ESTABA PRÓFUGO - VIDEO

El hombre que torturó y robó a una abuela, fue entregado por su propio padre a la Justicia

Se trata del caso de Rodrigo Donaire (31), quien evadió a la Justicia por unas horas. Junto a su papá, se hizo presente en la Comisaría Cuarta. La jueza Valeria López Lestón adelantó que quedará procesado con prisión preventiva. Fue indagado por segunda vez.

Por La Opinión Austral


Nos vamos ya a la comisaría, ¡¿vos qué te crees?!”, le dijo su padre a Rodrigo Donaire cerca de las tres de la tarde de este domingo, luego de enterarse que era buscado por la Justicia por una causa de “robo calificado” que había cometido en una casa del barrio Belgrano.

Momentos después, un patrullero se acercó a la casa que Donaire comparte con su papá, en el barrio 2 de Abril, para llevárselo detenido. La resolución había sido firmada por la jueza Valeria López Lestón, luego de ingresar a la web de La Opinión Austral y ver los videos en los que el hombre golpeaba en reiteradas oportunidades a una abuela de 78 años. La jueza vio que había cometido un error cuando lo dejó libre. Por alguna razón, la Policía no le dio las filmaciones.

Por cuestiones de espacio, Donaire fue llevado a la Comisaría Quinta.

El martes, alrededor de las cuatro de la tarde, el joven saltó un portón de la calle Juncal al 800 y se metió en la casa de una vecina de avanzada edad. El registro fílmico mostraba cómo Donaire ahorcó, tiró al piso y cacheteó a la abuela en varias veces, exigiéndole dinero. Como la víctima no tenía nada, él sólo atinó a robarse un televisor.

La primera detención de Donaire se dio a la hora de cometido el robo. Estaba caminando por la calle Junín, a pocas cuadras de la casa de la víctima. Estuvo preso por 48 horas, pero luego que la jueza Valeria López Lestón le tomara la declaración indagatoria, recuperó su libertad.

Hasta ahí, todo parecía un caso normal. El televisor fue encontrado, el ladrón estaba tras las rejas y a la vecina sólo le certificaron lesiones leves. La jueza entendió que Donaire podía estar en libertad mientras el proceso judicial continuaba su curso.

El problema fue cuando la familia de la víctima dio a conocer los videos de las cámaras de seguridad del interior de la casa al momento del hecho. Además de la tortura, que duró unos minutos, Donaire amenazó a la mujer con un cuchillo, por lo que la causa pasó a “robo calificado”.

El problema fue el acceso a esos videos. En diálogo con La Opinión Austral, la jueza López Lestón dijo desconocerlos, la Policía solamente me había mandado los videos de la parte externa, a esos los habían enviado a Criminalística, pero también deberían haberme dado una copia a mí. Apenas vi los videos, ordené inmediatamente la detención”, adelantó.

El paradero de Donaire fue un misterio durante toda la jornada del domingo. Luego que los efectivos llegaran a su casa, los vecinos de la zona, también enojados por el delito que cometió, se habían comprometido con la Policía con avisarle en caso que el ladrón volviera a su casa.

Cerca de las 9 de la noche de anteayer, la Policía recibió un dato que daría cuenta de dónde estaba Donaire: aparentemente estaba cenando en lo de un amigo. Los agentes del orden fueron a ese domicilio, pero el joven no estaba allí.

No fue hasta entrada la tarde del domingo cuando Donaire apareció en la comisaría junto a su papá. El progenitor lo entregó a las autoridades y se retiró. Las claves 16 y 17 de averiguación de paradero se desactivaron y notificaron a la jueza sobre la aparición del ladrón.

Pese a los dichos de la familia de la víctima que indicaban que Donaire tiene antecedentes penales, fuentes judiciales indicaron que nunca se vio envuelto en otros delitos, más allá de alguna contravención. En la tarde de ayer, López Lestón le tomó una segunda declaración indagatoria y lo procesó con prisión preventiva. Luego, por cuestiones de espacio, fue llevado a la Comisaría Quinta

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias