EN SUSPENSO

Tres años de prisión por llevar 2 kilos de marihuana desde Río Gallegos a Río Turbio

El caso tiene como protagonista a Álvaro Mansilla, un chico de 23 años que vive en 28 de Noviembre. La pena quedó en suspenso, pero si comete otro delito podrá ser encarcelado. Llevaba casi dos kilos de droga.

Por La Opinión Austral


Un joven oriundo de Chile, pero que reside en 28 de Noviembre, deberá abstenerse de cometer algún delito si no quiere ir a la cárcel, luego que la Justicia Federal de Río Gallegos lo encontrara responsable de transportar casi dos kilos de marihuana el año pasado.

 

De acuerdo al fallo al que tuvo acceso La Opinión Austral, firmado por el juez Alejandro Ruggero, el caso tiene como protagonista a Álvaro Mansilla Quelín, un joven de 23 años que nació en Puerto Natales, pero que está radicado en la ciudad de 28 de Noviembre.

 

El 12 de septiembre del año pasado, Mansilla se tomó un colectivo desde Río Gallegos con destino final a Río Turbio, llevando cuatro paquetes de marihuana, con un pesaje total de 1,930 kilos, escondidos en una mochila que llevaba junto a él.

 

Para mala fortuna de Mansilla, el personal del Escuadrón N° 43 de Gendarmería realizaba controles preventivos y, cerca de la una de la madrugada del día siguiente, cuando el colectivo de larga distancia llegó a la Cuenca Carbonífera, fue revisado por la fuerza federal.

 

Mostraba un gran nerviosismo, temblando y titubeando al responder por el motivo de su viaje, notándose, a la vez, que de sus pertenencias emanaba un fuerte y penetrante olor similar al de la marihuana”, indicó el parte que luego elevó Gendarmería y formó parte del fallo, en relación al momento previo y el porqué de la requisa en las pertenencias de Mansilla.

 

El joven viajaba con dos mochilas, una gris y una color roja. Si bien en la primera no había droga, en la restante encontraron los cuatro paquetes de marihuana prensada. Al momento de la inspección, las fuerzas federales usaron a dos pasajeros que hicieron las veces de testigos. La droga fue sometida a los test correspondientes y, tras determinarse que efectivamente era cannabis, Mansilla fue demorado.

El porqué

El joven siempre ayudó a la Justicia a establecer a quiénes les llevaba la droga. Incluso en su declaración explicó porqué estaba llevando marihuana a la Cuenca y aportó los nombres de las personas que recibirían los casi dos kilos.

 

Según la resolución de la Justicia, Mansilla explicó que es de una familia migrante, de aproximadamente veinte personas, que viven en distintas casas de un mismo predio de 28 de Noviembre, y que no cuenta con recursos económicos.

 

El joven convivía con sus abuelos y, un año antes de cometer el delito, había tenido un accidente automovilístico viajando con ellos, saliendo de Punta Arenas con destino a 28 de Noviembre, por el que permaneció internado en aquella ciudad -quince días en coma y dos meses y diez días más en sala-, y posteriormente su abuelo tuvo que pagar un alquiler para que hiciera rehabilitación.

 

Toda la familia ayudó a afrontar los gastos, pero Mansilla no pudo devolver el dinero porque no tenía trabajo. hecho que lo habría motivado a transportar la droga. Acción por la que recibiría un monto de dinero que no trascendió.

 

Incluso, en su declaración Mansilla dio los nombres de las personas que le “habían encargado” el viaje con la droga: tres sujetos que hace tiempo son investigados por las autoridades por verse involucrados en delitos federales.

El juicio

Durante el debate, que se hizo de manera virtual, Mansilla fue representado por la defensora oficial, Noelia Pompo, y como fiscal subrogante estuvo Patricia Kloster.

 

Para la representante del Ministerio Público, la pena de tres años en suspenso era acorde, entendiendo el contexto en el que Mansilla cometió el delito y que aportó información para determinar a quiénes llegaría la droga.

 

Ruggero se amparó en la “Ley del Arrepentido”, legislación que permite a las personas que cometieron delitos que sus penas sean rebajadas en caso de ayudar a las autoridades a esclarecer o impedir delitos.

 

Asimismo, el magistrado tuvo en cuenta la buena imagen que Mansilla dio en la audiencia, en la que no presentó antecedentes criminales por otros delitos, y también su edad y educación. Ruggero dio lugar al pedido de la Fiscalía.

 

La condena fue dejada en suspenso y será por los próximos tres años. De igual manera, Mansilla deberá abstenerse de cometer algún crimen y fijar domicilio de manera periódica en las instalaciones del Escuadrón de Gendarmería. En caso de incumplir alguna de esas medidas, podría ser encarcelado por orden de la Justicia

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias