EN EL GAUCHO RIVERO

Violó la orden de restricción y entró a la casa de su expareja para pegarle

En Río Gallegos, un joven de 21 años quedó detenido a la espera de la indagatoria. La víctima ya lo había denunciado el pasado lunes en la Comisaría de la Mujer. La mantuvo cautiva y ella debió tirar la llave a los policías para que la rescataran.

Por La Opinión Austral


Momentos de tensión se vivieron en horas de la mañana de ayer, cuando el personal de la Comisaría Quinta de Río Gallegos debió interceder para rescatar a una joven que estaba siendo golpeada por quien era su expareja.

De acuerdo a la información recabada por La Opinión Austral a través de fuentes policiales consultadas, todo comenzó en la jornada del lunes, cuando una joven se acercó a la Comisaría de la Mujer  para denunciar a quien era su expareja por un hecho de violencia que había sufrido.

En esa oportunidad, la joven se negó a ser revisada por los médicos, pero, de igual manera, se recepcionó la denuncia y el Juzgado de Instrucción N° 3, de manera preventiva, ordenó una restricción de acercamiento para el acusado.

La sobreviviente tiene 21 años, al igual que su victimario. Tiempo atrás, ella decidió terminar la relación, pero él al ver que estaba recomenzando su vida, el hombre la amenazó y la golpeó.

Por eso la denuncia del lunes 12, por la que no quiso ser revisada por un médico.

La situación podría haber terminado allí, pero en horas de la mañana del jueves ocurrió lo tan temido por la víctima: el agresor se presentó en su vivienda, ubicada en la calle Giachino al 500del barrio Gaucho Rivero, apenas a una cuadra del 240 Viviendas.

 

Se metió por la ventana

Según pudo reconstruir la Policía, todo ocurrió cerca de las seis de la mañana. La joven dormía en su habitación cuando su expareja entró por una ventana, violando de esta manera la restricción de acercamiento y, sin mediar palabras, la agredió físicamente, mientras la amenazaba de muerte.

“Fueron golpes de puño y patadas las que denunció la chica”, indicó una alta fuente a este diario. El sufrimiento de la joven no cesaba, hasta que finalmente pudo escapar por unos momentos y llamar al Comando Radioeléctrico para pedir ayuda.

 

Entró por una ventana y, sin mediar palabras, la agredió, mientras la amenazaba de muerte

Además, los vecinos, alertados por los gritos de socorro, también llamaron al 101 para que un móvil policial se acercara al lugar. Un patrullero de la Comisaría Quinta arribó, pero los agentes no pudieron ingresar porque el agresor había cerrado la puerta con llave.

 

Cabe recordar que los agentes de las fuerzas de seguridad no pueden ingresar a ningún domicilio a menos que vean que una vida corre peligro. La golpiza continuaba, pero la joven pensó un segundo y arrojó la llave para que los efectivos pudieran ingresar y rescatarla.

“Se desconoce si el agresor estaba bajo los efectos del alcohol o algún estupefaciente”, indicó una fuente policial, pero se supo que, una vez que los efectivos llegaron, el joven intentó atacarlos.

 

Por fortuna, fue rápidamente reducido con la mínima fuerza necesaria, esposado y trasladado a la seccional más cercana.

 

Causa de oficio

 

Respecto a la joven, fue revisada por un médico y, hasta entrada la tarde de ayer, se esperaba que realizara la denuncia formal en la Comisaría de la Mujer.

De igual manera, se inició una causa de oficio que quedó en manos del Juzgado de Instrucción N° 3, a cargo de Rosana Suárez, que ordenó que una vez cumplidos los plazos legales, el agresor continuara tras las rejas.

 

En esta oportunidad, al igual que en otros casos de esta índole, se dio intervención a la Subsecretaría de la Mujer y a la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) para el abordaje y sostén de la joven. Además, debió intervenir el área de Niñez Municipal porque la sobreviviente reside con un menor de edad, aunque no se supo el lazo sanguíneo que comparten.

Cargos

Sobre el acusado quedó una causa de “violación de domicilio, violación de restricción de acercamiento y lesiones agravadas por mediar violencia de género”. Se espera que en está jornada sea trasladado al edificio que el Poder Judicial tiene en la esquina de las calles Juan B. Justo y Fagnano y comparezca ante la jueza.

 

La causa que pesa sobre el joven es “violación de restricción, de domicilio y lesiones agravadas"

 

A partir de ese momento,la Justicia deberá resolver si continúa tras las rejas o si determina dejarlo en libertad.

Antecedente

Cabe recordar que hace una semana, Rosana Suárez, en un caso similar que tuvo como víctima a una chica que transitaba el quinto mes de embarazo y que había sido golpeada por quien era su pareja, dispuso que si él quería salir en libertad, debería pagar la suma de 25 mil pesos a modo de “fianza”, y en este caso podría tomar la misma determinación.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias