ADIÓS AL CRUDO INVIERNO

“Tener la casa calentita cuando te levantás es una satisfacción enorme”

El barrio Forestal es una zona de chacras que se pobló con el crecimiento de Río Gallegos. En un trabajo entre vecinos y el Gobierno Provincial lograron hacer los 4 mil metros de red de gas natural. De las obras y máquinas, a levantarse con la calefacción prendida.

Por La Opinión Austral


Al Parque Forestal se llega por ruta 3, pasando la Fuerza Aérea y el área del Consejo Agrario, donde, por un cruce previo a la Escuela de Policía, se arriba a cantera Covac, donde están las chacras que conforman el barrio.

En ese lugar, el más alejado de la ciudad Río Gallegos, el Gobierno dio continuidad a las obras que comenzaron el año pasado y, mediante las cuales, se completó la totalidad de 4 mil metros de red para el gas natural. Dicha extensión ya abarca a unas 150 familias, pero contempla la totalidad de 270.

En junio del 2019 la gobernadora Alicia Kirchner inauguró el troncal de gas y red de energía, en un trabajo conjunto entre Distrigas y Servicios Públicos SE. A casi un año y medio, los vecinos del barrio Forestal continúan con proyectos, pero una gran proporción ya tiene el servicio y eso, señalaron, vale “un montón”.

Acá hubo trabajo de personal esencial y aporte de vecinos

Compartir

Mabel Ordóñez fue la referente barrial que, junto a otras vecinas, se puso “al hombro” las gestiones para poder lograrlo. Antes, previo a obtener el servicio, se calefaccionaban con gas envasado o leña, con todo lo que eso significa.

 

 Mabel recorrió el barrio sobre las obras ya terminadas, que no se ven, pero 'se sienten'.
Mabel recorrió el barrio sobre las obras ya terminadas, que no se ven, pero 'se sienten'.

 

“Hoy es una satisfacción muy grande poder tener lo que significa el gas natural, es una emoción que los vecinos no lo pueden creer”, dijo a La Opinión Austral.

En un antes y un después, explicó cómo los impacta y por qué el trabajo conjunto con el Estado y los entes resulta clave.

 

Lo que pasa con el gas envasado es que cerrás la garrafa con la que te calefaccionás y se apaga enseguida, no podés dormir con eso prendido, describió Mabel, quien además advirtió que es muy riesgoso hacerlo.

 

En una frase logró describir el cambio que significa: El solo hecho de tener la casa calentita cuando vos llegás tarde a la noche, en pleno invierno, o cuando llegás de trabajar, o a la mañana temprano cuando te levantás, es una satisfacción muy grande, relató. Es que al gas envasado “lo prendés cuando lo usás y lo cuidás mucho porque es muy caro”.

 

“Gracias a esa obra los vecinos podemos vivir mucho mejor”, sumó en otra frase Raúl Berte, un vecino remisero que hoy tiene el servicio, algo que era impensado meses atrás.

Vive en el Forestal hace un par de años, pero ya ha visto crecer la zona. Es un lugar muy lindo, con la obra del gas empezaron a trabajar frente a mi chacra y, con el gobierno y los vecinos, se pudo lograr la obra, resaltó.

 

Para Raúl, el gas es un beneficio “para todos”, donde los trabajos se hicieron muy rápido, en días de inclemencia climática y pleno frío.

“Los vecinos ya tienen gas y gracias a ese beneficio podemos vivir en esa zona. Gallegos se va haciendo grande y esa es la realidad”, describió.

 

Previo a contar con el servicio, se calefaccionaba con gas a tubo y otro poco de leña: “Era muy costoso, hoy ya no es así”.

Antes, previo a obtener el servicio, se calefaccionaban con gas envasado o leña

“Es realmente muy importante la comunicación entre el funcionario del ente y el vecino. La gobernadora nos dijo que si el servicio estaba dentro de las posibilidades del Estado, lo iba a llevar”, relató Mabel para finalizar.

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias