ESPECIAL 6 MESES DE CUARENTENA

Presupuesto 2021: de la pandemia a la recuperación económica

La ley de leyes se sostiene en 5 pilares: inclusión, dinamismo, estabilidad, federalismo y soberanía. La inversión pública será de 835.000 millones de pesos, clave para las provincias.

Por Sebastián Premici


La discusión por el Presupuesto 2021 viene recargada; fiel al estilo que marcó el kirchnerismo en el período 2011-2015, las jornadas legislativas por venir estarán signadas por los temas económicos de alto voltaje político. A la ley de leyes se le sumarán el Aporte Extraordinario de las grandes fortunas del país, la protección a los activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad y desde el Senado se profundizará, a partir de mañana, en el debate por la Coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires.

El Gobierno Nacional envió un proyecto de ley para restablecer en el 1,4 por ciento el coeficiente que le corresponde a la CABA frente al actual 3,5 por ciento impuesto por Macri por decreto. Según estimó el Ministerio del Interior, el expresidente Mauricio Macri le regaló a Horacio Rodríguez Larreta cerca de 86.000 millones de pesos.

Alberto Fernández había anunciado que le sacaría puntos de coparticipación a la capital porteña para financiar las subas salariales de la Policía Bonaerense. Con el ingreso de un proyecto de Ley al Senado, probablemente el conjunto de las provincias alce su voz para que el excedente de coparticipación que recibía la ciudad más próspera del país se distribuya entre todas las jurisdicciones.

La discusión transversal a todos estos temas pasará por el Presupuesto 2021, presentado por el Ministerio de Economía como el proyecto de la recuperación económica en un año caracterizado por la crisis de la pandemia, sumado a la nefasta herencia de la Alianza Cambiemos.

Los cuatro pilares

El texto enviado por el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) establece 5 lineamientos básicos para la recuperación económica: inclusión, dinamismo, estabilidad, federalismo y soberanía.De manera transversal, estas condiciones se asientan en la convicción de que el Estado cumple un papel fundamental, esencial e indelegable a la hora de impulsar un proceso de desarrollo”, puede leerse en el mensaje enviado por el PEN.

El primer pilar consiste en buscar un modelo de desarrollo con inclusión, lo que implicará mejorar las condiciones de empleo y avanzar sobre la informalidad laboral que en la actualidad llega al 35,8 por ciento de las personas empleadas. Otras de las características de la inclusión será la perspectiva de género. Todo el texto del Presupuesto 2021 está atravesado por esta visión política.

El segundo objetivo estructural para el modelo de desarrollo sustentable al que se apunta es la promoción de una economía dinámica. Este concepto hace referencia a la capacidad de generar más valor agregado en la producción local de forma sostenida, en aprovechar al máximo las capacidades productivas presentes y futuras, en diversificar la estructura productiva y en posicionar estratégicamente a la producción nacional en el flujo comercial internacional.

En este sentido, el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, está analizando la rebaja de los derechos de exportación a los bienes industriales, con el objetivo de frenar la “primarización de la economía y ampliar la canasta de bienes exportables”. También se estudia una modificación en los reintegros a las ventas al exterior.

Las materias primas industriales actualmente tributan un promedio del 5 por ciento de retenciones, mientras que los insumos básicos industriales (que incluyen oro y biodiesel) lo hacen en un promedio del 9 por ciento.

Los insumos elaborados tributan un promedio del 4 por ciento y los bienes finales, un 5 por ciento. Estos son los dos rubros que están bajo estudio para su reducción y desalentar la primarización de la economía. El costo fiscal de máxima sería de 484 millones de dólares.

La tercera condición del modelo es la estabilidad. “La consistencia macroeconómica es fundamental para tranquilizar la economía y, así, sentar bases sólidas para el crecimiento sostenido y el desarrollo económico y social. El frente externo y el frente fiscal son centrales a la hora de dar sustento a un ambiente estable para que las familias, las empresas y el propio Estado puedan tomar decisiones con un horizonte de proyección”, puede leerse en la iniciativa enviada por el PEN.

Por eso tiene sentido que el proyecto haya sido enviado luego del cierre de la negociación con los bonistas internacionales y que el mismo día de su ingreso a la Cámara de Diputados, el Banco Central haya anunciado la profundización de las medidas para regular la cuenta capital.

 Datos elaborados por el ministerio de Economía y la Jefatura de Gabinete de la Nación
Datos elaborados por el ministerio de Economía y la Jefatura de Gabinete de la Nación

 

El federalismo

Una Argentina federal es el cuarto objetivo del Gobierno Nacional. “El desarrollo sostenible inclusivo requiere de una participación federal que reconozca la diversidad de territorios a lo largo del país y entienda el entramado productivo y social con una mirada descentralizada. La coordinación entre los tres niveles del Estado argentino para el trabajo mancomunado en la elaboración de un plan federal de desarrollo será fundamental para dinamizar las actividades productivas y generar mejores oportunidades en todo el territorio nacional”, especifica el proyecto.

Es decir, no habrá provincias inviables. Durante el macrismo, si bien no se atrevieron a calificarlo así, toda la región patagónica pareció ser “patio trasero” de la Argentina.El llamado “Plan Patagonia” no fue más que un listado de proyectos que murieron en la planilla de Excelcon la que soñaba Juan José Aranguren, el ex ministro de Energía, representante de los intereses de la transnacional Shell.

El Programa de Asistencia Financiera para las Provincias incluyó la distribución de ATN (60.000 millones de pesos) y los créditos blandos del Fondo Fiduciario de Desarrollo Regional (otros 60.000 millones). Del paquete de ATN ya se transfirieron 40.000 millones bajo el criterio del coeficiente de coparticipación de cada jurisdicción y las urgencias sanitarias. Hasta la Ciudad de Buenos Aires recibió estas transferencias, algo poco común. El resto de los 20.000 millones se distribuirá según las urgencias económicas de cada distrito. Para 2021, se prevé una erogación de ATN por 24.270 millones de pesos.

Por otro lado, Nación prevé una transferencia a provincias y municipios en gastos de capital (inversión) cercana a los 3.008 millones de pesos.

 

Inversión pública

La inversión pública será clave para la recuperación federal del país. Entre 2015 y 2019, cayó un 61 por ciento. La administración Macri no sólo aplicó ese ajuste sino que empujó a las provincias a endeudarse en dólares y promovió los contratos de Participación Público Privada, que lejos estuvieron de mejorar el desarrollo económico del país.

En 2015, la inversión pública representaba el 2,7 por ciento del PBI. Tras el primer año de gestión de la Alianza Cambiemos cayó al 2,2 por ciento para cerrar su ciclo en el 1,1 por ciento (2019). Reconstruir ese camino de caídas constantes en un contexto pandémico- no será sencillo. En el Presupuesto 2021 se estableció un horizonte: llevar la inversión pública al 2,2 por ciento del PBI, todavía por debajo de los registros en 2015 pero el doble de lo que dejó Macri en su último año de gestión.

Esto implicará una erogación estimada en 835.000 millones de pesos en infraestructura económica y social.

“Con la asunción de esta Administración, se le asignó una nueva centralidad a la inversión pública como condición necesaria para la sustentabilidad del proceso de crecimiento económico, social y territorial. Esta se verifica tanto en la jerarquización otorgada a las áreas u organismos cuya misión primaria es la planificación, formulación y ejecución de infraestructura como en el compromiso presupuestario, es decir, el mayor caudal de fondos para tal fin”, puede leerse en el proyecto enviado por el PEN.

Los gastos de capital de la Administración Nacional se incrementarán en 2021 un 89,8 por ciento, pero si se netean los refuerzos asignados para mitigar los efectos de la pandemia COVID 19, esa variación asciende al 101,1 por ciento en comparación con el ejercicio 2020. El componente más importante y con mayor crecimiento de los gastos de capital son las transferencias de capital, cuyas asignaciones previstas para 2021 más que duplican las del ejercicio vigente. Las transferencias de capital a entidades del Sector Público Nacional representarán el 53,4 por ciento y las destinadas a las provincias y municipios, el 41,6 por ciento.

El monto previsto de crecimiento de la inversión real directa (86,3% y 93,9% si se netean refuerzos para mitigar efectos del COVID 19 en 2020) se encuentra influido principalmente por las obras viales de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV); los proyectos para el mejoramiento del transporte y la renovación, puesta en valor y mejoras de ramales ferroviarios (Belgrano Cargas, Roca, San Martín y Sarmiento); los proyectos del Ministerio de Obras Públicas, fundamentalmente para el sector salud y el cuidado integral de la primera infancia; los proyectos del Ministerio de Educación, en particular para la implementación del Plan Federal Juana Manso y el fortalecimiento edilicio de jardines infantiles; las inversiones dela Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), fundamentalmente para la construcción de reactores (RA10 y CAREM); y las obras de saneamiento de ENOHSA.

 

Las principales partidas para Santa Cruz

La Opinión Austral realiza un desglose de las principales partidas que tendrán incidencia de manera directa e indirecta sobre el territorio provincial.

Ministerio de Obras Públicas

La Cartera destinará en la provincia una inversión de 1.997 millones de pesos. Uno de los proyectos destacados son el mejoramiento de la infraestructura municipal, a través de un programa del BID con recursos asignados por 67,3 millones de pesos. Por el Plan Argentina Hace se destinarán 272 millones de pesos. En tanto que desde la Dirección de Vialidad, los recursos que llegarán a la provincia ascienden a 702 millones de pesos, y otros 879 millones de pesos para la infraestructura de agua y saneamiento, también incluidos dentro del Programa Argentina Hace.

Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat

Esta dependencia destinará en la provincia 539 millones de pesos. De este total, el programa “Producción integral y acceso al hábitat” recibirá un presupuesto de 479 millones de pesos; mientras que por el Procrear se volcarán 55 millones de pesos. También habrá 216 millones de pesos para la “Ejecución del Fideicomiso de Vivienda Social”.

Ministerio de Trabajo

Esta es una de las jurisdicciones que más recursos destinará a la provincia, con un presupuesto de 22.941 millones de pesos. No son recursos que ingresen directamente a las arcas locales sino que es dinero que el Estado Nacional invertirá a través de los REPRO (para sostener empleos), prestaciones previsionales, asignaciones familiares.

Ministerio de Salud

La inversión en Salud será de 500 millones de pesos, de los cuales 225 millones serán para el fortalecimiento de la capacidad del sistema público, que incluye partidas específicas para brindar respuestas inmediatas vinculadas a la pandemia del Covid (141 millones); por otro lado, habrá 152 millones para la prevención de enfermedades crónicas, entre otros programas.

Ministerio de Desarrollo Social

La inversión prevista de esta Cartera asciende a los 1.030 millones de pesos. De este total, las políticas alimentarias representarán 691 millones de pesos. Por otro lado, las acciones del programa nacional de inclusión socio productiva y desarrollo local insumirá una inversión de 300 millones de pesos

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias