Crimen del ex secretario

Facundo Zaeta está más comprometido en la causa: la principal hipótesis es que sedujo a Fabián Gutiérrez para robarle

El joven Facundo Zaeta es el más comprometido en la causa y ayer su novia fue citada a declarar. Su amigo, Pedro Monzón, se quebró y lo incriminó ante el juez. Tanto ellos, como Facundo Gómez y Joaquín Zaeta, siguen detenidos. Hoy la familia tendrá acceso al expediente.

Por La Opinión Austral


El expediente de la causa iniciada por el homicidio de Fabián Gutiérrez continúa sumando elementos de prueba que complican cada vez más a los cuatro jóvenes todavía detenidos por su asesinato.

El juez de El Calafate, Carlos Narvarte, sospecha firmemente que el móvil del crimen habría sido netamente económico, descartando así lo pasional u otras hipótesis -políticas- que se intentaron instalar sin fundamentos y sin éxito.

Facundo Zaeta es el más complicado. Se cree que fue él quien asesinó al ex secretario presidencial. Pero no actuó solo, lo ayudaron sus dos amigos: Facundo Gómez y Pedro Monzón.

Fiona, la novia de Facundo Zaeta, declaró ayer ante el juez Carlos Narvarte

Al primero de ellos, ayer la División de Investigaciones (DDI) -por orden de la Justicia- le secuestró su automóvil Volkswagen Gol Trend color blanco. Estaba afuera de su casa y se sospecha que en este se movilizaron los acusados del crimen, al menos antes del crimen.

El segundo de estos es el “arrepentido”. El joven que se quebró el fin de semana y confesó cómo mataron a Gutiérrez y dónde lo enterraron. En la ampliación de su indagatoria, indicó precisamente dónde descartaron los elementos con los que limpiaron la escena del crimen, una campera y palos con sangre, que fueron encontrados.

Todos, excepto él, se negaron a declarar ante el juez. Cuando habló por primera vez, apuntó que Facundo Zaeta fue quien mató a Gutiérrez, comprometiéndolo tanto a él como a su hermano, Joaquín Zaeta. Ambos son defendidos por el Dr. Carlos Muriete.

En las últimas horas del lunes, el juez Narvarte ordenó allanar los domicilios de las parejas del propio Zaeta y de Gómez. A ambas se les incautaron los celulares y la primera de ellas (Fiona) fue citada a declarar ayer temprano. En ningún momento estuvo detenida.

En su declaración ante el juez, dijo que ella había perdido contacto con su novio en la madrugada del jueves y que no estuvo con él.

También ayer, el Dr. Sandro Levin se presentó en el juzgado para presentarse como el abogado querellante. Esto luego de que el Dr. Gabriel Giordano -ex fiscal de Cámara- viera imposibilitado poder representar a la familia Gutiérrez por la reforma judicial. Aún así, el patrocinio lo hacen conjuntamente.

 Sandro Levin, abogado de la familia Gutiérrez.
Sandro Levin, abogado de la familia Gutiérrez.

El propio Levin dijo a LOA que hasta el momento no tienen acceso al expediente y recién hoy podrán interiorizarse de los pormenores de la causa.

¿Lo engañó?

Facundo Zaeta, quien en la comisaría declaró “estar conociéndose” con Fabián Gutiérrez, señalándolo como “un amigo con derecho a roce”, tiene novia hace varios años, confió una fuente cercana a la familia (NdR: se trató de una declaración testimonial, a las pocas horas de la desaparición de Gutiérrez y mucho antes de ser detenido).

La familia del ex secretario presidencial se enterará hoy de los pormenores de la causa

Se presume que el plan para robarle a Gutiérrez se inició hace un tiempo (no mucho, no fue planificado y quedó a la vista) y que fue Facundo el principal encargado de gestarlo. Primero, ganándose su confianza y seduciéndolo. Luego haciendo parte del robo a sus amigos íntimos.

Querían plata y presumían que Gutiérrez la tenía, pero la extorsión se les fue de las manos. Lo golpearon salvajemente -hasta con palos-, lo cortaron en el cuello con un cuchillo tipo Tramontina y lo ahorcaron hasta matarlo con, presuntamente, un cable.

Trascendió ayer que el empresario había vendido recientemente dos vehículos de su propiedad y tenía dinero en efectivo, aunque esto no pudo ser confirmado oficialmente.

La hipótesis es también sustentada por la familia de Gutiérrez a través de su abogado, Gabriel Giordano: “El móvil es un tema económico local”.

Los acusados dejaron rastros por todos lados, pese a que limpiaron la escena primaria del crimen (casa de Gutiérrez), es decir, donde lo mataron. Manchas de sangre, palos, ropa ensangrentada, elementos robados. Todas y cada una de estas pruebas los incriminan.

Resta todavía el análisis de sus celulares (el de la víctima -un Iphone- lo hará la Policía Federal, por la complejidad) y de las cámaras. También las muestras genéticas y el informe final de la autopsia

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias