OBISPADO DE RÍO GALLEGOS

La pandemia del hambre y el asado arrebatado: "No pudimos curarnos de la herida de vivir este año tan raro"

En su habitual homilía de los domingos, el obispo Jorge García Cuerva habló sobre la solidaridad y el compromiso en tiempos pandemia. Además, llamó a "resolver la tensión que existe entre encerrarnos a vivir nuestro duelo o ayudar a los que más necesitan". La misa completa, en esta nota.

Por La Opinión Austral


"En este tiempo, también se nos ha muerto algún ser querido al que no pudimos despedir como corresponde. También se nos han muerto proyectos. Cuántos sueños teníamos para este 2020. De algún modo, todos estamos viviendo diversos duelos. O porque se nos murió un ser querido, una ilusión o un proyecto", expresó García Cuerva.

 

La pandemia del hambre y el asado arrebatado

"Por otro lado, tenemos muchísima gente que necesita que está viviendo de verdad la 'pandemia del hambre y la falta de trabajo'. Estamos llamados a resolver la tensión que existe entre encerrarnos a vivir nuestro duelos o salir generosamente y comprometernos con los que más necesitan" .

 

 

 

 

"En este tiempo, vivimos la imagen del asado arrebatado. Alguna vez, nos tocó comer un asado así, que por fuera está muy cocinado, pero por dentro está crudo. Hoy, por fuera todos tratamos de ayudar y dar respuestas, pero por dentro nuestro corazón sangra, nuestro corazón está crudo. No hemos tenido tiempo de elaborar nuestros duelos, no hemos podido curarnos de la herida que significa vivir este año tan raro. Entonces, afuera nos ponemos las pilas, nos comprometemos, ayudamos, pero por otro lado el corazón sigue sangrando. Está bueno tener esta imagen para entender que al otro le pasa lo mismo que a mi".

 

 

 

 

"Hoy, vivimos la tensión entre decir 'esto no es culpa nuestra, que se haga cargo el gobierno de darle de comer a la gente que lo necesita. Esto no es responsabilidad de la Iglesia'. Entonces,  miramos para otro lado, no miramos el problema. O lo miramos, pero enseguida tomamos distancia. Nos queremos despedir del compromiso, del amor al prójimo ¿Por qué? Porque es responsabilidad de otros".

 

 

 

 

"La otra punta de la tensión es hacernos cargo y darle la bienvenida a la solidaridad y al compartir. Hay un montón de gente comprometida y que se hace cargo, que habla poco y hace mucho, que ayuda en un comedor, desde Cáritas, desde organizaciones sociales o desde el mismo Gobierno. Gente que le pone fuerza y entusiasmo para dar una mano a los que más necesita".

 

 

 

La tercera tensión

"La tercera tensión está entre lo que no va a alcanzar, pero finalmente alcanza y sobra. Nosotros podemos vivir esa tensión entre la lógica del mercado o la lógica de la solidaridad. En este tiempo, he escuchado a muchos sacerdotes y voluntarios que no pueden creer que en el día a día de los comedores no pueden creer como pensando que vienen 150 personas al comedor y después vienen más de 200, alcanza. Y que en el momento en que les falta algún producto y dicen 'no vamos a poder cocinar' aparece alguien que hace la donación de lo que se necesita"

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias