RÍO GALLEGOS

Una familia perdió todo al incendiarse su casa y pide ayuda

Una precaria casa del barrio Madres a la Lucha quedó reducida a cenizas en horas de la mañana del viernes. La familia que habitaba la misma quedó con lo puesto y pide colaboración a la comunidad.

Por La Opinión Austral


Un lamentable hecho se registró en horas de la mañana del viernes en Río Gallegos, cuando las llamas se apoderaron de una casa de material ligero a raíz de un desperfecto eléctrico.

De acuerdo a la información a la que tuvo acceso La Opinión Austral, todo tuvo lugar en el interior de una vivienda ubicada en la calle Crucero General Belgrano, a metros de la esquina con Pedro Renna, en el corazón del barrio Madres a la Lucha de nuestra ciudad capital.

Desde la Superintendencia de Bomberos indicaron que el incendio fue accidental.

Fue cerca de las once y media cuando los vecinos de la zona dieron cuenta de la gran columna de humo que nacía del interior de la morada y, tras dar aviso a las autoridades, intentaron inútilmente sofocar las llamas o al menos sacar algo de valor del interior.

La casa es propiedad de una joven pareja de 23 y 25 años. Ellos vivían en el hogar junto a su pequeño hijo de 3 años y en horas de la mañana antes del incendio se habían ido a trabajar, dejando al menor en la casa de los abuelos.

Alrededor de las once de la mañana, al conocer que su casa estaba siendo siniestrada del fuego, la pareja llegó a las inmediaciones y, al igual que los vecinos, inútilmente intentaron sacar algunas cosas de valor.

En este punto cabe remarcar que evitaron que las llamas llegaran a unas garrafas de gas que podrían haber hecho que la situación pasara a mayores.

En el caso intervino el personal de la Unidad Segunda de Bomberos y de la Comisaría Quinta de Policía. Mientras que los primeros desplegaban las mangueras para combatir el incendio, los segundos establecieron un cordón perimetral en la zona para salvaguardar la integridad física tanto de los agentes como de los vecinos que, anonadados, veían cómo la casa era consumida por las llamas.

Las pérdidas fueron totales. Nada se salvó. La desazón fue terrible para la familia que, junto a los vecinos de la zona, vieron que la vivienda quedó reducida a cenizas. Sólo parte de la estructura quedó en pie, pero, al ser de material ligero, es factible que también se desmorone.

De acuerdo a fuentes policiales consultadas por La Opinión Austral, se pudo establecer que -tras las diligencias preliminares realizadas por el personal de Pericias y Estadísticas del Cuartel Central de Bomberos- el fuego tuvo origen accidental, a raíz de una contingencia eléctrica.

Tras varios minutos, el personal de las fuerzas de seguridad combatió las llamas del interior de la morada. Más allá de las pérdidas totales a raíz del incendio, desde la Superintendencia de Bomberos destacaron que no hubo que lamentar personas heridas, ni civiles ni de las autoridades que intervinieron en el hecho.

Pedido a la comunidad

Los damnificados en esta historia son Alejandro (23) y su pareja Sandra (25). Ellos comentaron que en el último tiempo habían comprado electrodomésticos y otros elementos para levantar su vivienda. Incluso estaban realizando una ampliación de la morada en el mismo terreno.

Teníamos cosas nuevas, recién compradas, con tanto esfuerzo, para mejorar nuestra vivienda, tener agua caliente, una estufa y materiales de electricidad, ya estábamos avanzando, esta era una de las primeras casas del asentamiento, pero ahora todo se quemó”, dijo el padre de la familia.

Por su lado, Sandra calificó al incendio como “una desgracia, por suerte no estábamos, se perdió lo material”, a lo que agregó que “el incendio fue total, no nos quedó nada, ni siquiera ropa para nuestro bebé”, aseveró en relación a todo lo que fue consumido por las llamas o arruinado por el uso del agua para sofocar el incendio.

La pareja, afligida por el momento que le toca pasar, apeló a la solidaridad de la comunidad. “Ojalá que podamos volver a tener nuestra casa, que alguien nos dé una mano, una ayuda, nosotros vamos a estar bien agradecidos con lo que la gente pueda”, aseveraron.

La familia brindó un número de celular para quienes puedan colaborar con lo que sea. Desde materiales hasta colchones o prendas de vestir, tanto para los padres como para el pequeño de tres años. El mismo es 2966-544984.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias