ENTREVISTA EXCLUSIVA CON EL GRUPO LA OPINIÓN

"La clave de una presencialidad cuidada son los protocolos"

Así lo indicó el ministro de Educación, Nicolás Trotta. Habló del regreso de un plan inspirado en el Conectar Igualdad; recordó la desinversión educativa en tiempos de Macri; subrayó la tarea pedagógica de los docentes. Qué dijo del retorno a las aulas.

Por Pablo Manuel


El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, recibió este martes al Grupo La Opinión Austral para hablar de la educación del país en un contexto de pandemia.

"La vacuna nos va a permitir intensificar la presencialidad", expresó el funcionario en una entrevista brindada en el Hotel Patagonia de esta capital, que fue trasmitida en vivo por LU12 AM680, en dúplex con FM Láser y Canal 10. Se refirió al regreso del plan Conectar Igualdad, criticó a Mauricio Macri y habló del diálogo con los gremios para superar las diferencias.

 

LOA: Haber implementado una escuela digital durante el 2020, ¿se podría rescatar como un aspecto positivo de la pandemia luego de años de escuela analógica?

NT: Por supuesto que ha sido un año muy difícil. La pandemia del Covid-19 ha implicado que se ilumine la profunda desigualdad que hay en América Latina, principalmente en nuestro país.

Argentina, además, es un país que recibió el impacto de la pandemia luego de años muy difíciles y negativos económicamente, y esto implica que el tejido social ya estaba gastado.

Nuestra sociedad llegó casi sin reservas anímicas a una situación de tanta complejidad. Y al mismo tiempo venimos sufriendo un proceso de retracción del Estado que también se vio en el proceso educativo y eso hay que remarcarlo, porque la escuela necesita de un fuerte compromiso de la sociedad para poder dar las respuestas que necesita cada uno de nuestros niños y niñas.

La asunción de Mauricio Macri en el 2015 implicó la ruptura de ciertos consensos que nuestra sociedad había tenido la capacidad de construir y que, desde nuestra perspectiva, incluía a todos a través de leyes que aumentaron la inversión prioritaria en educación; a partir del año 2016 esa inversión fue en un marcado retroceso en Nación y en las provincias.

 Foto: José Silva/La Opinión Austral
Foto: José Silva/La Opinión Austral

En esa realidad fue que enfrentamos la pandemia, donde, por ejemplo, se resaltó la interrupción de programas como Conectar Igualdad, que funcionaba como una herramienta educativa y de acceso a la tecnología en el hogar de todo el núcleo familiar de los alumnos y hoy faltan 4 millones de computadoras en los hogares argentinos.

En esa situación asumimos el desafío de la continuidad de la actividad educativa y pedagógica cuando se tomó la decisión de suspender la presencialidad en marzo del año pasado.

Frente a esto, planteamos reconocer la realidad: nuestro Estado no tenía la capacidad de desplegar una presencia como se hizo en 2010 que se pudo repartir más de 5 millones de computadoras.

Por ende, nos planteamos garantizar la continuidad educativa en parte con una agenda analógica. Alo largo del 2020 produjimos y distribuimos 54 millones de cuadernos, con todas las jurisdicciones educativas para cada año y para cada modalidad.

Produjimos 3 mil horas de material educativo para televisión y radio. Nuestros portales se navegan gratuitamente, el Seguimos Educando, el Juana Manso, el de las 24 jurisdicciones y el de las 57 universidades.

Distribuimos 130 mil computadoras en el 2020, formamos a más de medio millón de docentes en el uso de las tecnologías de la información y comunicaciones, y en todo lo que es la estrategia de educación a distancia.

Describo todo esto porque es difícil hablar de virtualización. Ningún sistema educativo estaba preparado para virtualizar nuestra escuela, porque no sólo incluye el acceso a la tecnología sino también la formación de ambos extremos, o sea, de los docentes y también de la familia.

Desde la evaluación nacional de la continuidad pedagógica en 9 de cada 10, con diferente intensidad, existió continuidad pedagógica, y es ahí donde tenemos un enorme desafío que afrontar en este 2021 a partir de la presencialidad, que no es sólo transitar los aprendizajes que proyectamos para este año, sino también recuperar a partir de la reorganización pedagógica todos los aprendizajes que nos quedaron truncos, que van a ser mucho más heterogéneos de lo habitual, donde también debe haber una estrategia de acompañamiento pedagógico claro.

 

 

LOA: Habló del Conectar Igualdad y hace unas horas anunció una vuelta del programa ¿Qué se tiene proyectado por parte del Gobierno Nacional?

NT: Durante el 2020 venimos desarrollando toda una estrategia de nuestro nuevo plan de conectividad, inspirado en lo que fue el Conectar Igualdad, el plan Juana Manso que incluye, por supuesto, la dimensión de la distribución de computadoras.

Iniciamos un proceso de adquisición de medio millón de computadoras que además implica la creación de 1.200 puestos de trabajo en nuestro país, trabajando en conjunto con el área de industria, pero también con todas las cámaras del sector para dar ese paso con una inversión de más de 12 mil millones de pesos sólo para este proceso.

Y con esto dejamos claro que no resolvemos la problemática de la desigualdad en términos de conectividad, que es algo que resuelven las políticas públicas, las resuelve el Estado y por eso le vamos a dar prioridad de distribución de las computadoras a la ruralidad y las escuelas interculturales bilingües.

En el presupuesto 2021 hemos casi triplicado la inversión a nuestro plan de conectividad que implica acelerar la marcha en la conectividad de nuestras escuelas. También se han tomado medidas como la implementación de la tarifa social relacionada al acceso a la web.

Todos estos componentes implican asociar el derecho al acceso a la conectividad como un derecho humano, como un servicio público que tiene que estar regulado por el Estado.

 Foto: José Silva/La Opinión Austral
Foto: José Silva/La Opinión Austral

 

LOA: Los alumnos perdieron el contacto fundamental para aprender, que es el contacto presencial con el docente. ¿Se puede volver a recuperar? ¿Se perdió mucho por la situación del 2020? ¿Va a ser recordada esta generación como la generación de la pandemia?

NT: Por supuesto que el impacto de la pandemia ha sido fuerte en nuestra sociedad, no sólo en educación sino en muchos aspectos sociales y personales, y esto implica que no olvidar esta realidad tan compleja es que nunca más la vivamos.

Si esta es la primera de muchas pandemias que el destino nos marque que esto fue un hecho excepcional. Vamos a recuperar los aprendizajes, la sociedad ha superado momentos mucho más difíciles.

Por supuesto desde que recuperamos la democracia el 2020 ha sido el año más difícil en cuanto al costo que ha tenido en vidas, en afectos, en la reconformación de muchos aspectos de complejidad para nuestra sociedad.

Vamos a recuperar los aprendizajes, pero el desafío más grande que tiene la Argentina es enfrentar la desigualdad que se expresa en nuestro sistema educativo, porque hay que ser consciente de que pueden cambiar los gobiernos, pero siempre se debe priorizar la agenda educativa, a nuestra escuela siempre le tenemos que dar más.

Esa es la única forma que tenemos de que nuestra escuela pueda tener la capacidad de dar respuestas en una realidad que se ha agravado a pesar del esfuerzo del Estado Nacional y de las provincias para enfrentar la problemática social con la implementación del IFE, el ATP, la tarjeta Alimentar.

 

 Foto: José Silva/La Opinión Austral
Foto: José Silva/La Opinión Austral

LOA: ¿Cree que la pandemia aumentó la brecha entre educación pública y privada, con respecto al acceso a las tecnologías?

NT: La evaluación nacional de la continuidad pedagógica confirma que hay un porcentaje de mayor uso de lo que son las herramientas sincrónicas en tiempo real, usar Zoom y esas estrategias; 37% frente a 16, 17% en las escuelas de gestión estatal frente a las escuelas de gestión privada.

Lo que hay que poner en debate es cuál es la mejor forma de garantizar la continuidad educativa y pedagógica. Poner a un niño o una niña 4 horas frente al Zoom todo el día no garantiza el aprendizaje, y lo confirman todas las instancias pedagógicas previas a la pandemia, pero también en el marco del análisis del análisis y el estudio de todas las estrategias durante la pandemia.

Herramientas asincrónicas, audios, videos que no se usan en tiempo real sino que lo utilizan la familia, el estudiante, han permitido un fuerte esquema de continuidad educativa y pedagógica con la profunda heterogeneidad que esto implica. Lo que ha marcado la continuidad educativa, más que el acceso a la tecnología, ha sido la realidad económica de la familia de cada alumno, su realidad social y la propia trayectoria de los adultos que realizan el acompañamiento educativo.

 

LOA: Recorriendo el país de norte a sur ¿Con qué realidad se ha encontrado en cada provincia frente a la posibilidad del regreso a las clases a partir de marzo?

NT: Con un compromiso muy concreto y marcado de todos los gobernadores con los que he conversado, la necesidad de seguir fortaleciendo una agenda federal, que es la construcción horizontal entre las 24 jurisdicciones y el Estado Nacional que es lo que vinimos haciendo durante la pandemia.

Cada resolución aprobada por el Consejo Nacional de Educación fue tomada en consenso mediante el diálogo. En cada una de las jurisdicciones que visitamos hemos reafirmado el compromiso del trabajo mancomunado en el marco del desafío próximo que tenemos de poder tener una presencialidad segura en nuestras escuelas.

 Foto: José Silva/La Opinión Austral
Foto: José Silva/La Opinión Austral

LOA: ¿Cómo ve la recepción de los gremios docentes frente a esos protocolos? ¿Qué tipo de respuesta han recibido hasta ahora?

NT: Primero diálogo y diálogo constante, lo que debe ser la regla en la construcción de cualquier política pública. El desafío es encontrar caminos en común con todas las partes y el diálogo es lo que permite superar las diferencias que se puedan presentar.

El diálogo acompañado de las políticas públicas, de lo conversado en paritarias docentes. Me he reunido con cada uno de los sindicatos de cada provincia para dialogar, intercambiar miradas y en algunos casos han sido diálogos tensos con la jurisdicción y también con el Estado Nacional y este último debe intentar acercar las posiciones, y también descentralizar la mirada en la Ciudad de Buenos Aires que a veces se toma como la realidad de todo el país, por eso hay que generar una pedagogía del federalismo para comprender la extensión y las diferentes realidades que tiene la Argentina.

Principalmente necesitamos consenso, inversión prioritaria, diálogo. Y eso es algo que tenemos que lograr y es el gran desafío que tiene nuestra sociedad y nuestro gobierno: la recuperación social y económica que impacta directamente en la educación de nuestros niños.

 

LOA: Algunos gremios pusieron como condición para la vuelta a clase la vacuna para el sector docente y afirman que todavía no está claro si las clases van a comenzar con los docentes vacunados o no ¿Qué está pensando el Gobierno Nacional al respecto?

NT: Para nosotros la clave del regreso a una presencialidad cuidada son los protocolos. Por supuesto que nuestro gobierno decidió tomar a los docentes como grupo priorizado para la vacunación.

Lo que nosotros decimos es que la vacuna nos va a permitir intensificar la presencialidad, hay dos componentes centrales: cuanto mejor sea la realidad epidemiológica y cuanto mayor sea la cantidad de docentes que tengamos vacunados, siempre teniendo en cuenta que todavía no hemos superado la pandemia y la desigualdad social. Por eso la decisión siempre la ha tenido la gobernación de cada provincia y su realidad.

La vacuna no es condición indispensable, pero sí es fundamental que aceleremos, con la llegada de las dosis para poder desplegar toda la estrategia de vacunación con los docentes.

 Trotta junto a la gobernadora Alicia Kirchner
Trotta junto a la gobernadora Alicia Kirchner

 

LOA: En el 2020 no hubo conflictividad, o al menos muy poca con el sector docente, y los padres se preguntan si cuando vuelvan las clases volverá la conflictividad ¿Cómo se prepara el gobierno respecto a este tema en particular?

NT: La paritaria nacional docente la vamos a volver a convocar en el mes de febrero para discutir el salario inicial, incentivo docente y también el fondo compensador.

En ese sentido nosotros creemos que la institucionalización de estos espacios es lo que permite superar los conflictos.

Pero hay que dejar en claro que la principal responsabilidad de encontrar un camino para resolver los conflictos es de los gobiernos y no siempre se va a encontrar una respuesta porque a veces nos encontramos en condiciones de enorme complejidad.

Hay que llevar adelante el diálogo y el máximo entendimiento. Yo veo a nuestros docentes muy comprometidos y hay que reconocerles ese compromiso, a ellos y a las familias que llevaron adelante el acompañamiento de los alumnos en medio de todo el contexto generado por la pandemia.

 

LOA: En algunas jurisdicciones, como por ejemplo Santa Cruz, cuando ha habido largos paros docentes ha costado que los chicos vuelvan a clases, sobre todo en nivel secundario donde la deserción escolar es muy preocupante. ¿Se teme que después de este año de pandemia pase algo similar?

NT: Después del regreso seguro esa es nuestra principal responsabilidad. Con dos aspectos que impactan en nuestra escuela, por un lado, la situación social y económica muy complejas que estamos viviendo y por otro lado lo que implica la ruptura de la rutina de concurrir a la escuela, principalmente en nuestros adolescentes.

Es ahí donde venimos trabajando mucho en el programa Acompañar en cada una de las jurisdicciones. Hay un compromiso desde Nación, provincia y municipio de ir a buscar a los chicos, acompañar esas trayectorias y enfrentar el mayor desafío de la terminalidad a tiempo de los chicos, porque sólo la mitad de nuestros adolescentes termina a tiempo la secundaria y eso es un debate que excede la pandemia y es central ¿Cómo logramos que la escuela sea un espacio de interpelación de los chicos, de acompañamientos en las trayectorias, de vinculación con el mundo para el cual lo tenemos que preparar?.

Nuestra escuela tiene tres funciones: preparar para la educación superior, preparar para que sean ciudadanos plenos con pensamiento crítico, pero también prepararlos para el mundo del trabajo, y es en este último aspecto que tenemos una agenda muy propositiva que me parece central.

Necesitamos una escuela con todas las herramientas que garantice el derecho a la educación y que garantice otros derechos que no puedan ser cubiertos en los hogares.

 

 El ministro recorrió obras en la capital santacruceña
El ministro recorrió obras en la capital santacruceña

LOA. ¿Le sorprende la tapa de un diario nacional donde se habla de la convocatoria de una protesta para el 9 de febrero de parte de la oposición, pidiendo la presencialidad siendo que el gobierno nacional ya la anunció?

NT: Me he reunido con gobernadores de otras provincias con quienes tenemos otras miradas, pero todos llegamos a un mismo consenso que es la vuelta a la presencialidad.

Me parece que hay una oposición en términos nacionales que integra otra fuerza política, que es algo totalmente legítimo, que se dedica a poner palos en la rueda como si fuera una herramienta válida para transitar esta situación tan excepcional, pero creo que esos sectores deberían poder analizar el pasado reciente.

Por qué se suspendió el Conectar Igualdad, por qué no se cumplió la ley de financiamiento educativo. Me parece que es un momento de ser conscientes que hay ciertos aspectos que nos tienen que involucrar a todos en un desafío tan central como es la escuela y en cómo logramos un trabajo mancomunado entre todos los sectores.

 

LOA: ¿Qué mensaje le daría a la familia y a los docentes santacruceños de cara a este 2021 que seguramente va a ser complejo igual que el 2020?

NT: Agradecerles a las familias y a los docentes el profundo acompañamiento; la continuidad pedagógica en la Argentina tiene un responsable principal que son nuestros docentes que levantaron la tradición educativa y uno lo observa en una situación de enorme complejidad que lo impactaba a ellos.

A partir de un celular viejo, con escasa conectividad, asumieron el compromiso de acompañar a los chicos y llegar a las familias de cualquier manera, por radio, por tele, recorriendo los barrios populares.

Y eso es el docente argentino, pero seamos claros, mejorar la formación docente es una responsabilidad del Estado. Esto es un momento que nos enseña que hay ciertos aspectos que no podemos traicionar y son el compromiso de la política, en todo momento, con la escuela, con el sistema educativo.

Y también algo muy importante que tenemos que sostener y es esta comunión que hemos logrado y que hay que cuidar entre las dos instituciones educativas más importantes: la escuela y la familia

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias