Informe

Los investigadores descubren como se puede aliviar los síntomas y decirle adiós a la resaca con un aminoácido

Un estudio sugiere que la L-cisteína es la responsable de contrarrestar los efectos tóxicos del acetaldehído, generador del malestar luego de una ingesta importante de alcohol.

Por La Opinión Austral


Científicos de la Universidad de Helsinki y la Universidad de Finlandia Oriental realizaron un estudio a partir del cual lograron identificar el aminoácido que ayuda a aliviar los efectos de la resaca luego de un consumo excesivo del alcohol. El dolor de cabeza, las náuseas y el malestar estomacal pueden aliviarse gracias a esto.

La revista médica “Alcohol and Alcoholism”, de la Universidad de Oxford, publicó que la L-cisteína (un aminoácido presente en muchos alimentos ricos en proteínas) ayuda a contrarrestar los efectos tóxicos del acetaldehído, el metabolito del alcohol causante tanto de la sensación de ebriedad como de los posteriores síntomas de la resaca.

“Sabíamos de antemano que la L-cisteína reacciona con el acetaldehído y forma metabolitos que son inofensivos para el cuerpo. Ahora tenemos evidencia de que un simple aminoácido que normalmente se encuentra en el cuerpo humano realmente alivia la resaca”, explicó el profesor Peter Eriksson al diario Helsingin Sanomat.

 El malestar estomacal uno de los síntomas de la resaca.
El malestar estomacal uno de los síntomas de la resaca.

Para obtener los resultados del estudio, más de 30 voluntarios consumieron en tres ocasiones distintas combinados de vodka con jugo de bayas, con un contenido de alcohol equivalente a 1.5 gramos por cada kilo de peso. Al mismo tiempo, los investigadores separaron a los voluntarios en tres grupos, a los que administraron píldoras de 600 miligramos de L-cisteína, de 1,200 miligramos o de placebo, así al día siguiente pudieron medir sus niveles de alcoholemia y acetaldehído.

Según reconocieron los científicos, el experimento realizado en un hotel de Helsinki, no salió del todo bien. De los 30 voluntarios sólo 19 completaron la prueba, ya que algunos voluntarios se empezaron a sentir mal antes de beberse todo el alcohol y tuvieron que abandonar; otros más acostumbrados a la ingesta de alcohol, también tuvieron que ser descartados porque después de consumir su ración correspondiente, en lugar de irse a dormir a su habitación, siguieron bebiendo en el bar del hotel y fueron descartados. Además, no todos los datos de las mujeres participantes pudieron ser incluidos ya que las fluctuaciones hormonales en el ciclo menstrual afectaron el equilibrio de acetaldehído y aminoácidos.

Pese a todo, los autores del estudio constataron que todos los participantes tenían menos síntomas de resaca cuanto más cantidad de L-cisteína habían ingerido

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias