Todos los videos

Exclusivo: Así quedaron los policías heridos tras la batalla campal en el Barrio 366

Por el caso, dos menores y una mujer fueron demorados y trasladados a la Comisaría Tercera de Río Gallegos. A un efectivo le pegaron con un caño a la altura del estómago. Todo empezó por una pelea entre diez vecinos.

Por La Opinión Austral


 

“Es una familia muy conflictiva, esta es la cuarta vez en lo que va del año que debemos intervenir por casos como este. Esta vez fue más grave”, comenzó diciendo el jefe de la Seccional Tercera, comisario Gerardo Ruiz, a La Opinión Austral por un pelea entre vecinos que terminó con tres demorados y cuatro policías heridos.

 

 'Sigan protegiendo a los delincuentes señores jueces.... tienen más derechos ellos, que un efectivo policial, ni herramientas de trabajo tienen. Que bronca que tengo', expresó una vecina.
'Sigan protegiendo a los delincuentes señores jueces.... tienen más derechos ellos, que un efectivo policial, ni herramientas de trabajo tienen. Que bronca que tengo', expresó una vecina.

 

El hecho en cuestión tuvo como protagonista a una familia que en reiteradas oportunidades ha tenido roces con la Policía, la cual reside en el pasaje Estados Unidos del barrio 366 Viviendas de nuestra ciudad capital.

 

Leer más: Videos. Escrachan a uno de los agresores del barrio 366 golpeando a un bebé

 

 

Esta vez, cerca de las siete y media de la mañana del domingo, el personal de la Comisaría Tercera debió apersonarse en inmediaciones del pasaje, luego que un vecino llamara por una feroz batalla campal en la que había involucradas al menos diez personas, entre mayores y menores de edad.

 

 

 

De acuerdo a las fuentes policiales consultadas, cuando los efectivos llegaron, los involucrados en la gresca comenzaron a arrojar lo que tenían a mano a los patrulleros del Comando Radioeléctrico y de la Tercera. Una lluvia de piedras impactó en el parabrisas de uno de los móviles.

 

Ante esta situación y con el motivo de salvaguardar la integridad física de los agentes del orden, notando que los involucrados en la gresca los superaban en número, decidieron alejarse y retornar a la dependencia policial.

 

La situación podría haber finalizado allí, pero, cerca de las ocho y media de la mañana, apenas una hora después del primer incidente, un vecino de la zona llamó a la Policía al ver que la familia ahora estaba peleando con otras personas en cercanías a su domicilio. Incluso, el vecino aseguró que uno de ellos portaba un cuchillo.

 

 

Esta vez fueron más patrulleros al lugar y los efectivos descendieron con el fin de disuadir a los vecinos, pero la situación se desmadró: los vecinos comenzaron a atacar a la Policía, según fuentes consultadas, y uno de ellos hasta llegó a amenazar a un agente con apuñalarlo.

 

 

Como resultado del “enfrentamiento” en el pasaje, cuatro efectivos terminaron con lesiones: tres fueron alcanzados por las piedras (a un policía debieron hacerle tres puntos en la cabeza por una pedrada) y el más grave fue un agente que continúa internado en observaciones, tras haber sido agredido con un caño a la altura del estómago.

 

En total, fueron tres las personas demoradas por la agresión: dos hermanos, un chico de 15 años, una chica de 17 años y su madre de 37. Ellos fueron trasladados a la Comisaría Tercera y les hicieron una causa por atentado a la autoridad y los daños que presentó el móvil policial. Como hay menores involucrados en el caso, en el mismo intervino el Juzgado Penal Juvenil, a cargo de Fernando Zanetta.

 

La liberación

 

“Necesito un favor. Les están pegando, fuimos y nadie nos quiere decir nada. La Policía se está cubriendo. Tenemos miedo que los lastimen. Queremos saber con quién podemos hablar para que lo saquemos. El más chiquito de mis hermanos tiene un soplo en el corazón”, fue el pedido desesperado de una familiar a La Opinión Austral en relación a los menores que habían sido detenidos.

Según la Policía, esa mujer -que es la hermana de los chicos- había llegado a los gritos a la comisaría, asegurando que los efectivos les estaban pegando a los menores, pero el propio jefe de la dependencia, Gerardo Ruiz, le explicó la situación.

“Cerca de las 10 de la mañana, el juzgado ordenó que los menores fueran entregados a algún tutor, por eso les fueron entregados a su hermana que estaba en la dependencia. Además de darle intervención al juzgado (Penal Juvenil), se le dio intervención a Niñez de la Municipalidad”, aseguró Ruiz en declaraciones a este diario.

En relación al estado de la mujer detenida, el magistrado dispuso que, una vez cumplidos los plazos legales, recupere su libertad bajo caución juratoria. Por otro lado, el policía internado se encuentra fuera de peligro y está a la espera de recibir el alta.

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias