“EL CANILLITA DEL PUEBLO”

“Maceta” y sus ganas de volver: “Ya voy a andar de nuevo en la calle”

Arturo Díaz, más conocido como “Maceta”, es el canillita más querido de Río Gallegos. Se conoce todas las calles de la ciudad, calles que le jugaron una mala pasada cuando tuvo un accidente que le costó una doble fractura. Espera “volver pronto”, contó a La Opinión Austral.

Por La Opinión Austral


Héctor Arturo Díaz nació en Río Grande, el 29 de enero de 1958. Junto a su mamá y sus hermanos vinieron a Río Gallegos cuando eran chicos, ya que por unas complicaciones de salud debieron dejar su ciudad natal.

Fueron a la Escuela N° 1 cuando se mudaron, pero “Maceta” no pudo finalizar sus estudios.

Comenzó a trabajar desde chico y tuvo distintos oficios. Sin embargo, según su hermano, el que más le gusta es el de canillita.

Se levanta todas las mañanas “sin problemas” y sale en su rodado por las calles de la ciudad.

Arturo abrió las puertas de su casa a La Opinión Austral para contar cómo se recupera de la doble fractura que tuvo hace unos días cuando andaba en bicicleta.

Hoy vive con Jorge, el menor de sus cuatro hermanos, que lo cuida y lo ayuda hasta que pueda volver al ruedo.

“Cuando teníamos 4 y 5 años, mi mamá nos abrió la puerta, nos fuimos a jugar y de ahí no volvimos más”, relató Jorge al medio.

 

 Entre sus fotos, guarda las de cuando trabajaba en la planta impresora del diario. FOTOS: JOSÉ SILVA
Entre sus fotos, guarda las de cuando trabajaba en la planta impresora del diario. FOTOS: JOSÉ SILVA

Canillita desde los 20 años de edad

Más conocido como “Maceta”, sobrenombre que le pusieron sus amigos hace muchos años, detalló que se encuentra bien, en buen estado, pero que tiene algunos dolores propios en la pierna que hoy está cubierta con un yeso por encima de la rodilla.

Es que andaba sobre el rodado cuando no pudo frenar y el impulso lo llevó para adelante. En la caída, se fracturó tibia y peroné.

“Jorge se dio cuenta que estaba roto el hueso, a mí no me dolía, estuve un buen rato parado”, relató Arturo, quien comenzó a vender diarios a los 20 años, estima su hermano.

A sus 58 años, ya es un personaje reconocido y querido por todos los riogalleguenses. El accidente despertó la preocupación de los vecinos y Arturo se siente muy querido por ello.

En una extensa charla con el medio, nunca dejó de nombrar a “Quique”, y en cada oportunidad se le llenaron los ojos de lágrimas.

Lo recordó con nostalgia y contó que lo extraña: “Me quería mucho a mí, era un gran amigo mío y muy bueno conmigo. A veces paso por enfrente de su casa, veo todos sus perritos ahí y por ahí paso a dejarles comida”.

 

 

Casi un periodista

Jorge bromea con que Arturo dice que es periodista. Es que “Maceta” trabajó hace muchos años en la planta impresora de La Opinión Austral, época que también recordó con añoranza.

Durante la entrevista, mostró sus fotos de aquella época y relató que trabajó como fundidor de plomo.

“Yo calentaba el plomo y lo agarraba con un cucharón”, detalló. Después, la maquinaria y la tecnología avanzaron y eso pasó a la historia.

“Me enseñaron muchas cosas del periodismo y me mostraron cómo se hacía, aprendí mucho”, relató.

Pero su “romance” con el periodismo es compartido por el deporte. Es que Arturo tiene su habitación repleta de trofeos y se define como deportista.

“Yo hacía mucha gimnasia, corría maratones, estaba flaquito”, bromeó.

Su yeso cubre casi toda su pierna y tiene la firma de sus sobrinos. “A mi sobrina le digo Quique, porque es peor que Quique”, contó entre risas.

Jorge sostuvo que, a veces, “Maceta” lo reta porque es el hermano mayor. “Antes sí lo retaba mucho. Éramos muy jodidos”, recordó Arturo.

“Siempre muy amoroso él. La gente lo quiere por eso. Tiene un corazón muy fuerte”, agregó Jorge.

Arturo, para finalizar, dejó un mensaje a la comunidad: “Muchas gracias a todos, a la gente de la Radio LU12 y gente de La Opinión Austral, estaba esperándolos que vengan, ya que siempre están”.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias