EXCLUSIVO

Estremecedor testimonio de la madre de las víctimas del municipal abusador: “Es un monstruo, no tiene perdón de Dios”

Miriam se animó a hablar con La Opinión Austral. Contó que sufrió maltrato psicológico y físico de su ex pareja. “El tiempo de la Justicia no es el mismo que el de las víctimas”, apuntó. Este jueves se conocerá la condena a C.A por el abuso a sus hijas.

Por La Opinión Austral


Tras más de nueve años de espera, finalmente este jueves la Justicia se expidirá con respecto al futuro de C.A, el empleado municipal imputado por abusar sexualmente de las hijas de su ex pareja cuando ambas eran menores (entre 13 y 10 años).

Los hechos tuvieron lugar por el año 2011. Hoy las víctimas ya son mayores, tienen 23 y 20 años.

Tras varias audiencias, el Tribunal Oral dará lectura este jueves al fallo. La Fiscalía, representada por el Dr. Iván Saldivia, pidió 15 años para el ex trabajador del área de Bromatología, por “abuso sexual gravemente ultrajante -tres hechos-”.

Este mismo hombre, fue denunciado a finales del año pasado por su hija biológica (14), también por abuso sexual. Quedó detenido a principios de marzo de 2020, luego de que se presentara a la Cámara Oral a notificarse por la causa que está llegando a su fin y lo pondría más de una década tras las rejas.

“Pedimos justicia”

Miriam, la madre de las tres víctimas de este hombre, se animó a hablar con La Opinión Austral sobre el calvario que vivió más de 12 años junto a él, y de las secuelas que les dejó a ella y a sus hijas.

Su testimonio es estremecedor. No tiene miedo en decir que fue una mujer violentada física y psicológicamente por su ex pareja. Con valentía, lleva esta lucha hace casi diez años para que se haga justicia. Le costó mucho, a ella y a sus hijas -hoy con secuelas-, es por ello que quiere una condena ejemplar.

“Mi hija más grande tiene miedo que quede libre y se quiera vengar”

“Para mis hijas fue muy traumático, hubo que hablar con ellas y convencerlas porque no querían declarar”, dijo al recordar que todo empezó en 2011. “Durante muchísimo tiempo vivimos pidiendo justicia y nos estamos dando cuenta que los tiempos de la Justicia no son los mismos que el de las víctimas”, resumió.

En ese mismo sentido, se lamentó al recordar que en 2015 -luego de que las citaran a declarar nuevamente, con su hija mayor embarazada y la otra, ya adolescente- pensaron que la Justicia no iba a llegar nunca y que tendrían que vivir “con el pánico de poder llegar a cruzarnos a esta persona por la calle”.

“Mi hija más grande tiene miedo que quede libre y se quiera vengar con ella o sus hijos”, ejemplificó.

“Manipulador”

Así lo resumió Miriam a C.A., con quien compartió seis años de trabajo en el área de Bromatología del Municipio. “Pasaba al lado mío y le decía a mis compañeros que yo estaba loca, que si era cierto lo que decía estaría preso”, recordó. “Quién iba a creer lo que decíamos si pasaron 9 años y la Justicia no hizo nada, aún con Cámara Gesell positiva, no nos creía nadie”, apuntó.

“Estas personas en la sociedad son las mejores de la tierra, pero tienen un perfil de tanta manipulación, que los ves y decís es tan bueno, atento e inteligente, pero adentro de la casa es un monstruo”, aseveró.

Lamentándose y rememorando lo padecido con tristeza, dijo a LOA: “No sabés las cosas que hemos vivido y mis hijas han pasado. Todo el mundo pregunta, ¿cómo viviste 12 años con él?, porque estuve casada con él y convivimos, cómo pudiste no verlo...?”.

“Pero (toma aire y sigue) en esos años me golpeó, abusó, denigró y me llevó a lo más bajo que puede llevar a una mujer, y yo creía que sin esa persona al lado mío no era nada. Y jugó con lo que más le duele a una madre, sus hijos”.

Me amenazaba que si lo dejaba quedaba tirada en la calle, sin trabajo y abajo de un puente, y que iba a sacarme a mis hijas. Ese era el grado de manipulación que manejaba”, describió.

El abuso a su hija

En cuanto a la causa que hoy lo tiene detenido, Miriam dijo que para su hija adolescente su padre “era lo más bueno y lo más grande que había”, y que para él, “ella, supuestamente, era la luz de sus ojos, y entonces la mala madre era yo”.

Contó que cuando se pelearon con su hija, ella le dijo: “Querés irte con tu papá, bueno, te vas. Armás el bolso y te llevo al Juzgado, para que determinen con el proceso judicial de tu papá (el abuso a sus hermanas), si es viable que te vayas a vivir con él”.

Lo ocurrido ya es conocido por todos. La adolescente fue violentada por el hombre y abusada. Ella, se quebró en Navidad del año pasado, relatando cómo fue todo ante su madre, entre lágrimas y la comida de Nochebuena.

“Este hombre sale y tengo que desaparecer de la ciudad, me puede matar”

“Ella hoy está pasando por un proceso psicológico bastante feo, dentro de todo lo que le pasó tiene reacciones para contenerla, a veces se muestra agresiva, llora, se quiso suicidar. Pasamos muchas cosas feas”, fue el dramático comentario luego.

Me costó muchísimo entender el daño psicológico que causa en una criatura un abuso”, se sinceró Miriam, que hoy integra la Fundación Pañuelos Amarillos, que funciona a nivel nacional para ayudar a las madres de víctimas de este tipo de delitos.

“En muchas oportunidades, cuando no supe contener a mi hija, ellas me dijeron cómo reaccionar, porque son personas que ya lo pasaron”, dijo al señalar que los ataques sexuales dejan “secuelas que no se borran nunca más en la vida”.

“Condena ejemplar”

En el último tramo de su extensa charla con LOA, la mujer pidió a los jueces Joaquín Cabral, Jorge Yance y Diego Lerena, ver “el daño y perjuicio psicológico que causó, una condena ejemplar sería la máxima, que son 20 años”, tiró.

El fiscal Saldivia pidió 15 años de prisión para el imputado. Este jeuves se conocerá la sentencia

“No sirve que le den 10 años y en 5 o 6 salga, queremos una condena que lo deje preso y esto es lo que dije también en el Juzgado: este hombre sale y tengo que desaparecer, me puede matar o venir a buscar a mis hijas”, dijo con miedo.

Lamentó que “la Justicia demorara muchísimo”, pero dijo que hoy entiende que “hay muchos casos que desbordan a la Fiscalía”, aunque esto no quita el hecho de tenerlo a C.A nueve años libre. “No puede ser que, ya procesado y con pruebas en su contra, esté en la calle, con el riesgo de que agarre a otra criatura”, dijo, para concluir que su ex pareja “no tiene perdón de Dios”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias