SE APROBÓ EN DIPUTADOS

Oficial: el turismo en Santa Cruz está en emergencia

La iniciativa, que estará vigente hasta fin de año, apunta a prevenir despidos y cierre de empresas del sector más golpeado por la pandemia.

Por La Opinión Austral


La Legislatura Provincial aprobó este jueves, por unanimidad, la Emergencia Económica Turística en todo el ámbito de la provincia de Santa Cruz, hasta el 31 de diciembre de 2020.

La iniciativa fue presentada por el diputado por Pueblo de El Calafate, Juan Manuel Miñones. Previamente, hubo diversas reuniones con representantes de las áreas de Turismo de los distintos municipios - en el marco del Consejo Provincial del sector - como así también con autoridades del Ministerio de la Producción, Comercio e Industria.

En las mismas, se acordaron modificaciones a la iniciativa presentada originalmente, coincidiendo en que “una Emergencia de estas características reforzará las medidas que desde ese Consejo Provincial se impulsen, y que beneficiarán a este sector”.

De este modo, se resolvió sumar al Consejo Provincial de Turismo a cuatro representantes por la Legislatura Provincial, tres de los cuales pertenecerán a la bancada mayoritaria y uno por la minoría, como así también a un representante del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, y hasta tanto esta Emergencia Turística esté en vigencia.

Deberá minimizar los efectos económicos, sociales y laborales de la pandemia

Compartir

Además, la norma sancionada estableció que las medidas que adopte el Consejo del Turismo “deberán tener por objeto minimizar los efectos económicos, sociales y laborales que la pandemia de coronavirus causa” en el sector.

En la oportunidad, el diputado Miñones detalló el tratamiento que tuvo este proyecto en las comisiones de trabajo, el análisis a las sugerencias planteadas por el Poder Ejecutivo, como así también aclaró que no sólo se busca establecer esta Emergencia para beneficiar al sector turístico de El Calafate, sino de toda Santa Cruz.

La última modificación al proyecto original, y a su vez al Despacho de Comisión, se realizó ampliando la representación de la Legislatura en el Consejo Provincial, de manera que se respete la paridad de género y a las dos bancadas parlamentarias.

La crisis

Uno de los sectores más preocupados por las consecuencias de la caída de la actividad producto del COVID-19 fue UTHGRA, que nuclea a los tres mil trabajadores y trabajadoras de la gastronomía y hotelería.

En varias localidades, pero sobre todo en la villa turística por excelencia, Calafate, cerraron comercios, y hubo problemas con los pagos, además de despidos de quienes estaban en la informalidad.

Ahí, tal como ya dio a conocer este diario en marzo, el cierre de los Parques Nacionales primero, y luego la totalidad de las fronteras para evitar cualquier posible circulación del COVID-19, también cortó de cuajo la circulación de dinero en el mercado interno, como una consecuencia drástica de la caída del turismo.

En esa ciudad habitan 28.000 personas aproximadamente, un crecimiento del 50 por ciento en relación al Censo Poblacional de 2010. El 90 por ciento de los residentes viven de manera directa e indirecta, del turismo. La localidad recibe 550.000 turistas por año. El gasto promedio por turista ronda los 250 dólares según indican empresarios del sector. Por ende, las pérdidas económicas serán de 400 millones de pesos (6,25 millones de dólares) por una menor cantidad de dinero en circulación que ya no se recuperará

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias