ANIVERSARIO

Colegio de Escribanos de la Provincia de Santa Cruz: 47 años de su creación

El 7 de septiembre los notarios de la provincia celebran su aniversario. Desde el sueño del escribano Andrés Vivanco hasta la actualidad.

Por La Opinión Austral


Celebramos un nuevo aniversario: los 47 años de nuestro querido colegio de escribanos. Con su fundación culmina el sueño del escribano Vivanco que, desde el comienzo de su actividad profesional en la ciudad, intentó agrupar a los colegas encontrando en tal tarea algunas dificultades, una de ellas la gran distancia entre las localidades de la provincia.

No obstante, y debido a la voluntad de reunirse, lograron hacerlo varias veces hasta que en noviembre de 1966, el seis, los escribanos Aurelio Eduardo Asensio, Néstor Esteban Azlor, Juan José Bayá Elia, Juan Carlos Boiero, Alberto Horacio Rosas, Leopoldo Isabelino Ruiz Moreno, Andrés María Vivanco y Adolfo A. Agulla Bordó, conformaron la Asociación de escribanos, decisión tomada por unanimidad en el entendimiento que primero había que sentar las bases de una adecuada legislación propia, ya que hasta ese momento se regían por la Ley 32 que no era suficiente.

Se designa la comisión directiva de la asociación, de la que quedaron excluidos por decisión propia los escribanos Boiero, Uzín Marcó y Rosas que ejercían en las localidades de Puerto San Julián, Puerto Deseado y Caleta Olivia por el impedimento que representaba y aún hoy lo es, la distancia que los separa de la capital. También se excluyó el escribano Asencio recién ingresado al ejercicio profesional. Así quedaron los escribanos restantes bajo la presidencia del escribano Vivanco.

Ese grupo inicial se vio enriquecido con la integración de nuevos escribanos como la escribana María Cristina Darre, primer escribano –mujer- de la provincia, y los escribanos Jorge Hugo Ludueña, Ángel Alfredo Bustos, Lidia Esther López Doná, Haydée Elida López, Pedro Renna, César Rafael Sigman, entre otros.

En 1973, estrenando el primer gobierno electo de la provincia de Santa Cruz, se logra el dictado del decreto 411/73 por el gobernador Jorge Cepernic y refrendado por su ministro de Gobierno, Valentín Davi Clotet, que crea el Colegio de Escribanos, y en cumplimiento del cual el 7 de septiembre de ese año, con la presencia de los miembros del Tribunal de Superintendencia Notarial del Tribunal Superior de Justicia, proceden a elegir las autoridades de presidente, vicepresidente, secretario, tesorero y dos vocales siendo su primera comisión directiva Presidida por el Escribano Andrés María Vivanco.

A partir de entonces y en cumplimiento del decreto mencionado, trabajaron en la elaboración del estatuto del colegio lo que se concretó con su aprobación mediante el Decreto 762/74. La ley que nos rige es la 1749 del año 1985 y sus modificaciones.

La institución funcionó primero en las oficinas del escribano Vivanco, luego en las del escribano Imberti, hasta que a fines de los 70 se logró la compra de la casa propia, con dinero proveniente de préstamos personales solicitados por los propios escribanos para recuperar cuando el colegio mejorara de fortuna. Es dable reconocer que posteriormente, renunciaron a percibir el reintegro de ese dinero.

La misión principal de la institución es agrupar, capacitar y proveer a los colegiados los instrumentos para la prestación de un servicio invalorable a la sociedad de la que forma parte y está inmerso, a la vez que defender su dignidad y la honorable función que cumplen.

De esta manera, a lo largo de los años su sede ha sido puesta a disposición de la comunidad para exposiciones culturales de diversa índole, tales como cuadros, obras de teatro, conferencias, reuniones sociales, asesoramiento gratuito a la comunidad, cursos de capacitación tanto para escribanos como otros profesionales.

El colegio de escribanos es la casa de todos los escribanos, es el símbolo del notariado unido que lo honra, el albergue físico donde se plasman las ideas de adecuación a los constantes cambios que el progreso de la civilización conlleva. Nuestro colegio es el nido de una profesión en la que el ejercicio del derecho es su valor primordial.

El Consejo Directivo del Colegio de Escribanos de la Provincia de Santa Cruz, agradece la colaboración de la Esc. Guillermina Vivanco Amuchastegui, autora de esta reseña.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias