TRIBUNAL ORAL FEDERAL

Condenan a un médico de Bolivia por falsificar su título en Santa Cruz

Miguel Elvis Tarraga recibió dos años de prisión en suspenso por falsificar firmas de la Universidad de Buenos Aires. Buscó inscribirse como especialista médico en terapia intensiva. La presentación la realizó el Consejo de Médicos de la Provincia de Santa Cruz.

Por La Opinión Zona Norte


El Tribunal Oral Federal de Santa Cruz condenó a un hombre oriundo de Bolivia por falsificar un título de especialista médico en Terapia Intensiva y presentarlo ante el Consejo de Médicos de la Provincia de Santa Cruz.

 

 

El hombre, identificado como Miguel Elvis Tarraga, de 32 años de edad y con domicilio actual en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, recibió 2 años de prisión en suspenso por ser autor del delito de falsificación de documento público (artículo 292 del Código Penal).

 

 

La causa inició el 19 de julio de 2017 luego de que el secretario general del Consejo de Médicos de Santa Cruz, Dr. Pablo Aodassio, realizara la pertinente presentación y denuncia ante la Fiscalía.

 

 

En la misma, se presentó que al dorso del título se encontró una estampilla del Ministerio de Educación de la Nación pero que, al consultar en la web www.Sicer.siu.edu.ar, “no se encontraron resultados para su búsqueda”.

 

 

Asimismo, se detalla la “finalización de carrera de medicina el 31 de mayo de 2017, cuando en realidad se recibió el día 10 de julio de 2012 y fue validado su título ante la Universidad Nacional del Nordeste el día 12 de noviembre de 2016”, consta en el fallo al que tuvo acceso La Opinión Austral.

 

 

Además, se detalla que “se expidió el título por la UBA 23 días después de recibirse, cuando normalmente lleva un tiempo de entre 3 y 4 años”, y “que las firmas que obran en el documento, por los menos tres de ellas no corresponden a sus titulares (Prof. Dres. Sergio Luis Provenzano, Carlos Reyes Toso y Alberto Barbieri)”.

 

 

“Los originales de los títulos poseen un sello de agua y en el presentado por Tarraga está impreso en tinta, por lo que se consultó al Decanato de la Facultad de Medicina de la UBA, quien informa la falta de antecedentes del profesional en cuestión ante esa Casa de estudios, y se acompaña el título original de especialista”, se agrega en la resolución.

 

 

En ese sentido, se agrega que “la consulta sobre la currícula de la carrera de Medicina Crítica y Terapia Intensiva demuestran que las condiciones de admisión, el régimen y el plan de estudios tornan, materialmente imposible que el acusado haya podido concluir sus estudios de posgrado entre el 22 de noviembre de 2016, fecha de revalidación de su título de doctor en Medicina ante la Universidad Nacional del Nordeste, y el 31 de mayo 2017, fecha del título presentado, supuestamente expedido por la UBA”.

 

 

A todo ello se le sumó un informe en el que autoridades de la UBA aseguraron que “las firmas en el título que presenta no guardan relación con las firmas reales de las autoridades firmantes”.

 

 

La Justicia Federal llegó a la conclusión de que Tarraga falsificó todas esas firmas. En el fallo, se detalla que “todo ello se halla corroborado por la Pericia Caligráfica practicada por personal especializado de la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses, que tras el análisis grafológico comparativo del diploma y de otros documentos indubitadas (formulario de reconocimiento ante el Consejo de Médicos de la Provincia de Santa Cruz) arribó a la conclusión de que había una correspondencia entre las firmas insertas por el imputado en todas las piezas, lo que permite concluir que el imputado fue quien elaboró el documento apócrifo presentado ante el Consejo de Médicos de la Provincia de Santa Cruz a fin que se le reconociera la especialidad médica”.

 

 

La causa llegó a resolverse mediante juicio abreviado, luego de que la fiscal general subrogante ante el Tribunal, Dra. Patricia Kloster, requiriera que se condenara al imputado a dos años por falsificación de documentos.

 

 

El abogado de Tarraga, Dr. Gabriel Bertorello, adhirió a esa solicitud, compartiendo la calificación legal que la Fiscalía realizó y al monto de la pena, y su pupilo reconoció haber realizado dichas falsificaciones.

El fallo lleva la firma del juez Jorge Eduardo Chávez y la secretaria de Cámara, Dra. Griselda Arizmendi.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias