les gusta el trabajo, están comprometidos y creo que estamos trabajando bien, somos unos de los pocos servicios que no tiene contagiados positivos y eso que estamos todo el tiempo en contacto con pacientes”.

 

“En los pasillos se anda con cofia, con antiparras y barbijos, porque todo el mundo tiene miedo al contagio. Los únicos que transitan generalmente son los de limpieza, seguridad y camilleros, cuando se hacen protocolos”, indicó el jefe del área.

 Jésica Tacul y Ángel Barrientos, compañeros de tareas en el Hospital Regional.
Jésica Tacul y Ángel Barrientos, compañeros de tareas en el Hospital Regional.

Contó al respecto: “Nosotros estamos bien, tranquilos y cansados, sí, pero no desbordados. Estamos ATR”, bromeó. Alberto fue contundente: “La pandemia nos unió”.

Detalló que el área de trabajo está al lado del servicio COVID y cuando hay que hacer un traslado, el camillero se cambia en el servicio, a unos 15 metros.

“Se va cambiado con la camilla en la cápsula y traslada al paciente, siempre solo”, relató. “Sólo nos acompañan cuando se van a terapia. Hasta ahora, todos los traslados que hemos hecho de COVID a tomografía o algún estudio, siempre los hacemos solos”, agregó.

Desde que comenzó la pandemia fueron mejorando el espacio físico de trabajo, sostuvo. “Lo que exigimos siempre fueron los elementos de trabajo que tenemos, habilitamos la ducha, tenemos un lugar donde cambiarnos y antes no se hacía eso”, describió.

Desde que comenzó la pandemia dejaron de compartir mates. “Lo implementamos desde el principio”, aseveró.

“No estamos exentos”

En paralelo se encuentran quienes recorren las calles de la ciudad y realizan operativos de control bajo el frío riogalleguense. Desde la Escuela de Cadetes, el jefe del departamento, Darío Mathias, contó cómo se trabaja.

“Conforme a nuestros lineamientos por parte de la Jefatura de Policía y Superintendencia de Derechos Humanos, estamos colaborando arduamente en estos operativos que llevamos adelante”, relató.

Entre los pasillos del hospital transitan cientos de trabajadores a diario. Entre cofias, protectores y barbijos, la labor no descansa.

Desde la Escuela de Cadetes se trabaja colaborando de forma permanente en reforzar los controles de seguridad, con cadetes de 2do y 3er año de la institución.

“Ellos colaboran de forma permanente con tareas preventivas y de concientización, para que sea un trabajo dinámico lo hacemos por estaciones o grupos”, agregó.

“Más allá de eso, que es para destacar, nuestros cadetes que colaboran se encuentran cursando y para que no se pierdan esas horas cátedra, mantenemos las materias de forma virtual”, detalló.

Entre quienes transitan las calles y realizan los operativos se encuentran unos 110 cadetes de Río Gallegos y unos 17 que se desempeñan en el interior de la provincia, en diferentes localidades.

“En grupos reducidos, se abocan a controles en la vía pública. Hoy están todos direccionados a la pandemia”, dijo el comisario.

Agregó que “nosotros lo que hacemos es reforzar los controles que realizan nuestros pares policiales que trabajan, en forma continua y permanente, junto con Salud y el Municipio”, describió.

Para Mathias, “es para resaltarlo porque se hace en equipo”.

 Fuertes operativos de control en la Autovía 17 de Octubre de Río Gallegos
Fuertes operativos de control en la Autovía 17 de Octubre de Río Gallegos

“Aportamos nuestro grano de arena y desde nuestro espacio lo que tratamos de hacer siempre es concientizar y educar a la ciudadanía”, recalcó.

En términos generales, indicó que la gran mayoría la comunidad comprendió el mensaje.

“Por ahí existe un poco de reticencia en algunas personas, pero no son la mayoría”, consideró.

“Tratamos de transmitir que si no es necesario que circulen, que se queden en sus domicilios. Concientizamos mucho, pese a que nosotros también entendemos las situaciones de cada uno”, añadió.

“Aparte de ser funcionarios, somos madres o padres de familia, somos hijos y somos hermanos, son esas cuestiones que también entendemos y no estamos exentos, como cualquier otro ciudadano”, profundizó.

Por otro lado, está el personal voluntario que se desempeña en la Cruz Roja. Luis Millalonco, quien integra la filial de Río Gallegos, contó a LOA que actualmente están trabajando en conjunto con personal de Salud en las instalaciones del puesto fijo ubicado en el predio del Colegio Guatemala, que estará esta semana en el barrio San Benito.

“Estamos a cargo de la evaluación de síntomas de las personas que asisten para el criterio de hisopados”, describió.

“Ayudamos y colaboramos para poder agilizar el tema de los testeos en Río Gallegos”, especificó.

Así, la labor de los “esenciales” es minuto a minuto, cuando los ven unos pocos ojos. El trabajo no entiende de horarios ni de virus.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias