CONFLICTO PESQUERO

Sindicato de la Alimentación liberó los bloqueos en Puerto Deseado pero pesquera quiere avanzar con 70 despidos

Gremios pesqueros de Puerto Deseado tienen previsto reunirse con autoridades provinciales en Río Gallegos. La Justicia Federal ordenó despejar los bloqueos de STIA. El Gobierno de Santa Cruz intimó a retrotraer los despidos pero la empresa insiste.

Por La Opinión Zona Norte


Representantes de los gremios de STIA, guincheros, SOMU, estibadores, entre otros, esperaban por una reunión pautada con autoridades provinciales. El objetivo planteado es la búsqueda de soluciones a la situación de conflicto que se da en el sector pesquero de Puerto Deseado.

El encuentro está previsto para última hora de este jueves, en instalaciones del quincho de Fomicruz. Así lo anticipó el ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Teodoro Camino, a La Opinión Zona Norte.

Además del titular de la cartera laboral, asistirían el intendente deseadense, Gustavo González; el secretario de Trabajo, Sergio Viotti, y era probable la participación del jefe de Gabinete de la provincia, Leonardo Álvarez, y de la ministra de la Producción, Silvina Córdoba.

Las negociaciones se vienen dando de forma sostenida, y participan numerosos funcionarios de los estados Provincial y Municipal. Es que el 70% de la actividad productiva de Puerto Deseado pasa por la industria pesquera y el puerto.

Vale recordar que en las últimas horas, la Justicia Federal hizo lugar a un amparo presentado por la firma Arbumasa, en el que solicitó la liberación del acceso a su planta de procesamiento.

La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, envió un oficio a la Unidad Regional Norte de la Policía Provincial para que se arbitren "las medidas necesarias para prevenir y disuadir cualquier intento de instalación de piquetes o cualquier otra forma de obstrucción" en la planta.

Ante el requerimiento judicial, los trabajadores que estaban en los piquetes, afiliados al Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), acataron la orden y decidieron permanecer al costado de las vías de acceso a las plantas, en vigilia y sosteniendo la huelga.

Despidos y salario

El conflicto de STIA lleva poco menos de un mes de protestas y piquetes. El pedido de los obreros es un aumento salarial de 15 mil pesos de bolsillo. Las empresas ofrecieron 9.400 y allí se trabó la discusión. Es que en esos montos están incluidos 4.000 pesos que ya perciben, a partir de un decreto presidencial que incorporó la suma "a cuenta" de futuros incrementos.

STIA había acatado la conciliación obligatoria por 15 días, decretada por el Ministerio de Trabajo. Pero decidió no hacerlo con la extensión por 5 días más. Al suceder eso, el paro fue declarado ilegal y hubo empresas que determinaron suspensiones y despidos. La firma Veraz, por ejemplo, envió más de 70 telegramas de desvinculación y allí se generó otro foco de conflicto.

Según precisó el ministro Camino, el área jurídica de su cartera dictó una intimación para que retrotrajeran las desvinculaciones, luego que el sindicato envió un escrito haciendo referencia a que los decretos nacionales N° 329 y 487 -sobre despidos en pandemia- "son un instrumento superior al dictado de ilegalidad".

"Se hizo lugar a eso y se dictaminó intimar a que se reincorpore el personal. Hoy ingresó una respuesta de la empresa, donde rechazan la intimación y plantean que los despidos fueron con causa justa y hablan de la finalización del contrato. El tema volvió al área jurídica y está siendo analizado", relató Camino.

Cuenta mencionar que no se trata de un tema menor, dado que es lo que trabó el último intento de acercar a las partes. La CAPeCA había advertido que cada empresa tiene autonomía y que esto podía dificultar la negociación. Y, de hecho, continúa siendo materia de debate

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias