RECUERDOS IMBORRABLES

Profundo pesar en el handball de Santa Cruz por la partida de “Nany” Álvarez

Conmoción por el repentino fallecimiento de Ignacio Álvarez. Apasionado, generoso y compañero, así lo describen quienes lo conocieron. Ayudó a los más chicos y trabajó codo a codo con los más grandes para que la disciplina creciera en la provincia.

Por La Opinión Austral


Mientras el domingo cerraba con cinco fallecidos por coronavirus en Santa Cruz, otra muerte enlutaba a la provincia: Ignacio Álvarez, a sus 38 años, sufrió un infarto que lo alejó de todos.

Estaba casado y tenía una hija de 5 años. Era oriundo de la localidad de Río Turbio, lugar donde nació su pasión por el handball, que empezó a practicar a los 12 años en la escuela municipal, bajo la conducción de Carlos Javier “Fatiga” Díaz.

Sus cualidades y su compromiso lo llevaron a ser elegido como el mejor deportista del año en 1990. En 1996, integró el equipo que representó a su localidad en los Juegos Evita. Allí continuó hasta los 18 años, participando en varias competencias, como torneos nacionales, y en la liga federal como refuerzo para el club Estrella del Sur de Caleta Olivia, que dirigía Wilson Parada.

Cuando terminó el colegio secundario, viajó a La Plata para estudiar Periodismo Deportivo. A los pocos años, ingresaría a trabajar en la Secretaría de Deportes de la Nación, en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNaRD).

Cuando retornó al sur, se radicó en la capital y continuó con su afinidad con el handball, incorporándose al plantel del gimnasio municipal “Juan B. Rocha”.

 Ignacio (el de negro) en su rol de DT del Rocha.
Ignacio (el de negro) en su rol de DT del Rocha.

Aportó su frescura y su experiencia a los más pequeños de la categoría y se acopló a los más experimentados, sumándose a esta gran familia que la pasión por el mismo deporte mantenía unida.

Con el correr de los años, se fue involucrando cada vez más y acompañaba a la comisión directiva en la toma de decisiones. También viajó a varias competencias provinciales, regionales y, como siempre, la magia del deporte le permitió cosechar amigos en todas partes, que en las últimas horas lo despidieron por las redes sociales.

Triste adiós

La Asociación Amigos del Rocha (AsoAR) lo describió como un jugador muy inteligente, audaz: “Siempre alentando, siempre positivo, dando una mano a quien lo necesitaba, aguerrido y entregado, generoso y compañero. Así se manejaba en la cancha, como en la vida”.

“La familia del handball está triste y abrumada. Nany nos deja un vacío inmenso. Acompañamos a la familia, amigos y seres queridos en este doloroso momento”, escribieron para despedirlo.

 Humberto Navarro (izq.) junto a 'Nany' y su esposa.
Humberto Navarro (izq.) junto a 'Nany' y su esposa.

Su presidente, Humberto Navarro, recordó a “Nany” junto a La Opinión Austral. “Era parte de mi familia. Crecimos juntos gracias al deporte”, dijo con añoranza.

“No tengo palabras para expresar tanto dolor”. Sentimiento que comparte con todas las personas que lo conocieron y aprendieron a guardarlo en un lugar de sus corazones.

Ignacio Álvarez dejó su huella en el handball santacruceño y también en la UTN, donde formaba parte del equipo de Vinculación Institucional. “Estamos consternados”, dijo Sebastián Puig, decano de la institución

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias