REGALOS Y UN FESTEJO UN POCO DISTINTO

Menos ropa, más “picadas” y vinos en este Día del Padre

Los comerciantes tuvieron un ligero repunte de ventas luego de la cuarentena, pero las mismas bajaron en relación al año pasado. Algunos vecinos se volcaron a los regalos como picadas y bebidas alcohólicas. Ese último rubro, fue el que más vendió.

Por La Opinión Austral


Hace unas semanas, se especulaba que el Día del Padre se iba a trasladar a otra fecha, para que los comerciantes pudieran tener mayores ingresos. Incluso en algunas partes del país la festividad fue pateada algunas semanas para que las ventas repunten.

Como Santa Cruz ya se encuentra en la etapa de distanciamiento social, el Día del Padre se celebra en esta jornada como es habitual, y el sábado los vecinos recorrieron el centro en busca de regalos para los jefes de familia.

La Opinión Austral hizo un relevamiento en los comercios de la zona céntrica de Río Gallegos, para conocer las realidades de los comerciantes que, luego de la cuarentena estricta, poco a poco comienzan a volver a generar ingresos.

Tradicionalmente, los rubros que más venden en el Día del Padre son indumentaria, perfumería, tecnología y vinotecas. En diálogo con este medio, los comerciantes indicaron cómo fueron las ventas durante la semana que pasó, el retorno luego de la cuarentena y un balance en relación con los ingresos del año pasado con el de éste.

Las prendas de vestir siempre son un regalo perfecto para los hombres, desde remeras hasta corbatas, la ropa siempre es un buen obsequio para un jefe de familia. Los comerciante indicaron que “hubo un repunte de ventas hoy (por el sábado) después de la cuarentena, es el primer día que vendemos más que antes, obviamente”. De igual manera Damián, que tiene su local sobre la Kirchner, dijo: “En relación al año pasado, tenemos un 30 por ciento menos”.

Silvia vende perfumes en una conocida farmacia de la ciudad y, en declaraciones a LOA, dijo: “Nosotros vendimos 50 por ciento menos que el año pasado, la gente se volcó más a comprar cosas comestibles, como las picadas. Igual, no es que la gente no podía salir, sino que no puede gastar”.

El rubro de las vinotecas y fiambrerías fue el único que ganó. “Solamente el viernes, vendimos 300 mil pesos, imaginate”, dijeron desde un local que se dedica a la venta de bebidas alcohólicas. “Lo que más se vende son whiskys y vinos”, agregaron.

En cuanto a la tecnología, los comerciantes de la ciudad indicaron que, al igual que el rubro indumentaria, las ventas bajaron un 30 por ciento, y “el año pasado la gente compraba cosas más caras como tablets, relojes digitales para los papás, pero este año compran cosas más baratas como insumos para la computadora, auriculares, algunos objetos para los autos”.

Marisa es una repostera que, aprovechando la festividad, vendió picadas a vecinos a través de Internet. Sólo en la jornada del sábado, “tengo 70 pedidos y ahora estoy viendo dónde comprar más fiambre y le pedí una mano a mis hijos porque no doy abasto”, dijo a este medio entre risas. Lo que daría cuenta que los que más ganaron hoy fueron aquellos que vieron la oportunidad de dar regalos sencillos para pasar con sus padres.

 

¿CÓMO HACEN PARA CELEBRAR LAS FAMILIAS NUMEROSAS?

Hasta el momento, solamente están permitidas las reuniones familiares de hasta 10 personas, pero para esta fecha tan especial parece que no será impedimento para que, pese a que no se pueda, los vecinos compartan una comida.

Luego de consultar a varios vecinos, La Opinión Austral pudo saber que la mayoría de las familias eligió el mediodía del domingo, para no pasarse con el tema del horario: “A las doce ya tenemos que estar en casa”, dijeron algunos.

Sobre la comida que compartirán para festejar el Día del Padre, la mayoría de los vecinos adelantó que hoy comerán asado, por encima de las pastas, que quedaron en segundo lugar como plato elegido.

Curioso es el caso de la familia de un vecino llamado Martín, según comentó él, su familia es muy numerosa: “En la familia, contando a mis primos y tíos, somos más de quince y nos vamos a comer asado en una casa en el San Benito”.

“En el grupo de WhatsApp de la familia les advertí que nos pueden multar, pero bueno, por mayoría al final se decidió que nos juntemos. Yo no tengo problema, no creo que pase nada, mi mayor problema es que a la tarde tengo que ir a trabajar”, dijo el vecino.

Sobre las posibles consecuencias que puede afrontar la familia, Martín comentó: “Yo lo único que voy a decir es que se lo advertí y que la multa la paguen ellos”, dijo entre risas

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias