PIDEN AYUDA

Cerró Motel Eros y cinco empleadas quedaron en la calle: "Vivo con la jubilación de mi mamá"

No las indemnizaron y dejaron de pagarles en abril. Los dueños desaparecieron sin siquiera enviarles telegramas de despidos. No pueden cobrar el Fondo de Desempleo y están desesperadas.

Por La Opinión Austral


Hasta hace unos meses atrás, Vanesa Huanel (36) trabajaba en el Motel Eros, ubicado en Pasaje Pichilo, cerca del trayecto a Chimen Aike de la ruta 3. En abril, días después de anunciado el Aislamiento por la pandemia en la Argentina, cobró su sueldo completo por última vez. Le pagaron $21 mil. Al igual que sus cuatro compañeras, recibía esa irrisoria suma a cambio de doce horas diarias de trabajo.

 

 

 

 

Hoy, la mujer nacida y criada en Río Gallegos vive con la jubilación de ama de casa de su mamá (75). "Nos alcanza para comprar la comida y, como somos dos, mucho no consumimos", explica en una entrevista telefónica con La Opinión Austral. "Mis compañeras están peor. Tienen hijos y tienen que pagar el alquiler. Una de ellas tiene que irse del lugar en el que vive porque no tiene para pagar".

 

 

 

La última vez que pudo aportar a los gastos de la casa fue en mayo, cuando le depositaron el ATP, el subsidio que otorga el gobierno nacional a las empresas desde el inicio de la pandemia. Antes, sin mediar palabra, les redujeron la jornada laboral a la mitad "para no echar gente".

 

 

 

 

 

La historia de las cinco empleadas del Motel Eros es más compleja de lo que parece. Dejaron de pagarles, pero no las echaron. Al no contar con un telegrama de despido, no están habilitadas para pedir el Fondo de Desempleo.

 

 

 

Tiempo atrás, Vanesa y sus compañeras enviaron telegramas a los dueños para apurar el cobro de la indemnización. Sin embargo, por el 'parate' por el coronavirus, desde el ministerio de Trabajo les piden paciencia. También, intentaron comunicarse con Karina Picone, José Américo Picone y Eva Yolanda Yañez, encargados de Eros, pero ninguno respondió.

 

 

 

 

"Hoy en día trabajo no hay en nada. Con este tema de la pandemia no hay trabajo ni como empleada doméstica", expresa notablemente preocupada. "La gente tiene miedo al COVID y entonces no te llama nadie. Estamos ahorcadas de deudas sin saber qué hacerNo tenemos salida. Es muy injusto"

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias