LA JOVEN FUE DESPEDIDA

Acoso en Río Gallegos: Una empleada de una mueblería denunció a su jefe

La joven explicó el acoso laboral que sufrió como empleada de una mueblería en la ciudad capital de Santa Cruz. Además, comentó que realizó dos denuncias en contra de su jefe, una en la Fiscalía N°2 y la otra en la División Comisaría Séptima.

Por La Opinión Austral


La joven manifestó en diálogo con el portal "Santa Cruz en el mundo", que su jefe la abrazó para felicitarla por el aumento de ventas y "se propasó, me manoseo y desde ahí las cosas fueron de mal en peor”. Además apuntó que el hombre colocó cámaras de seguridad y hacía capturas de pantalla "cuando me agachaba a buscar muebles y demás”.

La víctima, de quien se preserva su nombre y apellido, manifestó que ingresó “a la mueblería ubicada en Pte. Kirchner, hace medio año durante éste 2021 y que precisamente en los primeros meses, todo andaba bien”. Con el transcurrir del tiempo la mueblería abrió una sucursal en el B° San Benito “donde los dueños me piden que trabaje en ese nuevo lugar, ya que la dueña se iba a encargar del otro local, cumpliendo el horario de 10:00 a 21:00 horas” explicó.

Por otro lado, la joven empleada dio detalles sobre la relación laboral y comentó que “la relación laboral estaba bien, el dueño estaba también en el San Benito conmigo, al principio todo bien, él era mi jefe, yo la encargada y todo tranquilo. Sin embargo, desde la nada a mediados del mes de julio comienza a hacerme comentarios desagradables, por ejemplo: me agachaba a buscar algo y salía con un expresión desubicada, allí le dije que no se pase. Esta situación se fue prolongando durante varios días, se trasladó a llamadas telefónicas y mensajes, porque él hacia reparto. Yo siempre le decía que no estaba bien eso y él insistía”.

La mujer continuó su relato y agregó: “Luego, un día que vendimos mucho y él me abrazó como felicitándome y después se propasó, me manoseo y desde ahí las cosas fueron de mal en peor”.

Además explicó que el abusador había colocado cámaras en el local y que buscaba filmarla mientras ella se agachaba a buscar cosas, frente a esto sostuvo que "desde ese momento comenzó a sacar capturas de pantalla cuando me agachaba a buscar muebles y demás. Lo último fue el colmo, porque hizo comentarios que no me gustaron y como no me sentí bien lo terminé denunciando en la Fiscalía N° 2, donde me dieron un papel para que reciba asesoramiento como víctima y también hice otra en la Comisaría Séptima”.

Ante los hechos y la angustia presente de la víctima, la joven decidió acercarse a hablar con la dueña para continuar trabajando en el centro, pero no fue bien recibida en el momento: “Al contarle lo ocurrido y mostrarle los mensajes, me sacó como un perro de allá. Después me mandó un mensaje diciéndome que me iba a hacer la liquidación final. Yo no quería perder mi trabajo”.

Por último, la mujer concluyó: “Realmente necesito el trabajo porque estoy juntando dinero para poder estudiar

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias