HOMICIDIO DE DIEGO JARAMILLO EN EL 2015

Soraya Cvitanic: “Sería injusto no tener de frente al asesino de mi hijo”

La madre de la víctima, lamentó la suspensión del juicio previsto para hoy. Dijo que “el cambio de fecha es otra humillación”. Además pidió que el debate en la Cámara Oral sea presencial.

Por La Opinión Austral


El 17 de junio de 2015 se registró un choque fatal en la esquina de Mariano Moreno y Lavalle de nuestra ciudad capital y se cobró la vida de Diego Jaramillo Cvitanic, un hombre de 29 años que circulaba a bordo de un utilitario y que fue chocado por una Grand Cherokee.

La muerte de Diego fue instantánea y, hasta el día de hoy, la causa caratulada quedó como “homicidio culposo por ser en consecuencia de la conducción imprudente de un vehículo” y tiene como imputado a Fernando Damián González, el conductor de la Cherokee, que todavía no ha sido juzgada.

Con esto, lo único quecrece es la incertidumbre

Compartir

Desde aquel momento, la mamá de Diego comenzó con el reclamo para que la muerte de su hijo no quede impune. Incluso, luego de unas semanas, una gigantografía con el rostro del muchacho fue colocada por ella en el monumento emplazado en la esquina de las avenidas Kirchner y San Martín.

El imputado es trabajador de Vialidad Nacional y su paradero es un misterio ya que tiene el domicilio “archivado” por la Justicia. Lo último que supo la familia de la víctima es que había sido trasladado a una provincia del norte. El abogado de él, Santiago Pintos, intentó de todas las maneras posibles evitar un juicio y llegar a un arreglo económico. “Me llegaron a decir que yo ponga un monto y que lo arreglábamos así” dijo el año pasado Soraya a La Opinión Austral.

Recién en julio del 2019, luego de años luchando, la familia Jaramillo Cvitanic logró que la Justicia no hiciera lugar a la suspensión de juicio a prueba, es decir, finalmente habría un debate oral por la muerte de Diego.

Debido al brote de coronavirus, el juicio fue postergado y todavía no tiene fecha

El juicio estaba en la agenda de la Cámara Oral desde principio del año y se esperaba que fuera uno de los primeros que se hiciera en las instalaciones de Malaspina al 40, pero, como se sabe, la pandemia, la cuarentena y el parate en la Justicia hicieron que todo se postergue.

El 21 de julio pasado, antes del brote de coronavirus en Río Gallegos, Soraya dio a conocer la novedad: finalmente el 12 de agosto se realizaría el debate, luego del receso invernal. Emocionada a través de las redes sociales, la mamá de Diego dijo que: “Por fin tendremos justicia, por fin voy a poder tener al asesino de mi hijo cara a cara”.

Lamentablemente, el destino y las casualidades de la vida le jugaron una nueva mala pasada a la familia de la víctima del incidente: la cantidad de casos que se registraron en nuestra ciudad desde entonces hizo que la localidad retroceda de fase y, otra vez, a volver a esperar.

El debate estaba previsto para hoy pero, hace unos días, tras conocerse el parate de la Justicia, Soraya se comunicó con la Cámara Oral para saber cuándo finalmente será el juicio de valoración de pruebas: “Lo único que me dijeron es que se suspende y que espere una nueva cédula de notificación”, indicó la madre de Diego a La Opinión Austral.

“Con esto lo único que crece es la incertidumbre, yo no quiero un juicio por videollamada, estoy esperando hace cinco años, que no me vengan a salir con eso”, dijo Soraya en su entrevista con este diario, sobre la posibilidad que el debate no sea presencial como ella esperaba, sino que sea a través de la aplicación Zoom.

“No sabemos dónde está (González) pero sería injusto no tener de frente al asesino de mi hijo, él estando en un sillón esperando la sentencia por la que capaz ni siquiera vaya preso, él nunca estuvo detenido”, recordó la mujer sobre el imputado que, en su momento, sólo fijó domicilio.

Sobre cómo se sentía los días previos a enterarse de la suspensión del debate, Soraya dijo: “Yo venía regia, pero ahora es doloroso, pero con esto ya parece una humillación, es la vida de mi hijo la que se perdió”, aseveró la madre muy acongojada.

“Lo único que quiero es que el juicio sea justo, y que le den un beneficio más a él (por González) con el tema de la videollamada no sería justo, queremos que él pague, demasiado me patearon la fecha y varios los beneficios y privilegios le dieron al asesino”, culminó con dureza

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias