TRATA DE PERSONAS

Esclavizaron a una mujer que trajeron engañada de Bolivia a Río Gallegos

El caso tiene como acusados a una pareja procedente de Bolivia. Tenían un local de ropa en la capital de Santa Cruz y, desde el 2015 al 2018, emplearon a una coterránea por dos mil pesos bolivianos y la privaron de su documentación. El juez federal Claudio Vázquez, elevó la causa a juicio.

Por La Opinión Austral


Un terrible caso de explotación laboral, desarraigo y esclavización se registró en Río Gallegos y, luego de años de espera, los acusados serán sometidos a juicio por trata de personas.

El caso tiene como acusados a una pareja oriunda de Bolivia que, mediante engaños, hizo que una coterránea trabaje para ellos de manera incansable durante tres años, desde el 2015 al 2018, de acuerdo a fuentes consultadas por La Opinión Austral.

El caso tiene como sobreviviente a una mujer que, desde Bolivia, había llegado a Río Gallegos con la promesa de trabajar en un local de venta de ropa, propiedad de sus propios esclavizadores.

Según pudo saber este diario, todo comenzó en el 2015. La mujer había llegado al sur del país con el fin de trabajar. El horario en el local de ropa era cortado, de 9 a 13 y 16 a 21. Hasta allí, nada fuera de lo normal. El problema es que sus "empleadores" además la obligaban a hacer los quehaceres en la casa donde todos convivían.

Como dato, la sobreviviente cobraba una suma irrisoria en una moneda que no le sirve de nada en Argentina: 2000 pesos bolivianos.

Fueron tres años de calvario. Los "empleadores" además le habían sacado el teléfono celular. Es decir, sumado al estado de explotación y desarraigo, la mujer no podía contactarse con sus familiares del país vecino.

¿Qué declaró ante el fiscal?

En su declaración ante el fiscal Pablo Mancilla, la mujer dijo que nunca se había animado a denunciar el caso ya que temía que la pareja le hiciera algo a sus familiares. Según expuso, ellos tienen familiares en Bolivia que podrían lastimar a sus seres queridos. Incluso dijo que no soportaba más ese estilo de vida en el que no podía decidir sobre nimiedades de la vida cotidiana.

Finalmente todo concluyó en 2018 gracias a la visita del embajador boliviano de Comodoro Rivadavia en Río Gallegos. La mujer se había acercado a hablar con el diplomático cuando fue a renovar su cédula de identidad, pero no contaba con el dinero para poder pagarla.

La situación no pasó desapercibida por el hombre y algo que le llamó la atención fue que la sobreviviente no quería retirar la cédula ya que temía que la pareja se la quitara.

Todo derivó en una causa que fue tramitada por la Justicia Federal, a cargo de Claudio Vázquez. El letrado junto al fiscal Pablo Mancilla iniciaron las averiguaciones con entrevistas a la damnificada, procedimientos que realizó la División Trata de Personas de la Policía Provincial y del Ministerio de Desarrollo Social de Santa Cruz.

¿Qué dijeron los acusados?

Por su lado, los acusados se defendieron. En una declaración indagatoria dijeron que la mujer contaba con las llaves del comercio y de la casa donde todos vivían. "Ella se manejaba con libertad, sin limitaciones y ayudaba en la casa de manera voluntaria", indicaron.

De igual manera, la investigación en su contra determinó que existe un gran plexo probatorio que daría cuenta de la comisión del delito "trata de personas con fines de explotación laboral", y la causa fue elevada a juicio.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias