EN CONSTANTE APRENDIZAJE

Patricio Triñanes, un docente inspirador

Hace más de 20 años comenzó a dar clases y se dio cuenta que no sabía hacerlo pero, tras reconocer sus falencias, las superó. Hoy es semifinalista de "Docentes que inspiran". Sus estudiantes lo reconocieron.

Por Belén Manquepi Gómez


Patricio Triñanes nació en Punta ArenasChile, completó sus estudios secundarios en Río Gallegos, se graduó en Ingeniería en Petróleo en la Universidad Nacional de San Juan Bosco y trabajó durante algunos años en el rubro hasta que se dio cuenta que no era lo suyo.

En 1998 comenzó a ejercer la docencia y sobre sus inicios, recuerda rápidamente "fue muy difícil".

 Emocionado por las felicitaciones recibidas, aseguró 'fue mejor que un cumpleaños'. FOTO: GENTILEZA CASA SALESIANA
Emocionado por las felicitaciones recibidas, aseguró 'fue mejor que un cumpleaños'. FOTO: GENTILEZA CASA SALESIANA

"Tenía la idea equivocada de que cualquier persona que domine una disciplina la puede explicar. El primer año mis alumnos hicieron que me diera cuenta que estaba equivocado", señala a La Opinión Austral.

Al principio, reconoce, "en mi frustración y mi enojo le cargaba las culpas a mis alumnos. Pasaron dos o tres años hasta que me pude dar cuenta que el error era mío y que tenía muchísimas falencias. Dar una clase significa mucho más que pararse delante de un curso y hablar sobre lo que uno sabe. Estuve muy tentado de dejar al docencia".

Fue la didáctica y su permanente formación, que hoy continúa cursando una Maestría en Entornos Digitales, con las que logró modificar el escenario. "Vi que funcionaba me empezó a gustar. De a poquito nació la vocación, no podría hacer otra cosa en la vida, lo que más me gusta es dar clase", señala.

"Buena profe"

Triñanes tenía experiencia en plataformas ya que junto a otros docentes comenzaron a realizar actividades en Edmodo. Un tiempo después, cuando el Colegio Salesiano habilitó su plataforma, migraron.

El confinamiento, que convirtió a las aulas en videollamadas, pensó no iba a sorprenderlo pero lo hizo y fue duro. "La primera sensación fue de entusiasmo, después nos dimos cuenta que también iba acompañado de angustia y desconocimiento. A muchos docentes y alumnos esto les cayó como un balde de agua fría. Muchos alumnos quedaron en el camino, eso sin hablar de las limitaciones con la conectividad, a veces hay una sola computadora en la casa y hay que compartirla".

A medida que transcurría el cuatrimestre, las dificultades fueron haciéndose visibles. "Estudiar en la soledad de la casa es muy difícil, requiere mucha disciplina y produce angustia, uno no sabe qué pasa del otro lado", repasa.

Las clases eran hablarle a cuadritos en Zoom. "El año pasado me costaba mucho saber cómo comportarme frente a esa situación, ¿puedo hacer silencio? ¿pongo la cámara? Fue todo un desafío aprender a dar clases de esa manera, también produce angustia a quien está de este lado", recuerda.

 Desde 1998, Triñanes da clases en el Colegio Salesiano. FOTO: GENTILEZA CASA SALESIANA
Desde 1998, Triñanes da clases en el Colegio Salesiano. FOTO: GENTILEZA CASA SALESIANA

"Tengo que inventar algo", pensó y con la ayuda de su esposa, comenzó a grabar videos. Tras las primeras pruebas, abrió su canal de YouTube. "Empecé a grabar a razón de cuatro, cinco videos por día. El año pasado me lo pasé en eso", señala. Alrededor de 500 videos se pueden encontrar en el canal que les permitió acercarse a sus alumnos y alumnas del Colegio Salesiano, la UNPA y la UTN.

También tuvo que lidiar con situaciones de la vida cotidiana, el pizarrón que se caía, los perros que ladraban o rascaban la puerta y en respuesta, los risueños comentarios de sus alumnos diciendo "buena la clase profe pero dele de comer al perro".

Estar en YouTube significó también la llegada de suscriptores y comentarios de Costa Rica, México, Venezuela y Chile. "Gente que decía 'entendí la clase, me gustó'. Es raro y es fantástico a la vez".

Hace cerca de un mes, fue postulado al certamen nacional "Docentes que inspiran". Desde la organización le pedían que complete algunos pasos pero fue cuando le compartieron un extracto de lo que aquél alumno había dicho sobre él que emocionado por las palabras, completó la solicitud.

Cuando el viernes pasado trascendió que había accedido a la semifinal, en las redes se multiplicaron los mensajes reconociendo su labor. Un dato particular de Triñanes es que excepto por el canal de YouTube no utiliza redes por lo que las repercusiones le llegaron por WhatsApp o por medio de su familia.

"Fue muy emocionante. En algunos comentarios que leí debo haber largado una o dos lágrimas. Fue mucho de golpe y me sorprendió. Los docentes no estamos acostumbrados a lidiar con tanta aceptación, estamos más acostumbrado a que cueste llegar porque así son las características del trabajo".

Este miércoles, Triñanes será entrevistado por el jurado que evaluará si queda clasificado para la final y aún no sabe quién lo nominó.

"Me gustaría saber quien me postuló para agradecérselo, no sé si lo sabré alguna vez, y no solamente por el hecho de haberlo hecho sino por todo este proceso que tuve que vivir, recordar mi carrera cuando en la docencia no abundan los tiempos en los cuales uno puede reflexionar sobre su trabajo. Si no hubiera sido por esto no habría leído las opiniones de mis colegas y recibido todo el afecto y respeto profesional de personas que hace 20 años que no veía. Es una locura y estoy muy agradecido, independientemente de lo que suceda con el certamen. El viernes fue un día fantástico para mí, no recuerdo un día tan buen, fue mejor que un cumpleaños, una cosa rara pero muy linda. Gracias".

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias