TRAS LA ROTURA DE UN CAÑO

Nicolás Michudis: “Trabajamos para tener un nuevo acueducto en Río Gallegos”

El presidente de Servicios Públicos habló con LU12 sobre los arreglos en Palermo Aike. Sostuvo que son tuberías viejas, pero que en los últimos 20 años sólo se rompieron tres veces. El objetivo es cambiarlas por un material más moderno. “Analizamos alternativas”, dijo.

Por La Opinión Austral


Tras un intensa labor de más de 48 horas en Palermo Aike, personal de Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE) logró realizar los arreglos pertinentes en las roturas que se registraron en los últimos días y así pudo normalizarse el servicio de agua potable en Río Gallegos.

La primera de las averías se registró el día domingo y desde entonces la capital provincial se encontraba sin suministro o con muy poco caudal de agua.

Cuadrillas de la empresa estatal trabajaron incansablemente para resolver el problema, que tuvo después una segunda rotura, que complicó aún más la labor y, ciertamente, demoró que la situación se regularizara.

Tras los pertinentes arreglos, ayer por la tarde noche comenzó a regularizarse el suministro de agua en los hogares de la capital provincial.

Al respecto, el presidente de SPSE, Nicolás Michudis, fue entrevistado por Radio LU12 AM680. El funcionario destacó el intenso trabajo desplegado por el personal de saneamiento de la empresa “durante día y noche”, celebrando que desde temprano en la mañana “estamos bombeando con normalidad a la planta potabilizadora. Tarda el agua para llegar a Río Gallegos, calculamos normalización para la noche”.

Consultado respecto al deterioro por el paso del tiempo en el tramo del ducto donde hubo roturas, dijo que “es considerable, tiene unos 50 años”, pero que “no suele romperse mucho, en los últimos 20 años se rompió tres veces”.

 El presidente de Servicios Públicos, Nicolás Michudis
El presidente de Servicios Públicos, Nicolás Michudis

Es un caño de 500, de hierro fundido, un material que casi no se utiliza”, precisó, dejando entrever que las bajas temperaturas, “el congelamiento y después el deshielo”, quizás tuvieron que ver con los problemas, dado que “tuvimos dos roturas casi continuas, algo que no se da muy a menudo”.

“Es un tramo que se había roto en el 2014 la última vez. Desgraciadamente no podemos saber nunca cuándo será la rotura, pero sí estar preparados. Es una zona difícil donde trabajar, a la altura de un barranco, complejo para entrar con máquinas”, agregó Michudis.

Asimismo, remarcó que se están “analizando varias alternativas” en cuanto a realizar un nuevo trabajo con otro material. En ese sentido, dijo que una de ellas es cambiar a tuberías de polietileno de alta densidad (PEAD), “un material más moderno”.

Las tareas de arreglo duraron más de 48 horas. Las cuadrillas trabajaron sin parar.

Profundizando en ese sentido, añadió: “Estamos trabajando en el financiamiento externo a través para un nuevo acueducto sobre el Río Gallegos, junto con el Ministerio de Economía, haciendo el proyecto de ingeniería, llenado de los papeles -por así decirlo- que hacen a la obtención del crédito para realizar esa obra, esperemos que no se nos vaya mucho en el tiempo”.

Por otro lado, sobre con cuántas bombas trabaja actualmente la capital provincial, recordó que son cuatro y que “en algunas zonas hay pozos de captación que impulsan y mejoran la presión en algunos barrios”.

En referencia al consumo de agua en la ciudad, señaló que en verano “estamos justos entre oferta y demanda, y en invierno estamos bien”. No obstante, dijo que en esta temporada, “con el congelamiento de cañerías y la crudeza de la temperatura, hubo varias complicaciones y tuvimos que asistir a los vecinos con camiones”.

Por último, consultado sobre la posibilidad de instalar medidores, dijo que “no es fácil, lo tenemos en agenda y lo debemos ir pensando de acá al futuro”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias