EL ARDUO TRABAJO DE NEONATOLOGÍA

“Pequeño gran héroe”: La emotiva historia del renacer de Ayelén y Fausto su bebé prematuro

Personal de pediatría del Hospital de Río Gallegos, comparten con alegría el progreso de Fausto, el bebé de Ayelén, que nació con 660 gramos. Una historia de luchas y mucho amor.

Por La Opinión Austral


El trabajo esencial de las mujeres del área de Pediatría fue clave en la vida de Ayelén, de 20 años, y de Fausto.

La Opinión Austral daba a conocer su caso en agosto, cuando su historia emocionó a todos. Es que Fausto nació con 24 semanas de gestación y pesó apenas 660 gramos.

Luego de más de 100 días internado, finalmente logró el alta, cuando los trabajadores del área de Neonatología del hospital desplegaron un enorme trabajo.  Hoy, pasarán su primer Día de la Madre juntos.

Marina Ruiz Díaz, jefa de Pediatría, sintetizó que su caso “es la parte linda y esperanzadora de la medicina”.

“Fausto nació el 24 de abril con 660 gramos. Su mamá Ayelén no estaba internada, sintió dolor, vino y al llegar su bebé ya estaba saliendo, así que nació sin preparación y de urgencia”, describió la jefa del área en ese momento.

Ya en la sala de parto, intubaron a Fausto para llevarlo a Neonatología, “donde quedó con respirador artificial durante 41 días y luego con cánula nasal otros 40 días más. En ese transcurso pasó por varias afecciones que requieren internaciones largas”, detalló.

Imaginate, un bebé de 660 gramos, intubado, canalizando en el cordón umbilical por donde recibe la nutrición parental, sonda orogástrica que va al estómago para alimentarlo con leche humana, monitores para ver cómo satura y sus signos vitales. Son sentimientos encontrados cada vez que un bebé se va”, explicó.

Para la jefa del servicio, “se puede ver en cómo lo sienten las enfermeras y cómo le dedican palabras, nos apegamos y encariñamos”, concluyó

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias