EN RÍO GALLEGOS

Avanza la investigación para dar con el ladrón de matafuegos

Se trata de un hombre mayor de edad que fue captado por cámaras de seguridad, y se apoderó de extintores de una clínica y de un ente público. Además, la DDI está detrás del ladrón de un kiosco de la zona céntrica.

Por La Opinión Austral


En la semana que pasó, se registraron dos hechos delictivos en Río Gallegos, cada uno especial por las circunstancias: uno por haber sido violento con el uso de un arma de fuego y el restante por lo insólito del mismo.

El hecho curioso tiene como protagonista a un hombre que, durante días, se apoderó de matafuegos de una clínica privada y, no contento con eso, bajo el mismo modus operandi, hizo lo mismo en un ente público provincial.

El caso tiene como señalado a un hombre mayor de edad, de gorra y barbijo, que fue hasta la clínica Trinidad, emplazada en la avenida Gregores y, durante tres días se llevó extintores, esenciales para aprobar las medidas de seguridad.

El día después que se hizo conocido ese hecho, en la Jefatura de Gabinete se supo que había sucedido algo similar. La denuncia se hizo en la Comisaría Primera y fue radicada por el personal administrativo que trabaja en la mesa de entradas.

"Me llevo los matafuegos de la entrada y el que está cerca del tablero eléctrico de la planta porque tengo que recargarlos" dijo el malviviente a los presentes, haciéndose pasar como un trabajador de mantenimiento. Nunca más volvió.

Cuando se supo lo que había pasado en la Clínica Trinidad, a los trabajadores les "cayó la ficha". Era la misma persona que, por motivos que se desconocen, se llevó los extintores.

Las averiguaciones son llevadas adelante por el personal de la Dirección de Investigaciones (DDI). Fuentes consultadas indicaron que el ladrón ya fue identificado pero se necesita recabar más información para poder ponerlo a disposición de la Justicia.

En la semana comenzó el trabajo investigativo para dar con otro delincuente que, con un arma de fuego, robó en un local comercial ubicada en la avenida Kirchner y Urquiza.

El malviviente se apoderó de una suma cercana a los tres mil pesos. Tras amenazar a la empleada huyó del lugar a pie. Si bien la Policía secuestró cámaras de seguridad de locales lindantes, no pudieron tener las fundamentales: las del interior del kiosco.

Al igual que en el caso del ladrón de matafuegos, las averiguaciones avanzan para demorar al delincuente

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias