EXCLUSIVO LA OPINIÓN AUSTRAL

Los secretos del caso de la beba de un mes que murió en Puerto Santa Cruz

El deceso se produjo el pasado 9 de noviembre, y si bien para la Justicia se trató de un caso de "muerte súbita", los vecinos de la tranquila ciudad portuaria se movilizaron para exigir el esclarecimiento de las circunstancias.

Por La Opinión Austral


Ya se va a saber la verdad, hijos de p...” gritó una vecina de Puerto Santa Cruz en horas de la tarde del sábado, en el marco de una importante movilización que se realizó por la muerte de una beba de un mes que falleció, según ellos, en extrañas circunstancias.

Todo se registró en horas de la madrugada del 9 de noviembre en una casa ubicada en la calle Cacique Sayhueque, en el barrio 32 Viviendas de la ciudad portuaria. Allí, una joven madre soltera de 28 años, que tenía tres hijos y sobre quien no pesan denuncias de hechos de violencia en el pasado, había organizado una fiesta clandestinacon unos amigos.

 

 

Cerca de las cinco de la madrugada, ella entró a la habitación donde descansaba A. C, su beba de un mes y, según expuso luego ante las autoridades policiales, la encontró tirada en el suelo.

No respira, b... no respira”, le dijo la mujer a sus amigos -todos en estado de ebriedad- y, junto a dos de ellos, se subió a un Volkswagen y viajaron hasta el hospital Eduardo Canosa.

Los intentos para hacer que A. reaccione fueron inútiles, y el médico de Guardia certificó el deceso.

Como las circunstancias del fallecimiento eran poco claras, la Comisaría de Puerto Santa Cruz comenzó una investigación judicial, instruida por el juez Renato Norberto Manucci que está subrogando a Noelia Ursino en el Juzgado Penal local.

Aunque hay secreto de sumario, de acuerdo a diferentes fuentes consultadas por La Opinión Austral se pudo reconstruir el caso.

 

La mamá de la beba estaba alcoholizada, pero aseguró que la encontró en el piso al lado de la cama. Ella sólo estuvo demorada seis horas y recuperó la libertad tras fijar domicilio.

 

Aunque el informe preliminar indicó que fue una “muerte súbita”, las pericias siguen

La altura de la cama es de 53 centímetros. Según peritos, esta altura no sería la suficiente como para que la beba fallezca de un potencial traumatismo de cráneo, en caso de que se hubiera caído.

El cuerpo de A. fue trasladado a Río Gallegos para ser sometido a una autopsia, la cual fue realizada por la médica Rosana Contreras que determinó que la beba de un mes falleció de “muerte súbita infantil”, aunque las causales todavía están bajo estudio médico legal.

Es decir, que se tomaron muestras que por estas horas son analizadas por el cuerpo de “Anatomía patológica”.

 

La cama de donde la madre dijo que Ainara cayó tiene una altura

de 53 centímetros

Tiempo atrás, a la beba le habían hecho una ecografía que daba cuenta de un problema cardíaco, uno de los principales responsables de lo que se conoce como Muerte Súbita Inesperada Infantil (MSII), que daría la derecha a la profesional que hizo la autopsia.

De igual manera, parte de la población de Puerto Santa Cruz marchó para exigir justicia y que se conozcan las circunstancias en las que el corazón de A. dejó de latir.

Por ello, en la tarde de ayer cerca de 200 vecinos se reunieron en inmediaciones de San Juan Bosco y Williams y se trasladaron cerca del Juzgado.

 

En radios, varias vecinas no tuvieron problemas en acusar a la madre como responsable de la muerte. Sin embargo, por ahora, no hay elementos para confirmarlo ni descartarlo.

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias