A 11 AÑOS DE LA MUERTE DE NÉSTOR KIRCHNER

"Salgo segundo, Menem se baja y voy a ser presidente"

Rubén "Carito" Aranda (58), es un empresario santacruceño que fue amigo y compañero de militancia pura. Las anécdotas y el recuerdo del último abrazo. "Néstor vive", reconoce.

Por Hugo Ferrer


Por esas cosas del destino, la llamada telefónica de La Opinión Austral a Rubén “Carito” Aranda fue el sábado 23, como aquel sábado 23 de hace 11 años cuando vio a Néstor por última vez en Río Gallegos.

Iba en su camioneta y justo cuando pasaba por el hotel Santa Cruz, lo vio en la vereda: estaba con Cristina y un grupo de personas. Se detuvo, bajó y fue a saludarlo. Néstor “atacó” primero:

- ¿Qué hacés, “Carito”? ¡Qué viejo estás y yo estoy impecable!

“Carito” hizo una pausa en su relato y se conmovió hasta las lágrimas. “Me emociona recordarlo así. Reconozco que no lo vi bien. Estaba con su campera marrón, la de siempre. Nos dimos un abrazo muy fuerte. Me subí a la camioneta y me fui. Cuatro días después murió. Aquella mañana del 27 de octubre fui en bicicleta al club de golf. No juego, pero me fui a encontrar con mis amigos. Estaban todos hablando y sorprendidos de su muerte. Todavía no lo puedo creer”.

Para “Carito”, hubo un comienzo de todo.

1982. Era la guerra de Malvinas. La dictadura a pleno. Estaban prohibidas las reuniones políticas. Había veda. “Me acuerdo que Néstor nos llamó para vernos en una casa del barrio El Carmen. Fuimos con Cacho Vázquez y Pachoco Maldonado. Había muy poca luz. Vuelven a mi memoria las frazadas en las puertas y ventanas para que no se vieran las luces prendidas. Ese día de 1982 por primera vez Kirchner dijo la frase que nos conmovió: ¡Voy a ser intendente, luego gobernador y en 20 años, presidente de la Nación!”. “Carito” todavía siente que “fue ayer” esa premonición. “Lo logró a los 21 años, en el 2003”.

Y la comunicación del sábado pasado también tuvo su relevancia cuando atendió desde Capital Federal. Ese día, Cristina había publicado en sus redes un video de 1983 cantando “Rasguña las piedras”, justo cuando Charly García cumplía 70 años.

En las imágenes, “Carito” estaba delante de ella. “En ese momento yo le estaba haciendo señas a un amigo para que viniera conmigo porque detrás estaba Cristina”.

Esa noche los militantes compartieron el asado que se realizó en el grill, donde antes había un salón de fiestas en Casa España, como cierre de campaña de las elecciones de 1983 del candidato de la lista blanca “Manolo” López Lestón.

Cristina fue con Néstor. El video lo grabó Ramón Bustos, que tenía un grupo musical que amenizaba las reuniones.

Para “Carito”, el posteo de la vicepresidenta muestra la sensibilidad que tiene y la importancia del cumpleaños del músico. “Ver hoy ese video que publicó Cristina y recordar el momento político que estábamos viviendo, no me quedan dudas de que la militancia política y la militancia cultural se unen en su mensaje. Para mí es indisoluble lo uno del otro: los 70 años de Charly con la militancia de ellos, de Néstor y Cristina”.

Por eso, él recoge una anécdota para ratificar cómo era esa militancia pura.

Iban casa por casa con Juan Carlos Villafañe, “El gordo” Haz, entre otros, y golpeaban puerta por puerta. A veces los corrían. Pero volvían. Una vez Néstor golpeó de nuevo.

- ¿Usted conoce al doctor Kirchner?

- No, ni idea.

- Soy yo.

Le daban la mano y entraban. Y terminaban tomando mates con tortas fritas. “Ese era Néstor. Así construía el voto a voto. Como lo hablábamos con Rudy Ulloa: nadie sabía más de trabajo en territorio que Néstor y Cristina”, dice “Carito” con orgullo.

 Cristina Fernández de Kirchner y 'Carito' Aranda bailando juntos en la juventud.
Cristina Fernández de Kirchner y 'Carito' Aranda bailando juntos en la juventud.

Con Néstor Kirchner fue director de Administración durante su primera gobernación en 1991. Y renunció justo un viernes antes de la reelección. “Él fue un espejo en donde mirarme. Dejé la función pública para dedicarme a lo que hago como empresario”.

Pero de inmediato relata algo que también lo marcó para siempre. “Él estaba en campaña para presidente, en 2003. Fue a El Chaltén para la firma del contrato para la planta de gas.

Después del acto me dijo: ¿En qué andás? Dejá la camioneta, que te la lleve alguien a Río Gallegos y venís conmigo en el avión. Y en ese viaje fue cuando me dijo. Yo quiero ser presidente en el 2007, pero me voy a meter en un huequito. Voy a salir segundo, le voy a ganar a Carrió y Menem se va a bajar. Y ahí empezó a enumerar los nombres de quienes los iban a acompañar. Y remató con una frase: ¿Vos pensás que los que están con Menem son mejores?”.

Entre los recuerdos, fluye también uno muy especial: no fue a la asunción como presidente.

“Carito” repasa cuadro por cuadro la película de su vida con Néstor. “Me parece verlo otra vez cuando vino a despedirse, casi sin saberlo, de Río Gallegos. Aquel acto en el Boxing, inolvidable”.

Ese 8 de octubre de 2010 quedó registrado como su último. Por si fuera poco, 15 gobernadores fueron testigos.

“Carito” lo evoca como si estuviera presente: “Necesitamos un país normal, siempre decía. Fue el gran constructor de la política de Santa Cruz. Y tiene en Alicia a una trabajadora incansable y luchadora. Para Cristina, Néstor fue mucho más que su compañero de vida: eran un equipo”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias