HORROR EN RÍO GALLEGOS

Detalles exclusivos del caso Gisel Pinilla: ¿Otra víctima de femicidio?

Se trata del caso de la vecina de 36 años que trabajaba en la Caja de Previsión Social y que fue encontrada muerta en el interior de un auto. Por el caso, su ex pareja Claudio O. fue detenido por la Policía. Detalles exclusivos sobre como fue hallada y el testimonio de los vecinos y una familiar. ¿Era evitable?.

Por Martín Muñoz Quesada


Una taza con un saquito de té y agua ya fría. Al lado, una azucarera. Eso esperaba sobre una mesa en la casa de Gisel Pinilla, cuando la Policía entró en su casa tras haberla encontrado muerta.

El hallazgo se dio apenas pasada la una de la madrugada del sábado, en el barrio 240 Viviendas, de Río Gallegos. Fue la propia hermana de Gisel quien encontró el cuerpo de su familiar  en el interior de un auto abandonado en el patio de la casa.

Apenas minutos después, las autoridades llegaron al lugar del hecho: el terreno de una vivienda ubicada en la calle Illia al 1200 de nuestra ciudad capital.

Gisel tenía 36 años, trabajaba en la Caja de Previsión Social. Tenía un tipo de leucemia y hace un tiempo atrás perdió a su madre, sostén de su vida. Vivía sola, no tenía hijos y, de acuerdo al testimonio de su círculo más íntimo, era víctima de violencia de género por parte de quien era su ex pareja.

 Una de las últimas fotos de la joven que apareció muerta. (FOTO: LA OPINIÓN AUSTRAL)
Una de las últimas fotos de la joven que apareció muerta. (FOTO: LA OPINIÓN AUSTRAL)

Ella sufrió un abandono por parte de gran parte de su familia una vez que murió su mamá. "Quedó a la deriva, a veces se alcoholizaba" fue el comentario de los vecinos de la zona cuando fueron consultados por La Opinión Austral.

Por otro lado está Claudio O., un hombre de 40 años con el que Gisel que tuvo una relación de alrededor de cuatro años. "Él siempre aparecía de noche, a veces escuchamos como alguien pateaba la puerta", dijo Graciela, la vecina de enfrente quien además es pariente lejana de la mujer fallecida.

Las autoridades buscan establecer como Gisel terminó muerta en el asiento del acompañante del Clio que estaba estacionado, en estado de abandono desde hace dos años.

Fuentes consultadas por La Opinión Austral indicaron que el cuerpo estaba en posición fetal. Los asientos estaban reclinados hacía atrás. Como dato, ella presentaba importantes manchas de sangre en su rostro y manos. Además estaba descalza y tenía barro en la suela de sus pies.

 El auto estaba estacionado en el patio de la casa de Gisel. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)
El auto estaba estacionado en el patio de la casa de Gisel. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)

El interior del habitáculo parecía una carnicería. En el suelo había un celular roto, el DNI de Gisel, y en la zona del freno de mano estaba el bolso de la joven. Todo lleno de sangre. Además en lo que sería el techo interno del rodado había más manchas.

El caso es llevado adelante por el personal de la Comisaría Quinta. Ellos arribaron tras el llamado de la hermana de Gisel. Cuando ellos llegaron, una ambulancia de UDEM ya estaba en el lugar.

El auto estaba con sus cristales rotos desde hace un tiempo. Por lo que el interior del rodado estaba cubierto, de un lado con bolsas de consorcio y, del otro, con una sábana. Cuando llegó la gente, ésta última había sido removida.

Gisel estaba aprisionada en el interior del rodado. Según pudo saber este diario uno de los cristales del auto tenía una mano marcada pero se desconoce si fue peritada o no por el personal del Gabinete de Criminalística de la Policía.

"Cuando llegó la hermana, me dijo que ya estaba fría", aseveró una vecina sobre las circunstancias en las que el cuerpo de la mujer fue encontrada por su familiar. El cuerpo de Gisel fue llevada en camilla a la ambulancia de la empresa de salud privada. Allí, el médico policial certificó el deceso de la joven ante la presencia de los testigos.

La situación cambió en la zona. Las hermanas y el papá de Gisel no podían creer lo que había pasado. Una de ellas comenzó a gritar. "Fue Claudio, fue Claudio vayan a su casa" le dijo a las autoridades por quien creía que había sido el autor de, al menos los golpes.

 Una de las últimas fotos de perfil de Facebook del sospechoso. La Opinión Austral blurea sus ojos para no entorpecer la investigación.
Una de las últimas fotos de perfil de Facebook del sospechoso. La Opinión Austral blurea sus ojos para no entorpecer la investigación.

Mientras comenzaron las averiguaciones para dar con la última pareja de la mujer. Se hizo la inspección en el interior de la casa. La misma estaba en abandono, se encontraron prendas de vestir que tenían manchas de sangre pero que serían de vieja data. Había muy pocas cosas, hasta parecía desvalijada.

En este punto, este diario pudo saber que el último episodio de violencia entre Gisel y Claudio, se registró apenas dos días atrás cuando fue el cumpleaños de él, indicaron fuentes consultadas.

Finalmente fueron 25 los sobres que secuestró la Policía. Diez del interior de la vivienda y quince en torno al Clio. Las manos y los pies de Gisel fueron resguardados.

El personal del Servicio Especial de la Quinta llegó a las inmediaciones de una morada ubicada en el monoblock 46 del barrio 400 Departamentos.

Los vecinos de la zona dijeron donde vivía Claudio pero también dijeron que, desde hace días no lo veían por la zona. Cuando los policías llegaron a la puerta de ingreso del lugar notaron que había manchas de sangre en la misma.

Alrededor de las tres de la madrugada, Rosana Suárez que se encuentra subrogando el Juzgado de Instrucción Nº 2 este mes, ordenó el allanamiento y detención de Claudio. Cuando el personal de la Quinta ingresó, él se encontraba durmiendo en su habitación, indicaron fuentes policiales consultadas por este diario. Luego fue trasladado a la dependencia policial que tomó el caso a a la espera de ser llamado por la jueza que interviene en la causa que hasta el momento es caratulada como "averiguación sobre muerte".

Cabe remarcar que desde un tiempo a esta parte, cuando una mujer muere se activa el protocolo correspondiente y se analizan todas las hipótesis incluso la del femicidio. El contexto de vulnerabilidad y ser víctima de violencia de género será fundamental para determinar las circunstancias en las que Gisel murió.

La noticia del fallecimiento caló hondo en los vecinos de la cuadra. Ellos desde un tiempo a esta parte trataban de darle una mano. "Ella a veces pedía plata y después la devolvía. También algunos le llevaban comida, sabían que estaba muy deprimida desde que murió su mamá. Igual veíamos lo que pasaba con ese hombre, siempre aparecía golpeada. Hablamos una vez con su hermana y con ella pero no se dejaba ayudar", dijo una mujer quien prefirió que su nombre se mantenga anónimo.

Graciela, familiar lejana y vecina de enfrente de Gisel, dialogó con La Opinión Austral. La entrevista fue transmitida en vivo por el Facebook de este diario y se encuentra disponible en www.laopinionaustral.com.ar.

"Era una relación muy muy difícil, tristemente tuvo la desgracia de haberse enamorado de alguien que era muy violento, las consecuencias las sufría ella, pobre ángel de Dios. Una persona buena, tranquila" comenzó diciendo sobre el vínculo que Gisel mantenía con Claudio.

Graciela quien además es mamá de Facundo Díaz, el joven que se suicidó tras una denuncia de abuso que nunca se pudo aclarar, indicó: "Se enamoró de la persona equivocada. Era una cosa esperada porque dos por tres ella aparecía golpeada, su carita, sus bracitos. La Quinta y la Comisaría de la Mujer tiene conocimiento de todo esto, UDEM que la asistía tiene conocimiento porque un día una médica de UDEM me dijo 'esto lo tengo que ir a denunciar'" sobre los antecedentes de violencia que Gisel vivió en el pasado y del que las autoridades estaban al tanto.

Cerca de las cuatro de la tarde hubo novedades en el caso. Claudio O. fue trasladado a las instalaciones del Juzgado que lleva a cargo la instrucción de la causa. Aunque no trascendió si el hombre declaró o no, dos horas después se lo pudo ver saliendo escoltado por un efectivo policial que, rápido de reflejos, le tapó el rostro para que la prensa no lo fotografiara.

Claudio tiene el pelo largo y estaba vestido solo con una remera, un pantalón jogging celeste y crocs de color negro. Apretando el paso, el efectivo lo subió al asiento trasero del patrullero y lo llevaron a la Comisaría Quinta.

 Foto: Mirta Velásquez/La Opinión Austral
Foto: Mirta Velásquez/La Opinión Austral

Según pudo saber este diario, este no sería el lugar de alojamiento tras quedar como detenido en calidad de comunicado. El, en horas de la noche, fue llevado a las instalaciones de la Seccional Segunda, dependencia en la que estará, al menos por los próximos días cuando la Justicia decida procesarlo o no.

En paralelo, este diario pudo saber que la familia de Gisel ya cuenta con un abogado que velará por los derechos y garantías en el procedimiento judicial.

Por otro lado, se supo que comenzaron a buscarse cámaras de seguridad de la zona donde vivía Gisel. Una de ellas es la de un comercio ubicado apenas a unos cincuenta metros de la vivienda de la mujer. Si bien el registro no marca precisamente el frente de la morada, podría mostrar al hombre o a la mujer caminando por el barrio entre el viernes y el sábado.

 La faja colocada en el portón de la casa de Gisel. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)
La faja colocada en el portón de la casa de Gisel. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)

Gisel vivía sola y según sus familiares no se dejaba ayudar. La relación con Claudio era por lo menos, tormentosa. Sonia, prima de la mamá de ella, dialogó con este diario y comentó como se encuentra después de haber conocido la triste noticia.

"Ella no se dejaba ver, me llamaba y lloraba mucho. Yo me la quería llevar conmigo, ella no quiso. La última vez que hablé con ella me dijo que estaba en la Comisaría de la Mujer, que él (por Claudio) le había pegado mucho. Yo no voy a parar hasta que él pague por lo que le hizo a mi sobrina. Cuando ellos andaban juntos, él no la dejaba saludar a nadie porque sino le pegaba. Nadie tiene el derecho de sacarle la vida como le hicieron" denunció la tía.

Sonia además comentó que "en su momento, Claudio empezó a vender las cosas de mi sobrina en Facebook". Esto fue acompañado con capturas de pantalla que confió a La Opinión Austral y que dan cuenta de publicaciones en grupos de compra y venta en los que él ofrecía desde una plancha para el pelo como un secador y muebles. Lo cierto es que Gisel ya no se encuentra viva y la Justicia comenzó a establecer como falleció.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias