RÍO GALLEGOS

Obispo García Cuerva sobre el brote de coronavirus: “Hay una irresponsabilidad muy grande”

El monseñor dijo que “ni el mejor de los gobiernos” puede combatir las malas conductas individuales. Apuntó que somos “hijos del rigor” y que la sociedad necesita “aprender a cuidarse”. “La pandemia sacó lo peor y lo mejor de nosotros”, sostuvo.

Por La Opinión Austral


Con motivo de la celebración de la Eucaristía en honor a la Virgen y el Señor del Milagro, la Diócesis de Río Gallegos brindó una misa virtual este martes.

Debido a la pandemia, muchas personas buscan refugio y amparo en la fe para sobrellevar el difícil momento. El brote de coronavirus en Río Gallegos se cobró la vida de siete vecinos en 24 horas y ayer la cifra de muertos por COVID-19 llegó a 38 en toda la provincia, siendo 36 las víctimas fatales de la capital provincial.

Mientras los contagios aumentan, hay una parte de la sociedad que no posee empatía y no toma consciencia.

En referencia a la coyuntura actual y a la irresponsabilidad de las personas, el obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego, monseñor Jorge García Cuerva, dialogó con Radio LU12 AM680 y expresó su opinión sobre la delicada situación que atraviesa la comunidad.

“Desconocimiento no hay, escuchamos de la pandemia todos los días. Creo que hay una irresponsabilidad muy grande y una negación del problema”, expresó el obispo.

En ese sentido, aseguró que se erró en el diagnóstico de lo que podía llegar a pasar. “Durante mucho tiempo se pensó que el virus no iba a llegar, que era un problema de otras ciudades”, consideró el monseñor.

Por otro lado, García Cuerva afirmó que gran parte del problema se debe a las conductas individuales de las personas. Hay una irresponsabilidad propia, que ni el mejor gobierno puede cambiar”, sostuvo.

Agregó, además, que todavía ve a muchas personas saliendo de manera irregular, tomando mates en las plazas o jugando al fútbol en grandes grupos. A propósito de esto, dijo que “tenemos que aprender a cuidarnos y a saber que nuestras conductas tienen una consecuencia social”.

Puntualizó que es necesario ponerse en el lugar del otro para entenderlo.

El obispo realizó un análisis de las diferentes expresiones sociales que han surgido durante la pandemia.

Aseguró que por un lado se ve una profunda solidaridad y empatía por parte de algunas personas, pero por otro, ha remarcado el individualismo, el egoísmo y la falta de interés por lo que le pase al otro.

“La pandemia, crudamente, ha sacado lo peor y lo mejor de nosotros”, subrayó García Cuerva.

Respecto a la posibilidad de que Río Gallegos vuelva a la Fase 1 del aislamiento social, el monseñor señaló que siempre acompañará las decisiones que toman desde el Ministerio de Salud, las cuales son evaluadas por profesionales.

“Somos medio hijos del rigor, necesitamos que nos estén controlando para que entonces nos cuidemos”, sentenció. En ese punto, dijo que somos una especie de “sociedad adolescente”, marcando su preocupación por la situación que atraviesa Santa Cruz, pero puntualmente la capital, con un hospital colapsado y cientos de vecinos y vecinas que no toman dimensión de la preocupante realidad que ya ha dejado a más de 30 familias santacruceñas sin un ser querido producto del coronavirus

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias